Ovación
Domingo 21 de Febrero de 2016

A defender la alegría

Unión regresa al estadio 15 de Abril luego de su fallida presentación en Tucumán, con las ansias de enterrar esa actuación y encaminarse en el mini certamen con la segunda victoria al hilo. Enfrente se topará con un equipo que tiene un DT que apuesta al juego abierto y ofensivo.

Indudablemente que de las derrotas es de donde más se aprende. Son lecciones muchas veces que invitan a repensar conceptos, redoblar esfuerzos o tal vez meter mano en una formación buscando otros intérpretes que puedan ejecutar de una mejor manera el plan estratégico.
Haber perdido en Tucumán no solamente representó ceder el invicto en este atípico torneo de apenas 16 partidos. En definitiva, fue encender una alarma respecto al rendimiento esgrimido hasta el presente.
Este plantel vivió pocas situaciones difíciles y en una oportunidad estuvo un tiempo relativamente prolongado sin ganar: de arranque puso pie en Primera con un triunfo frente a Huracán y después hilvanó cinco empates al hilo. Recién en la 7ª volvió a ganar pero las derrotas no aparecieron hasta la 8ª fecha.
La segunda miniracha sin sumar esta vez de a tres fue después del 4-3 a Boca y hasta el 2-1 en casa con Temperley. En el medio el primer Clásico 0-0 disputado en el Brigadier López. Y la más reciente contempla la finalización de 2015, con pocos goles y una posibilidad trunca de clasificar a un certamen internacional.
Precisamente Temperley fue el rival al que goleó hace un par de semanas por 3-0, en el 15 de Abril.
Es verdad que se fueron jugadores importantes y que llegaron varios que se están poniendo a tono.  Está bárbaro todo lo que hicieron en la pretemporada pero por los puntos todo es distinto.
Unión no tiene la presión del promedio, ni tampoco graves problemas financieros de otras épocas. Tanto el presidente como el propio entrenador pensaron en apostar a un salto de calidad. Nombres de envergadura no llegaron. Más bien algunos de experiencia y otros más jóvenes que buscan la gloria.
No se trata de alabar en cantidades después de aquel 3-0, más aún cuando se venía de un debut agridulce frente a Defensa y Justicia.
Y no es tampoco la situación para hacer leña del árbol caído. En todo caso hay que ocuparse como lo habrá hecho el estratega rojiblanco junto a sus colaboradores.
Este tipo de competencias con viajes en el medio y poca recuperación invita a extender los diálogos, bajar las cargas y desde la palabra recobrar la confianza necesaria por si alguno está por debajo del nivel esperado.
Mete mano
Sin confirmar los 11 de manera oficial, el DT Leonardo Madelón intenta cambiarle la cara a sus muchachos, de lo que vio más errores que aciertos en el Jardín de la República.
Por eso los que esperan tendrán una oportunidad. Saldrá el pibe Jonatan Fleita que hasta aquí no pudo mostrar todo lo bueno que se vio en su primer ingreso el año pasado. Su lugar lo ocupará Emir Faccioli, uno de los refuerzos. El exdefensor de Defensa y Justicia no juega desde el 2 de octubre (entró por Tellechea en el segundo tiempo frente a Belgrano).
Como titular, el zaguero no sale a la cancha desde el 14 de agosto cuando estuvo entre los 11 contra Independiente. Aquel partido apenas completó 24’ porque un desgarro lo sacó de la cancha.
La otra variante estará en la mitad de la cancha con el ingreso de Santiago Nagüel por Diego Villar. El exjugador de Racing fue titular por última vez el 10 de mayo del año pasado (12ª fecha) cuando la Academia empató 0-0 contra River.
La duda que dejó picando Madelón pero en su intimidad debe tener resuelta es quién acompañará a Claudio Riaño en el ataque. Ayer se conoció que el paraguayo Julio Rodríguez sufrió una molestia en el cuádriceps derecho con lo cual está descartado para el choque de esta noche.
El reemplazante saldrá de entre Lucas Gamba y Franco Soldano. El mendocino estuvo en el banco y no ingresó en Florencio Varela; ante Temperley jugó 29’ por Rodríguez, en tanto frente a Atlético Tucumán disputó 24’ también el paraguayo.
En cuanto al ex-Unión (Sunchales), ingresó a los 19’ del segundo tiempo por Rodríguez contra Defensa; en Santa Fe disputó 14’ por Riaño en la goleada contra Temperley mientras que fue al banco y no ingresó en el Jardín de la República.
Con estos retoques el DT buscará cambiarle la cara al equipo, recuperar funcionamiento colectivo e hilvanar la segunda victoria en casa. 
Linda propuesta
Pablo Lavallén integra la nueva camada de entrenadores con ideas ofensivas y esquemas elásticos donde no deja de pensar en defender pero tiene como prioridad el buen trato de balón.
Si bien está haciendo sus primeras armas como orientador de un equipo de Primera División, lo que se vio de San Martín (SJ) es aceptable. En la fecha inicial despachó sin problemas a un flojo Newell’s, a pesar de terminar apretado en el resultado. Fue al Cilindro de Avellaneda y le jugó de igual a igual a Racing, al que tuvo a maltraer en varios tramos para empatar finalmente en dos en la agonía del encuentro.
Tal vez lo más flojo se vio hace pocos días cuando cedió su invicto contra Boca. Le costó generar acciones de peligro y si bien el Xeneize no marcó una amplia superioridad, el triunfo fue merecido para los de Arruabarrena. El joven orientador planea un par de cambios para buscar en Santa Fe un triunfo que lo mantenga entre los mejores de la Zona 2. El objetivo desde su asunción no es otro que engrosar el promedio, pero con una idea clara donde la ambición no le deje su lugar al fútbol timorato y amarrete.  

Comentarios