Información General
Martes 23 de Agosto de 2016

Consejos para mantenerte activo si dormiste mal

Si bien estos consejos pueden ayudarnos a sobrellevar el día siguiente a una noche de insomnio, es fundamental que procuremos descansar bien la noche siguiente para recuperar fuerzas

Tener una mala calidad de sueño trae consigo una serie de consecuencias que se experimentan de forma inmediata y a largo plazo.

Tras una noche sin las horas de descanso adecuadas el cuerpo se siente cansado y tiene dificultades para llevar a cabo cada una de las tareas de la jornada.

Y es que, aunque lo ignoramos, durante la noche el organismo lleva a cabo una serie de funciones que nos permiten activarnos al día siguiente tanto a nivel físico como mental.

Debido a esto, aquellos que tienen dificultades para dormir bien, poco a poco desarrollan una serie de síntomas que desmejoran su salud y su calidad de vida.

Por tal motivo es importante mejorar los hábitos de descanso y tratar de dedicarle entre 7 y 8 horas diarias, como lo aconseja la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Pero teniendo en cuenta que en ocasiones algunos no logran alcanzar esas horas de sueño, a continuación queremos compartir 7 consejos para activar el cuerpo y mejorar la concentración. ¡Apunta!

1. Tomar café
Las horas de la mañana son un buen momento para disfrutar una buena taza de café. Tras una noche de insomnio es una buena alternativa para aumentar las energías y la actividad mental.

Siempre y cuando no se le añadan grandes cantidades de azúcar o leche, ingerir esta bebida es la solución perfecta para sobrellevar la jornada a pesar de no haber tenido un buen descanso.

Su significativo aporte de cafeína estimula las funciones cerebrales y su alto contenido de antioxidantes ayuda a proteger el cuerpo frente a los radicales libres.

2. Iluminar tu casa
La iluminación es una forma simple de acelerar el proceso de despertar del cuerpo. Esta activa las señales que le indican al cerebro que es momento de iniciar el día.

Abrir las cortinas o encender las bombillas ayudará a cortar esa sensación de querer seguir durmiendo cuando ya es momento de empezar a hacer las actividades cotidianas.

3. Empezar el día sin afán
Es preferible despertar 10 o 15 minutos antes de lo normal a iniciar el ritmo del día frenéticamente. Esto último aumentará la sensación de cansancio y hará más difícil soportar el resto de la jornada.

Tomar el tiempo suficiente para darte una ducha, preparar a los niños o hacer el desayuno es de gran ayuda para darle un impulso a todo el cuerpo.

4. Hacer algún tipo de actividad física
Una de las principales consecuencias de tener una mala noche es que el cuerpo se siente débil y sin ánimos de hacer sus labores diarias.

Es muy probable que al sentir esto lo menos que se desee es hacer algún tipo de ejercicio; sin embargo, está demostrado que las actividades físicas de bajo impacto (como caminar) reducen la fatiga hasta un 70%.

Esto se debe a que activa el sistema circulatorio y aumenta la oxigenación del cerebro para estimular su buen funcionamiento.

5. Tomar una ducha de agua fría
Si el descanso no fue suficiente como para acabar con la sensación de agotamiento del día anterior, nuestro consejo es que inicies la nueva jornada con un baño de agua fría.

Aunque el agua caliente es relajante y causa sensación de bienestar, a esta hora puede hacernos sentir más perezosos y cansados.

En cambio, el agua fría estimula la circulación, refresca el cuerpo y hace que el cuerpo se revitalice física y mentalmente.

6. Desayuno saludable
Comer un desayuno completo y saludable es quizá una de las claves principales para gozar de buenas energías por el resto del día.

Ingerir solo pan y café le proporcionará al cuerpo un estimulante rápido de la cafeína y energía de los carbohidratos; sin embargo, estas no serán suficientes para toda la jornada.

Lo mejor es planear un menú que incluya hidratos de carbono no refinados, proteínas, ácidos grasos esenciales y fibra.

Algunos recomendados:

Los huevos.
La avena.
Las frutas y verduras.
El jamón.
Los frutos secos.
Pan integral.

7. Eliminar las distracciones
Las distracciones que se tienen en el lugar de trabajo o en la casa influyen mucho en los problemas de sueño al momento de ir a descansar.

Responder a cada rato los mensajes en el celular, pasar largas horas en las redes sociales o hacer otra actividad de ocio con los dispositivos electrónicos hace que se pierda tiempo importante de la jornada laboral.

Nada mejor que lograr enfocarse en las obligaciones para terminar a tiempo y poder darle al cuerpo más horas de relajo.