A un click
Martes 21 de Abril de 2015

Se dio cuenta que otro hombre amaba más a su futura mujer que él

Como costumbre simbólica, el padre de la novia tiene la tarea de llevarla hasta el altar para entregarla su futuro esposo. Pero para este padre dejar ir a su “pequeña hija” y entregarla a las manos de otro hombre es una tarea especialmente difícil de hacer. Para mostrarle su profundo amor hacia ella, él tenía algo muy especial preparado.
Primero el padre entró en escena con unos graciosos pasos de baile al estilo Michael Jackson, para alegrar un poco a los invitados y tener ese gesto de relajación antes de su presentación. Pero al empezar a mostrar lo que tenía planeado, las risas se transformaron en lágrimas.
Así que la música dio inicio y empezó a sonar de fondo la canción del famoso artista de country Blake Shelton I loved her first. Esta bella canción narra lo difícil que es para un padre dejar ir a su hija con otro hombre para el resto de su vida. El nuevo esposo pensó sacar a bailar a su esposa para aprovechar este regalo de su padre pues pensaron que iba a cantar la balada.
Pero el padre tenía otro plan, él no iba a cantar sino a interpretar la canción en el lenguaje de las señas. Lo especial de esto era que la novia, su propia hija Nicole Cortez no era sordomuda, pero sirve de intérprete de este lenguaje. Por esta razón ella entiende cada gesto. Un año entero empleó su padre para poder aprender a la perfección e interpretar la canción en el lenguaje de las señas.
Ella simplemente no pudo aguantar las lágrimas y lloró con muchísimo sentimiento.
Pero no solo ella tuvo estos fuertes sentimientos al ver a su padre expresándole este bello regalo, también el novio lloró conmovido al escuchar y ver a su suegro ahí delante de ellos, entregándole abiertamente todo lo que en su vida es lo más importante. Su hija.
También en la canción y con el empleo del lenguaje de señas, le dio a entender también al novio que tuviera cuidado con su chica, pues lo estaba vigilando de cerca.El novio se lo tomó muy bien, con algunas sonrisas y mucho humor; el sabe que papá Cortéz, es un vigilante y Nicole seguirá siendo para él su pequeña niña.