A un click
Miércoles 29 de Abril de 2015

Snacks saludables derivados del huevo

Marta Miguel, investigadora del CSIC, y el chef Mario Sandoval desarrollaron alimentos destinados a proteger la dieta de los niños, personas mayores y deportistas.

Un bombón de chocolate, un suspiro de merengue, un helado de frutillas o unas galletas saladas. Estos aperitivos podrían elevar los niveles de glucosa, sales y grasas; poco beneficiosos para el cuerpo. Pero el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha hecho posible que estos «snacks» casi no contengan grasas, azúcares ni derivados de lácteos; sino proteínas saludables obtenidas de la clara de huevo "hidrolizada".
Un equipo del CSIC, liderado por la investigadora Marta Miguel, y el chef Mario Sandoval, que trabaja en el Restaurante Coque de Madrid, han desarrollado estos "snacks" saludables. El producto, que ha sido presentado este miércoles en una rueda de prensa en el CSIC, podría ser especialmente adecuado para personas con sobrepeso o intolerancia a la lactosa. También está dirigido a proteger la dieta de los niños, personas mayores y deportistas, según Miguel.
Una gama de productos
"Era un producto amargo, estaba creado para que fuese funcional. Nos gustaba la textura y la forma en que se cocinaba, pero el sabor seguía sin convencernos. Así comenzamos a estudiar las diversas formas de convertir estos productos en agradables para el paladar", explica Sandoval.
El cocinero madrileño indica que, ahora, cuentan con una amplia gama de productos derivados de la clara del huevo "hidrolizada". "Cada día descubrimos un plato nuevo. Nuestra obsesión es utilizar el producto al máximo", agrega.
Los aperitivos se obtienen tras tratar la clara de huevo con una enzima que rompe las proteínas en fragmentos de menor tamaño, un proceso denominado hidrólisis, que permite tener una extensa variedad de texturas nuevas.
Preparándose para competir en el mercado
El producto se patentó en enero de 2013. El equipo de investigadores había descubierto que de la clara del huevo se obtenían «propiedades tecnofuncionales novedosas y antihipertensivas». «Decidimos investigar el huevo más a fondo para poder utilizarlo como fuente natural y saludable en la prevención y tratamiento de distintas patologías», señala Miguel.
Aunque no se ha definido la fecha del lanzamiento del producto al mercado, el equipo del CSIC espera que se pueda comercializar en el 2016. Una empresa americana ha asumido el financiamiento de este proyecto que, actualmente, está en fase de explotación comercial.
Sandoval cree que el producto sea aceptado en el mercado: "El huevoes un alimento gastronómicamente muy versátil que, a parte de consumirse solo, se emplea como ingrediente habitual en recetas de platos variados, tanto dulces como salados".
Fuente: ABC.es