A un click
Martes 30 de Agosto de 2016

Tiene 21 años y vive como una beba para superar los abusos que sufrió cuando era chica

Jess, una youtuber estadounidense, afronta la vida desde una visión infantil como mecanismo de defensa que ideó para protegerse y superar, poco a poco, los abusos sexuales que sufrió durante sus primeros años de vida.

Jess tiene 21 años, usa pañales, toma mamadera y duerme en una cuna tamaño XXL. A primera vista puede parecer que la joven padece un trastorno de personalidad o incluso que se trata de un fetiche sexual extremadamente preocupante. Pero no, Jess, una youtuber estadounidense, está en su sano juicio. Pero su inocente y dulce fachada esconde un oscuro pasado. Su comportamiento, su forma de afrontar la vida desde una visión infantil es el mecanismo de defensa que ideó para protegerse y superar, poco a poco, los abusos sexuales que sufrió durante sus primeros años de vida.

La joven vive con su pareja, David, que a sus 24 años asume el rol de padre dentro del juego. "Lo que más me gusta es sentir que cuido de ella, que la protejo", comentó en un reportaje

Embed

Care Bear curtains, Pooh bear changing cushion, Binkie letters, @bambinodiapers! The recipe for the best nursery hehe

Una foto publicada por Binkie Princess (@binkieabdl) el

El mismo afirma que se sienten muy felices con su estilo de vida, tienen mucha confianza entre ellos y, gracias a esta inocente forma de actuar, Jess fue olvidando poco a poco los traumas que tiene desde niña. Antes estaba siempre deprimida, padecía trastornos de ansiedad y tenía que tomar medicación. Ahora ya no.

La pareja de Lakeland, Florida, que mantiene sus apellidos bajo el anonimato, lleva 4 años de relación. Su peculiar estilo de vida generó una gran controversia en las redes sociales, ya que que la sociedad, desde fuera, ve en ello una cierta connotación sexual. "Nunca hemos practicado relaciones sexuales cuando estoy metida en mi papel. Para mucha gente esto es una perversión sexual, pero no es así", explicó la joven.

Desde Aspasi -Asociación para la Sanación y la Prevención de los Abusos Sexuales en la Infancia-, su directora, la psicóloga Margarita García Marqués, afirma que el cerebro humano es tan complicado que debemos aceptar todo tipo de prácticas sanas, por raras que parezcan, si su funcionamiento ayuda a la persona agredida a recuperarse.

Embed

"Cada uno hace lo imposible por sobrevivir a traumas e historias vividas en el pasado. En muchas oportunidades una persona sin conocimientos de psicología, a través del respeto, el cariño, la paciencia, puede ayudar mucho más que los expertos en la materia y esto es lo que está haciendo la pareja de Jess con su rol de paternaje".

Las carencias generadas por los abusos sexuales sufridos hacen que Jess se sienta cómoda con la idea de que su novio, David, sea su protector. "Es esa persona en la que puedo confiar para cuidar de mi, y él siente que le necesito", cuenta ella en la entrevista. La pareja no siempre vive sumergida en su burbuja. Ambos llevan una vida paralela, la que está fuera de cámara, en la trabajan y visten acorde con su edad.