A un click
Viernes 11 de Marzo de 2016

Top Five: Los cinco consejos para modificar hábitos en las comidas y adelgazar sin hacer dieta

Mucha gente gasta fortunas en suplementos y nutricionistas, pero sigue siendo alto el porcentaje de quienes continúan con sobrepeso.  Algunas recomendaciones para incorporar a los hábitos alimenticios.

En Argentina y en todo el mundo, mucha gente gasta fortunas en dietas y suplementos, pero un alto porcentaje sigue con sobrepeso. Esto nos revela que muchas dietas no funcionan o que es conveniente adquirir hábitos alimenticios que se extiendan en el tiempo. 

Cuando uno se priva y espera ansiosamente que termine la dieta, no se prepara para adoptar hábitos sanos a largo plazo. La mayoría de la gente termina frustrada, sintiendo culpa o vergüenza, más gorda y con otras emociones negativas. 
 
En vez de concentrarse en privarse de algo, tratar de disfrutar lo que se come, ser más inteligente al hacerlo y liberarse de ese complejo de culpa. Son cinco consejos para facilitar la pérdida de peso sin hacer dieta:
 
1. Comer despacio. Saborear la comida, experimentarla. Si comes despacio, cumplís dos metas. La primera es fisiológica: al cerebro te lleva unos veinte minutos recibir la señal del intestino de que estás lleno. Si te devoras una pizza en cinco minutos, tu cuerpo no tendrá chance de reaccionar a toda la comida que le estás dando. En tanto si comés tan rápido o tan inconscientemente que no los saboreas, tardarás más en quedar satisfecho;
 
2. Comer primero verduras. Las verduras tienen mucha fibra y agua y pocas calorías. La fibra y el agua te ayudarán a llenarte sin reventar tu banco de calorías. Comer este tipo de comida en primer lugar te ayuda a llenarte de alimentos con pocas calorías y a sentirte menos privado de las carnes y las masas si ya estás lleno.
 
3. Comer en un plato más pequeño. Nuestra mente nos engaña para que pensemos que más comida en un plato más grande se ve igual que menos comida en un plato más pequeño. Hay una conexión enorme entre comer y la mente, pero no dejemos que nuestra mente confunda las cosas. 
 
4. Agrégale verduras a casi todo. Las verduras tienen un sabor lo suficientemente moderado como para poder agregárselas a casi cualquier plato. Las posibilidades de agregarle verdura a la comida son infinitas como por ejemplo hacer panqueques deliciosos con verdura.
 
5. Reconocer por qué comes. ¿Vas a comer porque tienes hambre o porque estás aburrido, enojado o agotado? ¿Es lo que haces cuando estudias o escribes? Comer para levantar el ánimo o cuando haces otra cosa no te va a ayudar a mantener el peso o adelgazar. Comer mecánicamente puede afectar seriamente tu capacidad de adelgazar. O sea, la idea de comer mecánicamente es no prestar atención a lo que comes ni a cuánto comes. Por lo tanto, es muy fácil excederse cuando no prestas atención.

Fuente: La Capital