A un click
Domingo 19 de Julio de 2015

Una filmación histórica muestra a la reina Isabel de niña haciendo el saludo nazi

El periódico sensacionalista The Sun publicó una filmación histórica en la que se ve a la reina Isabel II de niña realizando el saludo nazi, lo que provocó una airada protesta de la casa real. 

El periódico sensacionalista The Sun publicó una filmación histórica en la que se ve a la reina Isabel II de niña realizando el saludo nazi, lo que provocó una airada protesta de la casa real. Las imágenes son de 1933, año de llegada al poder de Adolf Hitler.

   La reina, hoy de 89 años, aparece en un filme en blanco y negro de 17 segundos junto a su hermana menor Margarita, su madre y su tío, quien se convertiría en el rey Eduardo VIII.Los adultos levantan el brazo derecho haciendo el saludo y las niñas los imitan. Es conocida la simpatía por el nazi-fascismo que sentía Eduardo, que sólo reinó 295 días. Además, The Sun publica fotos de 1937 de una visita de Eduardo a Hitler en Munich.

   El Palacio de Buckingham respondió de inmediato. “Es decepcionante que las imágenes tomadas hace más de 80 años y que obviamente provienen del archivo personal de la familia de Su Majestad hayan sido adquiridas y explotadas de esta manera”, dijo un portavoz. La película, que The Sun publicó en la noche del viernes, fue grabada entre 1933 y 1934 en el castillo de Balmoral, la residencia de verano de la familia real británica en Escocia. La actual reina tenía entonces siete años. Se desconoce cómo tuvo acceso el periódico a la cinta, aunque la sospecha es que algún servidor de la casa real se la vendió.

Debate histórico. El corresponsal de la BBC que informa sobre la casa real, Peter Hunt, señaló que a la reina no le gusta recordar a su tío Eduardo, “un hombre que fue rey durante un breve período y cuya fascinación por la Alemania nacionalsocialista está bien documentada”. El biógrafo de la familia Windsor, Hugo Vickers, defendió en cambio a Eduardo: es cierto que con su viaje a Alemania fue en contra de su familia y de los británicos, pero su objetivo era evitar otra guerra, según este especialista. La madre de la reina odiaba a los nazis y seguía rechazando a los alemanes incluso cuando después de la guerra los británicos se reconciliaron con ellos. Y era habitual burlarse de los nazis en los años 30, añadió Vickers, sugiriendo que Eduardo y sus sobrinas se estaban riendo de Hitler y sus gesticulaciones en el filme, en lugar de adorarlo. Pero la imagen con los tres haciendo el saludo nazi deja muchas dudas.

   “Naturalmente que el material daña la imagen de la familia real”, dijo Graham Smith, del grupo antimonárquico Republic. “Nos hace preguntarnos por qué no podemos saber nada de las opiniones de la reina, para poder decidir si queremos que ella nos represente”, agregó Smith, aunque a la vez subrayó que de la grabación no es posible inferir que Isabel II haya tenido simpatías nazis ya que era una niña pequeña.

   “La mayoría de las personas verán estas imágenes en el contexto apropiado de aquellos tiempos”, dijo una fuente del Palacio de Buckingham. “Es una familia jugando que por un momento imita un gesto que ha visto en muchos noticieros de la época. Nadie en aquel momento sabía cómo evolucionaría (la historia). Insinuar cualquier otra cosa es engañoso y deshonesto”. Los servicios de la reina y su familia a su país durante la guerra y los 63 años de reinado de Isabel II hablan por sí mismos, añadió el palaci real.

   En las imágenes se ve a la pequeña Isabel jugando en los jardines cuando de pronto saluda a la cámara. Su madre levanta entonces el brazo haciendo el saludo nazi y la niña, tras mirarla, hace lo mismo. Todos hacen el saludo nazi excepto la pequeña Margarita, que parece intentarlo sin éxito. La fallecida Reina Madre repite el gesto, al que se suma Eduardo, y entonces Margarita, de solo tres años, levanta su brazo izquierdo. Luego ambas niñas siguen bailando y jugando en el césped. Eduardo se convirtió en rey en 1936, pero abdicó en diciembre del mismo año porque quería casarse con la divorciada estadounidense Wallis Simpson.