A un click
Domingo 13 de Marzo de 2016

Videojuegos hechos a medida para el mercado publicitario

La empresa ofrece elaborar en sólo 72 horas aplicaciones de entretenimiento para marcas de todo tipo.

Los videojuegos hoy seducen a grandes y chicos y convertirlos una herramienta de publicidad es una de las nuevas tendencias de los expertos del sector. Wannabe lanzó una plataforma innovadora que permite realizar videojuegos casuales publicitarios en tan sólo 72 horas. Así, por ejemplo, si se trata de una empresa de comidas se puede realizar uno en donde el plato principal puede ser un personaje o, si se trata de una marca o negocio de indumentaria, que la protagonista sea una prenda. Toco con premios o descuentos según los niveles que se avance.

   La empresa dedicada a brindar una solución definitiva en «advergaming» a nivel mundial destacó que se trata de videojuegos atractivos, divertidos en la jugabilidad y fácilmente adaptables desde lo gráfico para acompañar campañas publicitarias con un sistema de central de medios que cuenta con control de targeting y métricas.

   Wannabe se destaca por haber encontrado solución a una problemática no resuelta dentro de los videojuegos publicitarios, es un modelo de negocios basado en el concepto win-win y en llenar un nicho donde la demanda supera a la oferta, ofreciendo una solución integral funcional a la operatoria diaria de las agencias de publicidad. De esta manera, se convierte en socio de la empresa generando un modelo virtuoso donde el éxito es compartido.

   La potencia de esta original idea facilitó que Wannabe consiga una primera ronda de fondos de inversión de riesgo por 1 millón de dólares para enfrentar el desarrollo y puesta en marcha de la solución que operaría este año, pensando en una segunda ronda de inversión en busca de la consolidación internacional.

   La compañía, que cuenta con oficinas en Buenos Aires y Santiago de Chile y desarrolladores asociados en Brasil y Venezuela, dedicó 14 meses trabajando en su plataforma.

   Ernesto Doudchitzky, CEO y socio fundador de Wannabe, contó que la creación de la empresa surge de la propia experiencia en el negocio de la publicidad y el advergaming, una industria que genera a nivel mundial alrededor de 700 millones de dólares cada año.

   “Encontramos que existe un vacío que hace inviable para las agencias la producción de contenido debido a los tiempos que toma hacer un publijuego, sus costos y la calidad del producto final. Nuestra respuesta es una solución capaz de garantizar juegos casuales hechos en un tiempo que acompañe las campañas publicitarias su inmediatez, y con una garantía de calidad a la altura del mercado. Durante este año esperamos alcanzar las 7 millones de descargas de juegos creados en la plataforma y unos ingresos de 1,8 millones de dólares y el siguiente año duplicarlas”, detalló el ejecutivo.

   De esta manera, desde Wannabe advierten que la firma se convirtió en el proveedor de la primera solución para el mercado publicitario mundial, acorde a las necesidades y tendencias de la industria, adaptándose a los tiempos y costos requeridos por el sector.

  Doudchitzky contó que vieron que “era muy difícil el desarrollo de juegos publicitarios porque lleva mucho dinero y después mucho tiempo la campaña publicitaria”. Entonces se les ocurrió armar la plataforma de advergaming. “Venimos del mundo del marketing y de la publicidad y vimos que había una oportunidad de hacerlo en una plataforma, con mecánicas comprobadas pero personalizadas. Si es una cadena de comidas puede ser un personaje de comida, si es de ropa puede ser una prenda”, detalló.

   El creador de Wannabe contó que están lanzando al mercado 10 plataformas de juegos, que son con diferentes niveles, del estilo Candy Crash y Cause of Clam con las particularidades de las empresas que lo solicitaron.

   “El advergaming se está disparado a nivel mundial, pero los que están metidos son las grandes compañías, las pequeñas no pueden hacerlo por la inversión. Nosotros ofrecemos la posibilidad de hacerlo con otros costos porque participamos en la descarga con un porcentaje. Hay un canon inicial, para la personalización que ronda los 3 mil dólares”, explicó.

   Doudchitzky precisó que la idea es reemplazar la publicidad tradicional del banner y generar un lazo con el usuario más cercano. “Creemos que el juego tiene que ser de buena calidad. Los banner molestan y queremos hacer publicidad liviana como parte del juego, no ver algo aparte. Esto es una revolución para internet”, subrayó sobre los nuevos videojuegos publicitarios, especialmente pensados para quienes nacieron con la hiperconectividad pero también para otros segmentos.