mundo
Domingo 05 de Julio de 2015

Abrumador rechazo de la mayoría de los griegos a nuevas medidas de ajuste financiero

Con un 61 por ciento de votos a favor del "no", el gobierno de Alexis Tsipras logra un respaldo a su postura en las negociaciones con los acreedores. Peligra la eurozona.

Los griegos votaron abrumadoramente que “no” en un referendo sobre un rescate financiero de sus acreedores, desafiando las advertencias en toda Europa de que un rechazo a nuevas medidas de austeridad a cambio de ayuda financiera podría poner al país en un curso de salida de la zona euro.

Con casi la mitad de los votos escrutados, las cifras oficiales mostraban que un 61 por ciento de los griegos habrían rechazado la oferta de los acreedores que se puso a consideración en la consulta.

La sólida victoria del “No” contrasta con los sondeos que auguraban un resultado cerrado. Además, pone a Grecia en un terreno no conocido, en que se arriesga al aislamiento financiero y político en la zona euro y a un colapso de sus sistema financiero si los acreedores se niegan a entregar ayuda.

Pero para millones de griegos el resultado fue un mensaje claro a los acreedores de que no aceptarán más medidas de austeridad sobre medidas de austeridad.

El primer ministro griego Alexis Tsipras había denunciado que el precio a pagar por el rescate financiero era un “chantaje” y una “humillación” al país.

Cientos de griegos se volcaban a la plaza Syntagma frente al Parlamento para celebrar.

“Este es un sello de la voluntad del pueblo griego y ahora le toca a los europeos mostrar que respetan nuestra opinión y quieren ayudar”, dijo Nikos Tarasis, un estudiante de 23 años.

Funcionarios del Gobierno griego, quienes han argumentado que un voto “No” fortalecería su posición negociadora para llegar a un mejor acuerdo con sus acreedores tras meses de disputas, inmediatamente dijeron que tratarían de reanudar las conversaciones con sus socios europeos.

“El Gobierno tiene ahora un fuerte mandato, una fuerte mano negociadora, para conseguir un acuerdo que abra nuevas vías”, dijo el ministro de Trabajo, Panos Skourletis.

El ministro de Finanzas, Yanus Varoufakis, dijo que llamará a sus socios europeos para buscar un terreno común.

Sin embargo, un funcionario de la zona euro dijo que no hay planes para una reunión de emergencia de los ministros de Finanzas del Eurogrupo.

Socios europeos habían advertido de que un rechazo del plan pondría a Grecia en camino de salida de la zona euro, provocando una desestabilización de la economía mundial y de los mercados financieros.

Un golpe a la Eurozona

Las primeras señales eran que una respuesta común europea podría tardar un par de días.

La canciller alemana Angela Merkel y el presidente francés Francois Hollande se reunirán en París la tarde el lunes, y la Comisión Europea -el brazo ejecutivo de la Unión Europea- se juntará en Estrasburgo el martes.

“Los líderes de la Unión Europea deben reunirse inmediatamente. La situación es demasiado grave para dejársela a los ministros de Finanzas”, dijo Axel Schaefer, dirigente del grupo socialdemócrata en el Parlamento alemán.

Sin embargo, algunos políticos europeos creen que nuevas conversaciones para un rescate de Grecia son inimaginables.

“Con el rechazo a las reglas del euro (...) las negociaciones sobre un programa de miles de millones de euros son prácticamente inconcebibles”, dijo el ministro de Economía alemán, Sigmar Gabriel, un socialdemócrata que es parte de la coalición de Gobierno.

Si se confirma, el resultado sería un mazazo para el proyecto de una moneda única europea, que se quería que fuera permanente e irrenunciable cuando se creó hace 15 años. La zona euro puede estar ahora a punto de perder su primer miembro y ante riesgos de una mayor desintegración.

La población griega, enfadada y exhausta tras cinco años de recortes en las pensiones, una caída de la calidad de vida y alzas de impuestos, sufrió en la semana previa a la consulta el cierre de bancos retiros limitados en los cajeros automáticos y la posibilidad de que el país literalmente se quede sin dinero.

Varoufakis, tiene previsto reunirse el domingo con los principales banqueros del país.

El ministro de Estado, Nikos Pappas, uno de los más cercanos al primer ministro Alexis Tsipras, dijo que era “absolutamente necesario” restaurar la liquidez del sistema financiero ahora que terminó la votación.
En los mercados del Asia Pacífico el euro abrió con fuertes bajas frente al dólar y el yen.

Comentarios