Defensoría del Pueblo
Lunes 02 de Enero de 2017

Aconsejan a turistas pedir información para evitar sorpresas en vacaciones

A través de las redes sociales los turistas y personas reconocidas han denunciado los abusos que sufrieron en locales gastronómicos. Tal es así el caso que tuvo como protagonista al reconocido cocinero Guillermo Calabrese, quien vía Twitter publicó el ticket de compra en un local de Ezeiza. "Ezeiza. Último momento!!! 3 sándwiches y 3 cocas... 800 mangos!!! Bravooo!!! Chorros hijos de satanás!!!". Con estas pocas palabras retrató el abuso del cual fue víctima.

Embed

Unas semanas atrás otro caso se viralizaba en pocas horas. Juan Carlos García publicaba indignado el precio que había tenido que pagar en un local de Villa Carlos Paz. En el ticket que se hizo público el costo de la pizza que había consumido en un local de esa ciudad era de 300 pesos, en tanto que la cerveza agregaba otros 160 pesos a la suma. Acompañado del ticket, García publicó un texto en el cual manifestaba su bronca, y en uno de los párrafos podía leerse: "Estafan a la gente que vive en Carlos Paz!! Imagínense cuando sea plena temporada!! Pobres turistas!! No van a volver nunca más!!! No tengo drama en pagar lo que sea cuando salgo, pero por favor: que valga la pena!!! Son unos LA-DRO-NES!! Después se quejan diciendo: «No nos fue bien esta temporada». Qué mierda les va a ir bien en la forma que roban!! Sigan así; lindo les va a ir cuando no venga nadie a visitar nuestra querida Villa Carlos Paz!! Manga de ladrones!!".

Embed

En tanto una familia de Tierra del Fuego que fue a pasar Año Nuevo a Mar del Plata denunció en las redes sociales que una pizzería instalada en la peatonal les cobró una cena $1.650 pesos. Eso es lo que cuestan en ese salón gastronómico tres pizzas (pagó un promedio de 380 pesos cada una) y tres cervezas (175 pesos cada unidad por lo que se puede observar en el ticket).

UNO consultó en dos locales gastronómicos, uno de ellos ubicado en pleno centro de Villa Carlos Paz y el otro una reconocida casa de comidas de la ciudad de Mar del Plata.

Embed

Una pizza de mozzarella en el local llamado Melanzane, de doce porciones, tiene un valor de 95 pesos, mientras que una especial ronda los 150 pesos. Acompañar el plato con una cerveza de litro cuesta 100 pesos más.

En el caso del local marplatense La Nieve, el costo del mismo producto es de 130 pesos, en cambio la cerveza vale 65 pesos.

En tanto desde la Defensoría del Pueblo, la abogada Liliana Campomanes, directora de Gestión e Instrucción de la institución, brindó una serie de recomendaciones para que los turistas no caigan en las garras de los comerciantes sin escrúpulos que en épocas de gran afluencia de público inflan sus precios.


En realidad existe una obligación que es la exhibición de los precios. Antes de ingresar es recomendable observar si tiene disponible la carta de menú y chequear. En ese sentido, Campomanes explicó que el primer derecho que tiene el consumidor es el de la información. "En caso de que te acerquen una carta de menú, este tiene que detallar los precios. En lo que se refiere al servicio de cubierto si está o no incluido, que en ocasiones no se detalla en la carta y luego viene la sorpresa cuando traen el ticket", aseguró.

Se trata de un aspecto en el que intervienen las dos partes. En ese sentido Campomanes llamó a los usuarios a no tener vergüenza en preguntar de qué tipo de costos se trata. "Si son finales, o a sumar, si hay servicios de cubierto que se deben abonar. Esa es una de las sorpresas por lo general que se tienen",explicó la abogada.

Otro de los factores a tener en cuenta es saber diferenciar y respetar la marca que se pide. Para lo cual puso como ejemplo los "metro chop", ya que a veces no se logra distinguir. "En ocasiones la gente se sienta pensando que es la marca que se solicitó y terminan dándole la más cara", ejemplificó la abogada como una de las sorpresas.

Si bien se está distendido en vacaciones, el hecho de no evitar sorpresas requiere de la colaboración de la inteligencia a la hora de sentarse a consumir y evitar ser sorprendidos al final.

En relación a los medios de pago, ya sea débito o crédito, ninguna de estas debe llevar un cargo o un interés o precio mayor al publicado en la carta, dado que se considera que es dinero efectivo. "No me pueden cobrar recargo, por eso hay que preguntar si hay un cobro adicional por pago con tarjeta o un costo diferencial", sostuvo sin dejar de destacar que es un detalle con lo que frecuentemente se sorprende a los consumidores.

Un factor que se mencionó en algunas ocasiones es el relacionado al trato digno, es decir cómo tratan a las personas. "No nos damos cuenta de que nosotros estamos favoreciendo al local cuando nos sentamos. Y pasa por nosotros, tenemos derecho a pedir información y a un trato digno. Si la persona es mal tratada, tiene derecho a retirarse", recalcó Campomanes.

En ocasiones la vergüenza o el mismo desconocimiento de los derechos que se tienen como usuarios no hacen posible la queja. En esa línea, Campomanes respaldó el hecho de que se genera una mayor difusión en torno a los derechos, que estos se puedan ejercitar y exigir, ya que es el consumidor o usuario el que determina el precio del mercado.

Comentarios