Ovación
Lunes 08 de Febrero de 2016

Actores de la línea de cal

Mientras esperan al 12 de marzo, que será el inicio de una nueva temporada liguista, los entrenadores manejan su propia historia, en pos de conseguir todo con el club que los contrató. Esta temporada hubo muchos cambios de técnicos, y otros siguen firmes en su puesto de lucha

No solamente los jugadores cambian de clubes en la Liga, sino, también los técnicos. Esta temporada ha habido muchos movimientos de entrenadores. Algunos han partido a otras ligas, otros con experiencia siguen firmes en sus puestos, otros jóvenes hacen sus primeras armas tomando las riendas de un plantel.
Otros prefieren trabajar en duplas, todos con sus proyectos a cuestas, convenciendo al dirigente amateur que no solamente se hará una buena campaña, sino también que las inferiores, ese semillero virgen de jugadores, comiencen a sentir la camiseta, ese sentido de pertenencia, que le dará sus frutos al club.
La vidriera es amplia para ver lo mejor, así es que todos serán vistos con buenos ojos, el trabajo serio, la responsabilidad del trabajo a conciencia, los jugadores que responderán a la idea táctica, a plasmar todo lo que un director técnico aprendió, dentro y fuera de una cancha. Muchos han jugado, otros prefirieron la carrera de profesor de educación física, para emparentarse con encabezar un banco de suplentes y comenzar a dar indicaciones. Todos tienen la ilusión de sacar lo mejor de sí mismos para contagiar al grupo, la arenga, la charla técnica, el conocimiento de cada jugador que entra al campo de juego.
El técnico tiene que dar el mensaje claro, mostrar respeto, no enloquecer a los jugadores mientras están jugando, con gritos, señales, improperios al aire, o protestar todo, al juez de línea, al cuarto árbitro, o que se cuelgue con un hincha vociferando cualquier cosa para invitarlo a la salida a pelear, a ver quién es más macho.
El entrenador tiene que tener la palabra paciencia marcada en su frente, saber digerir los errores que cuestan goles, saber ordenar con la palabra justa. No se tienen que olvidar que son la cabeza visible y responsable de un grupo que tiene una camiseta que representa a un club, son la imagen de esa institución.
Hoy, se ve un poco de todo, pero vale aclarar conceptos, que no se tienen que olvidar. En la Liga Santafesina el movimiento de técnicos ha sido incesante, en la mayoría de los clubes hubo cambios (el próximo miércoles 10, la Liga definirá el ingreso al ascenso de dos clubes más, como lo son de Loyola de la ciudad y Huracán de San Javier).
En Primera, diez clubes, de diecinueve, siguen manteniendo los técnicos de la temporada anterior. En cambio en el ascenso solo siete continúan del año pasado. Una gran movida que con el transcurrir del año se verá quién sigue y quién se va, todo depende del rendimiento, del fútbol que propongan, de las incorporaciones, de muchas cosas que el técnico tiene que preparar para que no se le escape nada.
Pero sobre todo, tendrá que formar un grupo humano coherente y solidario, dentro y fuera de la cancha, así se llega a grandes cosas, a cumplir con los proyectos que presentaron a los dirigentes y a logros y sueños que se pongan como objetivo. Solo tienen que dar el mejor mensaje y que llegue a buen destino. 

Ernesto Titi Cantero / ernesto.cantero@uno.com.ar 

Comentarios