El mundo
Jueves 06 de Octubre de 2016

Advierten que el huracán Matthew puede tener un "impacto desastroso" en Florida

El presidente Barack Obama firmó hoy una declaración de emergencia para el estado de Florida por la presencia del potente huracán.

El presidente Barack Obama firmó hoy una declaración de emergencia para el estado de Florida por la presencia del huracán Matthew, de categoría 4, que continúa arrojando torrenciales lluvias y podría tener un "impacto potencialmente desastrosos" al barrer la costa de Florida, informó el estadounidense Centro Nacional de Huracanes (CNH), con sede en Miami.
Matthew mantiene vientos máximos sostenidos de 220 kilómetros por hora y se encuentra a 205 kilómetros al este-sureste de West Palm Beach, en el sureste de Florida.
El sistema se desplaza hacia el noroeste con una velocidad de 22 kilómetros por hora y se espera que mantenga hoy esta trayectoria, indicó el NHC.
El huracán es de categoría 4 en la escala de intensidad de Saffir-Simpson, de un máximo de 5, y "podría registrarse un cierto fortalecimiento adicional", aunque los expertos vaticinan que se mantendrá como huracán de categoría 4 mientras se aproxima a la costa de Florida.
Las "condiciones ciclónicas" se sentirán primeramente en las zonas que se encuentran bajo aviso de huracán en Florida, para luego extenderse el viernes hacia el noroeste, mientras que en las próximas horas estarán presentes las "condiciones de tormenta tropical".
El huracán, que pasó por Haití y Cuba, países donde se han retirado los avisos y alertas por el paso de este ciclón, está causando torrenciales aguaceros, fuertes vientos e inundaciones en las zonas donde tocó tierra, además de peligrosos deslizamientos.
En Haití, el Gobierno ha informado hoy que el paso de Matthew ha dejado hasta el momento un saldo de 108 muertos, aunque la oficina regional de América Latina y Caribe de Médicos del Mundo informó que "ya existen 300.000 personas en necesidad extrema, 340.000 evacuados en albergues, donde la situación realmente es de suma precariedad y el paso del huracán fue destructivos en medios de vida, infraestructura y viviendas".
El presidente de los Estados Unidos Barack Obama firmó hoy una declaración de emergencia para el estado de Florida ante la amenaza del huracán Matthew, que permite destinar ayuda federal a los esfuerzos estatales y locales para hacer frente a las "condiciones de emergencia" provocadas por Matthew.
Los expertos advirtieron también de la peligrosa "combinación de marejada ciclónica y grandes olas destructivas que pudieran aumentar el nivel del agua del mar" y causar inundaciones en las zonas costeras.
En esta temporada de huracanes en el Atlántico se han formado catorce tormentas tropicales, de las que cinco se han convertido en huracanes (Alex, Earl, Gastón, Hermine y Matthew), que han causado al menos 66 muertes, la mayoría de ellas en México por el paso de Earl.
De su paso por Bahamas, el huracán dejó viviendas con destrozos, postes de luz caídos y vehículos volcados, fundamentalmente en el sur donde golpeó con más fuerza.
El National Hurricane Center (NHC) indicaba que el poderoso huracán de categoría 4 había alcanzado vientos máximos sostenidos de 220 km/hora, convirtiéndose en el ciclón mas poderoso desde 2007.
Por el patrón de trayectoria que tenía, Matthew debería "moverse cerca o incluso sobre la costa este de la península floridana hasta el viernes por la noche", destacaron los científicos del CNH, con sede en Miami.
Matthew es un huracán de categoría 4 en la escala de intensidad Saffir-Simpson, de un máximo de 5, y se espera un "fortalecimiento adicional" de sus vientos, aunque "debería permanecer como un ciclón de categoría 4 mientras se aproxima a Florida", advirtieron los meteorólogos.
El gobernador de Florida, Rick Scott, advirtió en una rueda de prensa de que "millones de floridanos se quedarán sin luz eléctrica" tras el embate de este temible huracán.
Scott había alertado que un impacto directo de Matthew en Florida podría causar una destrucción masiva como no se ha visto en el Estado desde el paso del huracán Andrew en 1992.
En esta temporada de huracanes en el Atlántico se han formado catorce tormentas tropicales, de las que cinco se han convertido en huracanes (Alex, Earl, Gastón, Hermine y Matthew), que han causado al menos 66 muertes, la mayoría de ellas en México.

Comentarios