santafe
Martes 19 de Abril de 2016

Afectada por las lluvias, la verdura de hoja duplicó su precio

  La producción de achicoria, rúcula, acelga y zapallito se perdió. Esa mercadería se debe traer desde Mar del Plata y Mendoza, lo que encarece su costo en las góndolas. Recomiendan consumir otras variedades

Los precios de las verduras de hojas empezaron a subir esta semana como consecuencia de la pérdida de la producción del cinturón hortícola de Santa Fe. Dependiendo la mercadería y su lugar de procedencia, los costos se duplican o hasta triplican en relación a la semana pasada. 
 
Desde la Sociedad de Quinteros de Santa Fe se mostraron preocupados por el panorama que los productores están afrontando ante la pérdida de su mercadería y aseguraron que el futuro es incierto. “No sé como calificarlo porque es desastroso, no queda nada prácticamente en la zona”, describió Guillermo Beckmann, presidente de la Sociedad de Quinteros de Santa Fe.
 
 
Ante esta situación, la mercadería se debe importar desde provincias como Mendoza, Mal del Plata y La Plata, lo que se traduce en un incremento en el costo de los productos para los consumidores.
 
 A pesar de que el sector mantenía una leve esperanza de recuperación, la continuidad de las lluvias impidió la siembra de las verduras para los quinteros que todas las semanas se dedican a sembrar y renovar sus productos. “Hay una incertidumbre mayor que en otras ocasiones. No es la primera vez que nos pasa, pero esta vez fue muy fuerte, prácticamente desde febrero no hay ingreso en la zona”, describió el referente de los quinteros de Santa Fe.
 
 En esa línea aseguró que la producción de zapallito desapareció de la zona, por lo que hoy se ven obligados a traerlo desde Mendoza. Es así que un cajón que hace quince días costaba entre $70 a $80 pesos hoy se comercializa entre los $250 a $300. “Toda la verdura de hoja como la acelga, la remolacha, achicoria, rúcula y lechuga está muy complicado”, sostuvo el consultado que no descartó más novedades en torno a los precios.
 
 
A las pérdidas en la producción de verduras de hojas se debe agregar que también se perdió todo lo que es brócoli y coliflor, las cuales son verduras de invierno y se dañó toda la producción. “La verdad que es tremendo y no se sabe cómo seguir”, reiteró el referente de la sociedad.
 
En caso de estabilizarse el clima, la producción podría llegar a recuperarse en un plazo que va desde los 15 a 20 días, pero para esto sería indispensable que también baje la vertiente para trabajar la tierra. A esto se debe agregar que la llegada del invierno provoca que una verdura que en verano se obtenía en un promedio de 45 a 50 días, demande unos tres meses. “Vamos a tener un principio de invierno bastante complicado con el tema de las verduras”, vaticinó Beckmann. 
 
 
Futuro incierto
En sintonía con el testimonio del presidente de la Sociedad de Quinteros se expresó Sergio Caballero, presidente de la Cámara de Fruteros y director del Mercado de Productores de Santa Fe. “Ahora vamos a tener 30 días de precios relativamente altos en relación a lo que se venía pagando. Los precios han subido casi al doble de lo que se venía pagando hasta la semana pasada cuando todavía había producción propia”, aseguró Caballero al mismo tiempo que recomendó a los consumidores optar por otro tipo de verduras para paliar el período de precios elevados que se viene.
 
En ese sentido, el director del Mercado de Productores de Santa Fe aseguró que de no haberse dado el cuadro de lluvias que se registra desde hace 20 días en la zona, los precios se habrían mantenido en baja. “Lamentablemente al traer la mercadería de afuera, se incrementa el costo”, sostuvo el referente y es que en la actualidad, la incidencia del flete es muy marcada y llega al 30% del valor del producto.
 
“Para el quintero de la zona es un golpe muy duro, luego de las pérdidas que se registraron en febrero con las tormentas, ahora deben agregar este largo período de lluvias e inundación en sus quintas”, agregó Caballero en referencia al corto período que tuvieron los productores para recuperarse y en cual el costo de la mercadería había bajado.
 
Las pérdidas totales
Un total de 300 pequeños productores son los que conforman el cinturón hortícola de Santa Fe de los cuales se estima que cada uno posee entre cinco a 10 hectáreas, o sea, unas 1.600 hectáreas de producción. Este conjunto de mercadería es el responsable de abastecer a la capital provincial y a parte del norte de la provincia y un sector de Chaco y de Entre Ríos. 
 
 
“Es una zona importante la que depende de nuestra producción, el ama de casa va a tener que trasladar lamentablemente sus artículos dos o tres veces más de lo que estaba pagando habitualmente. Es un panorama muy triste para nosotros, por nuestros ingresos y el consumidor va a seguir pagando las consecuencias”, sostuvo Beckmann.

Comentarios