santafe
Sábado 11 de Junio de 2016

“Al peronómetro para medir quién es más peronista no lo tiene nadie”

El presidente del partido justicialista, José Luis Gioja se refirió así, consultado sobre los espacios que quedaron fuera de la “unidad” como La Cámpora. Dijo además que Macri hasta ahora ha gobernado para las minorías, y que no habla con Cristina desde diciembre de 2015

En la semana, el presidente del Partido Justicialista a nivel nacional, José Luis Gioja estuvo en Santa Fe, participando de la asunción de Ricardo Olivera como nuevo referente del peronismo en la provincia. En su paso por la ciudad, el sanjuanino dialogó con Diario UNO acerca de la unidad del PJ a nivel nacional, confesó que no habla con la expresidenta desde diciembre de 2015, criticó las medidas económicas de Macri, excepto la quita de retenciones a la minería, y dijo que “hay una inclinación muy clara hacia los sectores concentrados de la economía.
 
—¿Más allá de la lista de unidad, se puede lograr esa unidad dentro del partido?
—Creo que el justicialismo nacional pudo amalgamar en una unidad posible a un sector mayoritario para constituir una conducción del partido. Y esto lo aclaro: del partido. Es la unidad posible dentro de la diversidad y los matices que tiene este gran movimiento. Yo siempre digo que la paz de los cementerios no nos sirve. Hoy están todos quietos, nadie hace lío, y nadie discute, pero no hay vida. Necesitamos mucha vida interna, y me parece que teniendo en claro que la unidad es fundamental, tenemos que animarnos y ser capaces de generar una gran cúpula que albergue a todos y dentro se pueda discutir, se pueda acordar, y si no se acuerda se pueda democráticamente elegir lo mejor, que es lo que el ciudadano elige. No hay que olvidar que hay primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias.
 
—¿Y los que quedaron afuera de esta unidad?
—Han quedado sectores vinculados con la agrupación La Cámpora, pero tenemos muy buen diálogo. Les decimos que las puertas están abiertas de par en par, y que nunca nos sentimos dueños de la verdad, y menos ahora. Al peronómetro no lo tiene nadie, a ese aparato para medir quién es más o menos peronista no lo tiene nadie, y todos tienen el derecho y la posibilidad de participar en la vida interna del partido, que es el principal por número de afiliados de la Argentina, y que hoy le toca el rol opositor dentro de la democracia.
 
—¿Qué opina de la quita de retenciones a la minería como exgobernador de una provincia minera?
—Hay que ser justos, se levantaron todas las retenciones. Al complejo agroindustrial, a la industria, a todas las actividades productivas, y en ese marco, también se levantó a las mineras. Y levantar a la minería es la que menor escala tenía, comparada con otras. La minería pagaba el 5% de las retenciones y el monto de lo que implica esa quita es mucho menos que el complejo agroindustrial y que otras actividades. Yo siempre digo que está bien que se hayan levantado, ahora si se va a dejar de pagar a los jubilados, de dar de comer a los pobres, para levantar las retenciones, que no lo hagan.
 
—Precisamente, ¿no es una de las críticas de algunos sectores, incluidos algunos peronistas, que se levantaron las retenciones y otras medidas aún se están esperando?
—Hay una inclinación muy clara hacia los sectores concentrados de la economía, y las mayorías populares están esperando. Hay marchas, contramarchas, prueba y error, y la verdad es que con eso no se jode porque tiene que ver nada más y nada menos que con la calidad de vida de nuestros ciudadanos. No se puede aplicar el 1.600% de aumento, y si se protesta lo bajan a 400%. No se puede aumentar, como se hizo, la energía eléctrica a los clubes, y después convocar a los dirigentes para hacer un acto de demagogia y descontarles el 40%. No se puede nombrar a miembros de la Corte Suprema por decreto. Hay mucha improvisación, o no se mide, o no hay política para tomar algunas decisiones que tienen que ver fundamentalmente con las mayorías. No hay políticas claras para combatir la inflación, por eso creo que la devaluación con quita de retenciones al mismo tiempo produjo precisamente estas cosas que tienen que ver con el costo de vida, con un empobrecimiento rápido de la población, con un freno de la economía, y la piola se corta por lo más delgado, y eso son los trabajadores. Por eso propusimos una ley de defensa del empleo que lamentablemente, y sin argumentos a mi criterio, fue vetada. Por eso el desempleo crece, y estamos preocupados desde nuestro lugar, y creo que los argentinos están preocupados por lo que va a pasar en Argentina, si este esquema de ajuste tan impensado y tan irracional sigue.
 
—Ahora, hay sectores dentro del mismo partido justicialista que justifican estas medidas, o por lo menos no las critican.
—A ver, la gente nos puso en el lugar de oposición. Algo nos pasó, y eso nos produjo un shock importante. Ahora tenemos que aprender a ser oposición. Nos cuesta, porque tenemos una inmensa vocación de poder, y es un gran problema para este justicialismo acostumbrado a gobernar, pero vamos a aprender a ser una oposición democrática. No vamos a tirar piedras, lo que tenemos que hacer es propuestas firmes y empezar a generar esperanza en nuestra gente. Tenemos que recuperar el gobierno para que esté en manos de las mayorías y no de las minorías como hoy se ve. Porque cada paso que se da, pareciera que gobiernan para los ricos, y cada vez se ve más claramente que es así. Si se analiza cualquier índice que mida la situación económica y social son todos malos. Lo único que ha subido en Argentina es la rentabilidad del sector financiero, lo demás está todo para atrás. Me parece que este no es el camino, a la bicicleta financiera ya la vimos con Cavallo, con Martínez de Hoz, ya la vimos y no terminó bien, y nosotros no queremos que utilicen el helicóptero para irse, queremos que sean reemplazados como corresponde. 
 
—¿Desde cuándo no habla con Cristina Fernández?
—La última vez que estuvimos juntos fue en diciembre del año pasado cuando hizo un almuerzo de despedida para los gobernadores que dejábamos el mandato.
 
—Lo pregunto porque es una de las principales referentes del partido del que usted es presidente, ¿está en los planes mantener una comunicación? 
—Sí, es una referente importante de la política nacional, no solo del justicialismo. Esto lo reconocemos pero, ¿sabe qué? Ella nunca demostró tener intención de conducir el partido, y tampoco podía ser conducido por un interventor judicial. Teníamos que hacer algo, y ese algo es esta nueva conducción que creemos que es lo más representativo posible, y que falta, falta, pero tenemos que reemplazar con organización la falta de un liderazgo fuerte porque no lo hay. Creemos que la organización vence al tiempo, y la organización como se ha hecho en Santa Fe, se va a hacer en todo el país, y vamos a lograr ese gran partido. Esto es lo que hay, le vamos a poner todas las pilas, todas las ganas, y creo que nos tiene que ir bien. Vamos a abrir las puertas de par en par, y vamos a convocar a todos. 
 
—¿Qué puede suceder en las elecciones legislativas del año próximo?
—Nosotros vamos a trabajar para que le vaya bien al partido, para que las legislaturas, municipales, provinciales, y nacionales, se llenen de nuestros candidatos. Esta es la apuesta, y por supuesto que hay que transitar un camino que no es fácil, el de la unidad, de poder disputar adentro las diferencias. De ahí tiene que salir el mejor programa también como alternativa al ajuste que, personalmente creo, a la Argentina no le hace bien.
 
—¿Como analiza el proceso judicial a Lázaro Báez y la posible vinculación de Cristina? 
—Mire, yo lo que digo siempre es que la Justicia tiene que actuar y que los medios tienen que informar de la misma manera. Porque es tan complicado, y puede llegar a ser dañoso lo de Lázaro Báez, como lo de Panamá Papers, o que un ministro que maneja la energía del país sea dueño de acciones de la empresa que fue el principal responsable. Estas cosas no pueden ser. Imagínese si hubiésemos sido nosotros. Hubiese faltado tinta en un montón de diarios para titular, y ahora parece que es normal. Los Panamá Papers eran sociedades que no funcionaban, y resulta que ahora funcionan, tienen fondos, y tienen recursos. Presenta una declaración jurada un año, y a los meses le aparece más plata. Estas cosas también hay que aclararlas, y hay que darles difusión. No podemos tapar el sol con las manos. Pareciera que con Báez y demás, la atención está desviada hacia eso y otras cosas pasan y no decimos nada. Creo en la Justicia, creo que hay que hacer justicia, y de ninguna manera vamos a defender la impunidad. 

Coqui Toum / jorge.toum@uno.com.ar
 

Comentarios