santafe
Miércoles 27 de Abril de 2016

Alrededor de un millón y medio de toneladas de soja se perdieron por las lluvias

Según un informe de la Bolsa de Comercio. Es la estimación hasta el momento, luego de 26 días de lluvia y sin aún haber podido dimensionar por completo la pérdida

“Desánimo, preocupación y desazón, por las enormes pérdidas de la cosecha”, así comienza el último informe semanal de Estimaciones Agrícolas para el Centro Norte de la Provincia de Santa Fe, que difunden la Bolsa de Comercio de Santa Fe y el Ministerio de la Producción.

La afectación de las actividades productivas por la crecida y las precipitaciones a esta altura no es una novedad. Sin embargo, semana tras semana van a apareciendo números, cifras y estimaciones, hasta el momento parciales, que ayudan a dimensionar el flagelo ocasionado por el agua. 

El estudio habla de 26 días de abril para el olvido en los que en los 12 departamentos de la provincia medidos se superaron ampliamente los registros de precipitaciones previstas. 1.270 milímetros en San Javier, 877 en General Obligado, 871 en Vera, 856 en San Justo, y 600 en San Cristóbal, por citar algunos distritos grafican la humedad que debieron soportar los campos sembrados solamente este mes.
 
 
En diálogo con Diario UNO, Juan Carlos Vergara, integrante del directorio de la Bolsa de Comercio señaló que por los números que se han podido relevar hasta ahora hay 1.500.000 toneladas de soja perdidas, pero que se debe tener en cuenta que aún no se ha cosechado nada de la soja de segunda, y apenas el 20% de la de primera. Con lo cual, aún hay que esperar para saber qué es lo que va a pasar cuando se terminen de recolectar los granos.
 
“Estamos en el medio del problema todavía. Hay muy pocos lugares a los que se puede entrar, algunos porque no tienen piso para trillar y otros porque no hay forma de acceder por los caminos. Así que ahora empieza la evaluación de si conviene trillar o no, porque en realidad los costos de trilla y enviar la soja a los puertos puede llegar a salir más caro que lo que se va a cosechar”, explicó.
 
Las pérdidas representan 50% menos que lo estimado cuando comenzó el proceso de cosecha y sus perspectivas, y si esto se traduce a dinero, a 250 dólares promedio la tonelada de soja, da un total de 375.000.000 de dólares. Pero eso es solo lo que se dejó de recolectar, ya que hay que tener en cuenta la inversión del productor para obtener ese resultado. Igualmente, Vergara remarcó que cuantificar económicamente es prematuro, pero permite tener una pauta de lo que dejó de recaudar tanto el Estado provincial, como el nacional.
 
“Es decir, está lo que se dejó de producir, pero también toda la inversión que hizo y de la cual no va a recuperar nada. Además, va a tener que volver a invertir para volver a sembrar, con el problema de que ahora tiene el campo más deteriorado, porque donde pudo trillar le quedaron huellones, y todo va ser un poco más caro”, subrayó. 
 
Algodón, arroz y sorgo
En cuanto a los cultivos de algodón, arroz y sorgo, la situación es similar a la de la soja, pero con distintos porcentajes. 
 

En ese sentido, “la cosecha de arroz en la provincia se desarrolló en forma muy lenta por las continuas precipitaciones ocurridas, que alcanzaron valores cercanos a los 1.300 mm durante los 26 días del mes de abril como en Colonia Teresa y Alejandra”, sostiene el informe.
 
El estudio agrega que restan cosechar 2.000 hectáreas, de las cuales el 50% se presenta totalmente inundada, sin posibilidades de recuperación y la calidad del grano cosechado fue mala, con alto porcentaje de manchado, brotado y quebrado dado el prolongado tiempo de exposición en el agua.
Esto trajo como consecuencia una disminución del stock de arroz disponible con la consecuente posibilidad de un aumento en el precio del cereal. 
 
“Hay que tener en cuenta que el arroz se ubica sobre todo en los departamentos San Javier y Garay, dos de los más afectados por las lluvias de la provincia y las arroceras prácticamente terminaron inundadas y con muchos problemas”, remarcó Vergara. 
 
Con respecto al algodón, la cosecha estuvo totalmente detenida y restringida por las condiciones climáticas de inestabilidad en el departamento General Obligado, este del departamento Vera y norte del departamento San Javier, como así también el área al oeste que comprende el departamento 9 de Julio y muy pocos lotes en el noroeste del departamento San Cristóbal.
 
 
“El algodón va a tener los mismos problemas y hay que ver la calidad comercial que va a tener después de este evento. El tema es muy difícil, no se ha podido entrar y es muy poco lo que se ha cosechado desde que paró la lluvia”, enfatizó.
 
Por último, indicó que el maíz de segunda “es lo único que no va tener problemas y este evento particularmente no lo va a afectar”.
Coqui Toum / jorge.toum@uno.com.ar / De la Redacción de UNO
 

Comentarios