Santa Fe
Lunes 13 de Febrero de 2017

Antes de la vuelta a clases, las maestras ponen a punto las aulas

Falta un mes para que los chicos regresen a las escuelas y las docentes ya trabajan pintando, arreglando y decorando los edificios para darles la bienvenida

Entre el 1 y el 16 de febrero los docentes vuelven, de acuerdo a la antigüedad que tengan, a las escuelas y empiezan los preparativos para recibir a sus estudiantes. Pintar, armar muebles, cortar el césped, sacar la maleza de la huerta, armar carteles de bienvenida y decorar las aulas son algunas de las actividades en las que los educadores están trabajando en distintas escuelas. El objetivo es poder brindarle a los alumnos un buen inicio del año escolar.

Las imágenes son del jardín de infantes Nº 222 Blas Parera –ubicada en avenida Blas Parera 8785 y en Leumann 4800, de la capital provincial– y de la escuela primaria Nº 1.301 Juan de San Martín –de Campo Jullier, en Santo Tomé– pero se repiten en la gran mayoría de las instituciones educativas.

Cada año, cuando los educadores vuelven a la escuela comienzan los preparativos para el ciclo lectivo. La planificación suele estar acompañada de las ganas de realizar mejoras para que todo esté en condiciones.
Maestra1.jpg
Preparativos. En el jardín Nº 222 las educadoras están reciclando parte del mobiliario.
Preparativos. En el jardín Nº 222 las educadoras están reciclando parte del mobiliario.

"Todos los años es igual. Las maestras de Nivel Inicial siempre están preparando algo para los chicos", explicó Patricia Londi, directora del jardín Nº 222. Y agregó: "Las chicas estuvieron arreglando las salas porque estuvimos en obra y hay que volver a acomodar todo. Siempre hay algo para acomodar y poner a punto para este 2017".
La institución recibe unos 240 niños en sus salas de cuatro y cinco años. Por eso, el personal de la escuela se divide entre las actividades previstas en calendario para febrero –como, por ejemplo, la inscripción de nuevos alumnos– y los preparativos para que cada sala deslumbre a los chicos.

"Antes usábamos unos muebles para separar una parte del SUM (salón de usos múltiples) y tener un aula más pero ahora nos dieron el dinero para hacer la obra. Como tenemos la pared hecha ahora tenemos que redistribuir los muebles", explicó la directora de la escuela.
Y esa fue parte de la tarea que encararon las docentes con pinceles en mano para que el mobiliario invite, también, al aprendizaje y al descubrimiento dentro de las aulas.

"Las docentes también están pintando guardas en las salas. Las están decorando. Siempre las (maestras) jardineras estamos proyectando actividades", contó Londi, que tiene 17 docentes a cargo.

Compromiso
En la escuela de Campo Jullier las actividades son diferentes pero el espíritu es el mismo. El edificio que alberga todos los años a unos 60 chicos tiene un predio enorme en el que las lluvias han dejado su marca.

Los directivos y educadores recién pudieron ingresar el 9 de febrero, porque antes el camino estaba anegado, y no perdieron ni un minuto para iniciar los preparativos.

Maestro3.jpg

"Todos los años es igual, apenas podemos volver a la escuela empezamos a preparar todo. Esta vez, una de las maestras que sabe algo de carpintería aprovechó unos materiales que nos donaron y armó una biblioteca enorme. Y entre varias ayudaron a llevarla hasta la escuela. Todo el personal de la escuela está muy comprometido y ayuda", contó la directora Marisa López.

Comenzaron con las tareas de limpieza, cortaron los yuyos y desmalezaron la huerta. También instalaron la nueva biblioteca. "Las maestras nunca tienen problema en hacer lo que sea necesario para que esté todo listo. Pintan, arreglan, decoran y buscan lo que se necesite. Muchas veces hasta traen las herramientas de sus casas. Tienen un fuerte sentido de pertenencia y eso es muy importante", reconoció la directora del establecimiento.
Maestra4
Entre todas. Una maestra armó una biblioteca nueva y sus compañeras ayudaron a instalarla.
Entre todas. Una maestra armó una biblioteca nueva y sus compañeras ayudaron a instalarla.

A menos de un mes de la fecha prevista para el inicio de clases, y cuando las negociaciones paritarias ponen a los educadores en boca de todos, en las escuelas el trabajo docente recién comienza.

Comentarios