Una broma muy dolorosa
Viernes 17 de Junio de 2016

Aplastó su rostro contra una torta de cumpleaños y casi pierde un ojo

Kiki cumplía 30 años y estaba completamente ebria. Entonces decidió hacer una broma que resultó muy dolorosa. Video

A algunas personas les resulta traumático cumplir 30 años.

Este parece haber sido el caso de Kiki, que se emborrachó como nunca para "celebrar" el acontecimiento.

Para culminar el festejo con sus amigas, que la filmaban con un celular, decidióaplastar la torta con su rostro en vez de comerla.

Creyó que el muñeco que tenía encima era de masa, pero era de plástico.

Como si fuera poco, se clavó la vela en un ojo.

Sin embargo, más allá del dolor del momento, no se provocó ninguna herida grave.

Broma dolorosa