Ovación
Sábado 02 de Abril de 2016

Aprendió la lección

Después de lo que significó el duro golpe de perder el Clásico, Colón se trajo un valioso punto ante Banfield al igualar 1-1, en un duelo válido por 9ª fecha de la Zona 1. Pablo Ledesma puso en ventaja al Sabalero, pero Carlos Matheu, de cabeza, lo empardó para el Taladro

En el Florencio Sola comenzó el tercer ciclo de Julio César Falcioni en Banfield con una igualdad 1-1 ante el irregular Colón, que tiene a Darío Franco en la cuerda floja después de haber perdido el Clásico ante Unión, en uno de los partidos que le dio continuidad a la 9ª fecha de la Zona 1 de Primera División.
Pablo Ledesma puso en ventaja al Sabalero (en la próxima recibirá a Patronato) a los 26’ del primer acto, pero Carlos Matheu, a los 43’, estampó lo que luego sería igualdad definitiva ante el Taladro (recibirá a Lanús en el derby del Sur). 
Franco arrancó el partido sabiendo que, pese a que todo el tiempo reconoció que pretendía cumplir su contrato, un resultado negativo podría ponerle fin a su ciclo en la institución. De esta manera y, tras el duro golpe que significó perder el Clásico, planeó un partido con la idea de compensar el medio con el ingreso de Adrián Bastía, aunque sin resignar su convicción al momento de mantener el 4-3-3.
Fue así como salió con el fin de tener la pelota y, en base a eso, ir buscando espacios para vulnerar a una defensa local, que de por sí no se muestra del todo sólida. El arribo de Julio Falcioni como entrenador marcó lo éste pretende, contención y golpear de contra. Pero así y todo, fue el que más intentó en los primeros minutos, con Walter Erviti como manija, sumado al empuje del uruguayo Santiago Silva.
Al Sabalero le costó hacer pie, incluso demoró más de 20’ en agarrarle la mano a la historia, cuando hilvanó varias acciones colectivas que arrimaron peligro a la valla defendida por el paraguayo Hilario Navarro. Fue así como tuvo cuatro corners para buscar variantes en el juego aéreo, pero sin ser efectivo.
La tendencia poco a poco fue virando en favor de los santafesinos que, con poquito, se iban adueñando del trámite, algo que se plasmó del todo a los 26’ con zapatazo cruzado de Pablo Ledesma, quien aprovechó un rebote para poner el 1-0 parcial.
Daba la sensación que esto le brindaría seguridad al equipo, pero lejos estuvo de ser así, ya que cedió terreno y Banfield fue empujando a punto tal de exigir en un par de ocasiones a Jorge Broun. Alan Ruiz –ya vendido a Sporting Lisboa de Portugal– no encontró espacios para lastimar, teniendo que retroceder varios metros para tener la pelota.
Colón era más que su rival, porque se transformó en protagonista, pero fiel a su característica, se tiró atrás y el Taladro lo empató a los 43’ con un cabezazo de Carlos Matheu, que capitalizó un excelente centro dentro del área de Silva. Un empate inesperado para un Colón, que se fue al descanso largo con la amargura lógica de no haber podido mantener la diferencia.
Así y todo, fue saludable el buen porcentaje de manejo del balón, aunque careciendo de la claridad para escaparse en el tanteador, algo que Franco lo dio a entender en su rostro camino al vestuario.

Se conformó con el punto 
El inicio del complemento mostró la misma tónica, con un Colón manejando la bocha y un Banfield agazapado a la espera de alguna contra. Lógicamente que esto atentó decididamente con el espectáculo, ya que casi no hubo situaciones de gol y las acciones eran más para el bostezo que para la adrenalina.
Con el correr de los minutos, el dueño de casa mostró algunos argumentos para ser más picante arriba, con las corajeadas de Silva y la movilidad de Gio Simeone, pero así y todo el Sabalero no pasó demasiadas zozobras atrás. Promediando el parcial, Darío Franco comenzó a mover las piezas, incluso cambiando el esquema para defender con tres en el fondo con el ingreso de Pompi Saín. 
También ingresaron Nicolás Silvas y Diego Lagos para refrescar los últimos 25 metros, pero el efecto no fue del todo efectivo, ya que Colón terminó retrasándose peligrosamente en su propio campo ante un Banfield que poco a poco iba creciendo. Lo tuvo el Mosquito Silva –tras un pase clave de Ruiz– luego de dormir a toda la defensa local con una buen diagonal hacia la derecha, pero no estuvo fino en la definición, ya que su remate colocado al primer palo terminó desviado.
Dicho arresto dejó en evidencia que al Rojinegro le quedaba chanta el empate, más que nada, después de dos semanas más que complicadas producto del efecto residual que causa perder un derby ante Unión, y en el estadio Brigadier López.
Pero cuando dada la sensación que nada más pasaría, el elenco de Julio César Falcioni dispuso de dos opciones netas en los minutos finales. Primera con un disparo de Nahuel Yeri desde afuera que iba a parar derecho al ángulo, pero Fatura Broun estuvo concentrado y, con una estupenda volada, la mando al corner. Y finalmente, Erviti casi establece el segundo con un cabezazo con uno de los tantos centro aislados.
De esta manera se extinguieron los 90’ en el estadio Florencio Sola, con un resultado que le queda más que bien por lo hecho por ambos; Colón fue más en el primer tiempo y Banfield en el segundo.
Varios puntos positivos en el Sabalero: recuperó algo de solvencia en la zona media con el ingreso de Adrián Bastía y la seguridad de Germán Conti en la ratonera, pero cayó el porcentaje de disparos al arco y, a su vez, la efectividad en la red contraria, con una pobre actuación del trío de ataque (Figueroa-Ruiz-Sperduti). Sin embargo, ante tanta turbulencia siempre es bueno volver a la senda de la tranquilidad, y si es sumando mejor. 
Este Colón, que solo le ganó a Quilmes como visitante (4-2), aún está lejos de su mejor versión, pero tiene ahora algo de sustento para volver a mejorar. Dependerá de acá en más de lo que Franco pueda enmendar y potenciar de acá en adelante en una zona en la cual, da la sensación, ya quedó un poco lejos de los puestos de vanguardia.
Mirá el gol de Colón a los 27' del PT:

Mariano Cassanello / mariano.cassanello@uno.com.ar
 

Comentarios