santafe
Martes 04 de Agosto de 2015

Arancedo: “Lo de Aníbal Fernández es un hecho grave”

En el marco de la reunión de la Mesa de Diálogo Santafesino, el presidente de la Conferencia Episcopal de la Argentina y arzobispo de Santa Fe, José María Arancedo, opinó sobre la denuncia que vincula al Jefe de Gabinete con el triple crimen de General Rodríguez y el tráfico de Efedrina.

En el marco de la reunión de la Mesa de Diálogo Santafesino que se llevó adelante este martes por la tarde, el presidente de la Conferencia Episcopal de la Argentina y arzobispo de Santa Fe, José María Arancedo, habló de la problemática de la droga y el narcotráfico, que definió “también como un problema profundamente moral”. “Cuando se quiebran los valores y la vinculación social a esos valores corremos el peligro de acostumbrarnos y de dar por natural lo que no es natural”, expresó. 
—¿Qué opina de la denuncia que vincula al Jefe de Gabinete, Anibal Fernández, con el triple crimen de General Rodríguez y el tráfico de Efedrina? 
—Es muy triste todo esto. Es un tema para la Justicia, creo que no es para conversarlo así, sino para la Justicia. Es un tema que duele, que no debe ser. Pero esperemos que la justicia clarifique todo para que la sociedad pueda tener la serenidad y la tranquilidad y el respeto también por las personas y la fama de las personas. Pero el hecho es ciertamente grave, eso no se puede negar. 
"Debemos ponernos de pie como sociedad y no aceptar esas cosas, con relaciones interpersonales distintas, con mayor dignidad, con más nivel de trabajo, de diálogo y de encuentro que no se está dando", sostuvo Arancedo y continuó agregando: "Existen fuerzas que se oponen y buscan quebrar a los dirigentes políticos, a las familias y a las personas. No podemos acostumbrarnos al drama del narcotráfico y convivir con el. Aunque no se lo permite en el plano de las ideas, a veces en la conducción de políticas somos muy permeables". 
"Debemos combatir los antivalores. Así nació en Santa Fe, luego de la inundación del río Salado, recuperar una autoestima y un orgullo sano de crear una sociedad para todos. En este contexto empezamos a encontrar un espacio de diálogo entre dirigentes, universidades y credos para crecer y pensarnos como verdadera comunidad", subrayó el presidente de la Conferencia Episcopal de la Argentina.
"La droga es consecuencias. Hay muchas instancias previas en las cuales trabajar. Existe mucho vacío, falta de proyectos e ideales, falta de valores y de leyes. Cuando se quiebran estos valores morales y la vinculación social a los mismos, corremos el peligro de acostumbramos  y dar como natural lo que no es natural", finalizó José María Arancedo. 

Comentarios