Ovación
Domingo 03 de Septiembre de 2017

Argentina busca el título de la AmeriCup ante Estados Unidos

Los dos llegan invictos a la definición de esta noche, a partir de las 21, en el Orfeo de Córdoba. El equipo de Hernández viene de golear a México

Argentina jugó su mejor partido del torneo y venció por 84-67 a México, para conseguir su pasaje a la final de la AmeriCup, donde ya esperaba Estados Unidos. Los de Hernández tuvieron muchos puntos altos y mostraron un básquet de alto vuelo en el segundo tiempo, imponiéndose en ese tramo por 45-31. Patricio Garino (20), Javier Sáiz (19) y Nicolás Brussino (17), clave para quebrar el juego en el tercer período, fueron los máximos anotadores del ganador. En México se destacó Francisco Cruz con 19 tantos.
Ambos equipos ingresaron con la consigna de neutralizar al rival. Comenzó mejor Argentina con un parcial de 5-0 (todos de Garino), pero México rápidamente se puso en juego, primero porque presionó sobre el balón obligando a su adversario a jugar posesiones largas, y segundo porque en ataque sacó a relucir su variedad de recursos, con un Gutiérrez (10) intratable que lastimó de larga distancia o con rompimientos cada vez que se lo propuso. Fueron muy pocas las chances que tuvo el local para hacerle llegar la pelota a Sáiz y Delía, pero cuando lo hizo ambos respondieron. En un cuarto con mucho equilibrio, Brussino en su primer contacto con la naranja la clavó de tres para cerrarlo: 21-18.
Con Laprovittola en la conducción la selección tuvo más control, buscando el pase extra, y asociando el juego con los internos. Sáiz respondió en la pintura, pero también tomando tiros abiertos, Argentina metió un parcial de 10-0 y se despegó obligando a un tiempo muerto de Valdeolmillos. Tras el mismo México buscó más profundidad con Hernández y Mata, encontrando algunas grietas defensivas del rival para reducir la diferencia a tres (32-29). El ingreso de Deck fue clave, metió 6 puntos (3/3 dobles) para sostener el marcador y cerrar la primera mitad con una leve diferencia: 39-36. ¿Lo positivo? que ante la salida de Campazzo después de cometer su segunda falta, el equipo no se resintió.
Con el regreso de Facu el equipo ganó en velocidad, pero por momentos fue contraproducente. Mucha energía que desbordó y que México capitalizó, recuperando, corriendo y anotando vía Cruz y Hernández. Con un doble de Garino en suspensión y una volcada de Brussino, el local tomó un poco de aire (47-43) que terminó por inclinar levemente la balanza. México comenzó a chocar con un muro, fallando incluso tiros cómodos cerca del cesto, y Argentina aprovechando el vértigo fue ampliando la diferencia de contra, o con el pase extra como estandarte y algunos lujos que llegaron de la mano de Campazzo, sumados a una soberdia producción de Sáiz, para ingresar al último capítulo 62-51 arriba.
En el último cuarto se vio lo mejor del equipo, manteniendo la misma energía e intensidad, pero agregándole mucho más soltura. Brussino pasó a liderar el ataque de una Argentina que en un abrir y cerrar de ojos sacó la máxima (71-52) cuando aún quedaba mucho por jugar. Promediando el segmento final, México apenas había convertido un punto, presagiando un final totalmente predecible. Así se llegó a una definición donde Sergio Hernández pudo darle minutos de descanso a sus titulares, situación clave pensando en el exigente duelo de mañana ante Estados Unidos. Argentina se lució en la segunda mitad, dominó a un México sin respuestas y se llevó el triunfo por 84-67.