Ovación
Miércoles 08 de Junio de 2016

Asumir la realidad de frente

Desde el puntapié inicial del próximo torneo de Primera División, el objetivo primordial de Colón no será otro que engrosar un flaco promedio que lo tiene en los últimos lugares

Independientemente de lo que suceda el próximo domingo en las urnas, Colón ya dejó pasar más de tres semanas sin tomar decisiones. El tiempo perdido jamás volverá, al igual que las innumerables posibilidades que fue desperdiciando el equipo en el primer semestre de la temporada.
Desde agosto vendrán tiempos mucho más difíciles, en el contexto de un fútbol argentino cada vez más politizado desde la entidad madre pero a priori, si no ocurre nada en contrario, con un formato de competencia que obligará a muchos clubes a tener que enderezar el rumbo si es que no desean descender a la Primera “B” Nacional.
Reconocer la gravedad
Es muy claro el panorama de los rojinegros en cuanto al promedio del descenso. Pero será responsabilidad de los dirigentes que asuman, tomar con valor y un manto de realidad lo que está sucediendo. Ningunear la situación sería casi suicida, de hecho los ejemplos en la historia abundan de aquellos que prefirieron utilizar otro discurso para no ver lo que estaba sucediendo y después el final fue conocido.
El primer paso es dar en la tecla con el entrenador. Ya hay jugadores que rescindieron sus contratos, otros a los que no se les renovará cuando venzan los vínculos a fin de mes y los que deben regresar de préstamos en otras latitudes. A esos hay que sumar  los que son patrimonio del club, con la situación económico/financiera que atraviesa la entidad. En este contexto particular de Salvataje deportivo hay que resolver qué se hace con dos potables futbolistas a vender: Germán Conti y Gerónimo Poblete.
Si bien en cantidad el número no es acotado, la calidad es lo que necesitará este equipo para levantar cabeza e intentar mejorar las campañas desde que volvió a Primera División. El mercado aún está en pañales, con la Copa América como foco de atención para muchos, sumado a las renuncias masivas en la AFA, son situaciones que están en el ojo de todos, con más pedidos y llamados que transferencias concretadas por los clubes de la máxima divisional.

Pelotón de abajo
Los números son los que rigen el mundo futbolístico en Argentina y el bendito promedio te salva o te crucifica. En el caso de Colón, la tabla ya venía siendo observada con detenimiento y después del pobre Torneo Transición, ahora definitivamente el equipo está entre los peores competidores donde se sale pura y exclusivamente en base a buenos resultados. Entre los 30 competidores, el elenco rojinegro arranca en el puesto 24. Solamente sobrepasa a Quilmes, Olimpo, Sarmiento, Temperley, Atlético de Rafaela y el recientemente ascendido Talleres de Córdoba. Es más que claro que el margen de error está acotado.
El 13 de junio será el tiempo de arrancar para cambiar el rumbo.

Comentarios