santafe
Sábado 16 de Abril de 2016

Ausencia en Santa Fe y enojo de Lifschitz, que no fue ni invitado

Aunque no hubo manifestación pública, se dejó trascender el malestar. Incógnitas por el impacto en el Frente.

“El presidente Mauricio Macri no sobrevoló zonas inundadas del norte santafesino, su recorrida fue en la provincia de Entre Ríos, exclusivamente” respondieron ayer desde la Municipalidad de Santa Fe cuando ya había trascendido el enojo del gobernador Miguel Lifschitz –confirmado por un alto funcionario de su gabinete– porque “no solo no lo subieron al helicóptero (el del sobrevuelo a los sitios anegados que partió desde Paraná en la media mañana de ayer) sino que no avisaron siquiera que el Presidente venía a la zona”.
“No fue invitado por Macri, o lo omitió Corral” dijo el funcionario provincial que solo aceptó responder en off al confirmar que “Miguel está muy enojado” considerando que la situación configuró “un punto de quiebre con el sector del radicalismo al que pertenece el intendente” que también había enojado a las otras dos restantes líneas internas de la UCR: MAR y NEO.
La visita presidencial de ayer  a Entre Ríos, se inició con el arribo a la base aérea de Paraná donde fue recibido por el gobernador, Gustavo Bordet; el intendente paranaense, Sergio Varisco, y el intendente de Santa Fe y presidente de la UCR nacional, José Corral.
 Al parecer la presencia de Corral fue lo que cayó mal al gobernador Lifschitz quien la habría tomado como un desaire a su persona.
Muy ofendido
Cuando se consultó en la Casa de Gobierno de Santa Fe si el mandatario santafesino se pronunciaría a raíz de la situación se respondió en el mediodía de ayer que “lo está decidiendo ahora en Rosario. No es oportuno por la emergencia salir a pelearse, pero está muy ofendido”  y, de su propia cosecha especulativa el funcionario acotó con suspicacia: “Si me preguntás, creo que se termina la relación con la UCR-UNL en pocos días”.
El maximalismo de esa lectura dejó la tensión en punto extremo. “De quiebre” como lo calificó la fuente. Mientras desde las cercanías de Corral y también desde la comitiva presidencial buscaron bajar el tono al entredicho.
Un funcionario que viajó con el Presidente  dijo que todo debe tratarse “de un malentendido. El gobernador Lifschitz no puede estar enojado con nosotros si ayer recibió (por el jueves) 25 millones de pesos” para hacer frente a la emergencia hídrica y acotó, con ironía: “Los que deberíamos estar enojados seríamos nosotros ya que a Lifschitz se lo recibió siempre, se lo distinguió, se lo escuchó y se le dio lo que pidió  mientras desde su partido (Antonio) Bonfatti no hace más que criticar al gobierno nacional y hasta creemos que conspira junto al kirchnerismo”.
“No puede ser para tanto, si la visita fue a Entre Ríos” buscaron desactivar el supuestamente bíblico enojo de Lifschitz desde la Municipalidad santafesina aunque no explicaron los tuits que para entonces subía en pleno viaje de helicóptero a la ciudad de La Paz, el propio Corral.
“Muy importante la presencia del Presidente. Atender la emergencia y reconstruir disminuyendo la vulnerabilidad. Visitó el litoral y comprometió obras para la ciudad de Santa Fe: desagües y 280 viviendas a cota segura. Es necesario poner todo en la emergencia y en la reconstrucción para que nuestros territorios sean menos vulnerables”, escribió desde su cuenta @josecorralSF en la que subió una foto en la que se lo ve en el helicóptero presidencial sentado detrás de Macri.
Ya de regreso a la capital santafesina, Corral explicó que fue invitado a la visita de un centro de evacuados en la ciudad de La Paz donde aprovechó para hablar con los ministros nacionales y el propio Presidente quien le prometió terminar los desagües que se construyen en la ciudad.
Al fin y al cabo, Macri hizo anuncios de obras para Santa Fe sin ningún funcionario provincial invitado. 
Jorge Sansó de la Madrid / UNO Medios

Comentarios