Policiales
Miércoles 17 de Febrero de 2016

B° Candioti: robaron a una familia y los dejaron a todos maniatados

Sucedió el martes, a las 15, en una casa en Las Heras al 3800. Ingresaron tres ladrones y maniataron a los integrantes de una familia. Robaron dinero en efectivo, joyas, tres notebooks, tres celulares, un mate, un termo y yerba

Este miércoles, Diario UNO de Santa Fe dialogó con Bruno Donadío, de 19 años, quien junto a su novia y a sus padres vivieron momentos de mortificación, cuando minutos después de las 15 del martes en la vivienda familiar de Las Heras al 3800, en el barrio Candioti de Santa Fe, quedaron a merced de tres osados delincuentes. 

La llegada de los ladrones
Bruno narró que el martes alrededor de las 15, estaba en su casa junto a sus padres Graciela y Gustavo, y su novia, cuando se vieron sorprendidos por el ingreso de tres delincuentes armados a su casa.
Gustavo Donadío, el dueño de casa, estaba trabajando sobre un diseño industrial dentro de su estudio profesional, ubicado en la planta alta de la vivienda, cuando uno de los delincuentes ingresó tranquilamente, le exhibió el arma de fuego y le dijo: “Perdiste”, anunciándole que ahora los amos y señores de toda la situación dentro de la vivienda eran solo ellos. 

Bien coordinados
Casi simultáneamente, otro de los tres ladrones ingresó a la habitación de Bruno, que estaba escuchando música con su novia, y le dijo a ambos –también con un arma en la mano– que no se pusieran nerviosos. 
Bruno admitió que cuando vio entrar al desconocido se imaginó que se trataba de un técnico que venía a arreglar uno de los aires acondicionados, pero cuando bajó la vista y lo vio con un arma en una mano, se dio cuenta de que las cosas eran bien distintas.
Finalmente, la esposa de Gustavo y madre de Bruno fue sorprendida por el tercero de los ladrones, que ingresó en la habitación mientras ella estaba descansando. Le hizo saber que se trataba de un robo, y que tanto su marido como su hijo y la novia de este estaban totalmente controlados. 

Perfil de los delincuentes
Los tres ladrones estaban armados, tranquilos, con la cara descubierta y tenían entre 30 y 40 años. Se mostraron completamente seguros de lo que estaban haciendo, al punto que les hicieron saber que ellos se valieron de llaves para ingresar a la vivienda. Lo que no saben las víctimas del robo es si ingresaron por el frente, por los laterales o por el patio interno.
Bruno, que no olvidó ningún detalle del suceso, dijo que a su padre lo llevaron y lo maniataron igual que a su esposa, y a ambos lo dejaron boca abajo en la cama matrimonial para tenerlos completamente neutralizados y tranquilos. Que a él y a su novia los sacaron de su habitación y los llevaron junto a sus padres. Uno de los delincuentes le sirvió un vaso con agua y le dijo que se mantuviera tranquilo.

Lo robado
Mientras todos estaban maniatados en la habitación, los ladrones se dedicaron a buscar dinero en efectivo en la vivienda hasta que lo encontraron, siendo que aún no se sabe la cantidad de dinero en efectivo que sustrajeron. Luego revolvieron y se llevaron todas las alhajas que hallaron a su paso; además de tres notebooks, tres teléfonos celulares y, como nota de color, también sustrajeron un mate, yerba y un termo de acero inoxidable completamente revestido en cuero. 

La policía demoró media hora
La odisea para los tres integrantes de la familia Donadío y para la novia de Bruno duró más de una hora y media, hasta que por fin lograron soltarse las ataduras. Luego tuvieron que abrir la habitación matrimonial, ya que la puerta quedó cerrada con llave. Cuando lograron salir, recién entonces pudieron llamar a la central 911 y denunciar el suceso a la policía.
Bruno dijo que los policías de la Comisaría 3ª de Santa Fe demoraron media hora en llegar a su casa. Cuando arribaron dialogaron con ellos y les pidieron que les narraran las circunstancias que tuvieron que atravesar a manos del trío de delincuentes. 
Luego, la jefatura de la UR I La Capital, Región III, envió al domicilio particular de los Donadío a los pesquisas de la agrupación de Unidades Especiales, quienes dialogaron con las víctimas y estos les narraron en detalle cada una de las mortificantes situaciones que tuvieron que sortear. 
Un punto en particular que fue estudiado por los policías de Investigaciones, fue cómo los ladrones accedieron a la vivienda, y luego cómo se movieron con la soltura de los conocedores de cada una de las dependencias del inmueble, y la habilidad que tuvieron para llevarle tranquilidad a sus víctimas, aun cuando estas supieron desde el principio que se trataba de un hecho delictivo.

Los peritajes criminalísticos
Fueron hechos en la noche del martes dentro de la vivienda en el barrio Candioti, por los agentes de la Policía Científica, que recorrieron las dependencias de la vivienda y ejecutaron los peritajes de rigor: huellas y rastros, planimétrico, fotografía, con una profunda inspección ocular de la vivienda.
La novedad sobre el ilícito cometido contra la familia Donadío fue informada al fiscal en turno del Ministerio Público de la Acusación. Hasta el cierre de esta edición, no había detenidos por el robo.

Juan Trento / jtrento@uno.com.ar

Comentarios