Ovación
Sábado 10 de Septiembre de 2016

Bajo cero

Unión y Aldosivi no se sacaron ventajas en Santa Fe al igualar ayer sin goles. El Tatengue, que terminó con 10 jugadores por la expulsión de Emanuel Britez y sumó cuatro de seis puntos posibles, llegó a su 12º partido sin derrotas. Por su parte, el Tiburón cosechó su primera unidad.

En el estadio 15 de Abril, Unión y Aldosivi de Mar del Plata terminaron 0-0, en un duelo carente de emociones y donde primó la pierna fuerte y los errores, en uno de los encuentros que le dio continuidad a la 2ª fecha de Primera División.
Uno de los saldos negativos es la expulsión del defensor Emanuel Britez, a los 23' de la etapa complementaria, para el Rojiblanco, que sumó cuatro puntos de los seis en juego. Positivo y que sirve pensando en el próximo choque ante Lanús (posiblemente el próximo sábado, a las 14).
Por su parte, el Tiburón será local ante Banfield, donde ambos elencos deberán sumar para escaparle al temido promedio del descenso.
Cada vez que el equipo que conduce técnicamente Leonardo Carol Madelón juega en condición de local la premisa siempre es la misma, es decir realizar una presión alta para provocar el error del equipo rival en la salida y el juego. Ayer ante el conjunto marplatense fue efectivo en los primeros 10 minutos del partido.
En ese lapso del juego tomó especial relevancia el volante Martín Rolle, quien se destacó como generador de fútbol. Sin embargo, a medida que pasaron los minutos, los orientados por Fernando Quiroz (exentrenador del Tate) fueron saliendo del asedio del arranque. El Tiburón adelantó sus líneas y desde los 15 minutos se observó un encuentro trabado en el mediocampo, sin un equipo que se distinga como dominador del trámite.
Otro punto que marcó la paridad que hubo en la cancha fue la ausencia de opciones claras de gol en cualquiera de los dos arcos. Fueron solo remates aislados y de media distancia, ya sea sobre la valla de Matías Vega como la de Nereo Fernández. Esto desembocó en que por momentos fuera un encuentro de un bajo vuelo futbolístico. Y, además, otro aspecto que evidenció la falta de claridad en el juego colectivo de los tatengues fue que recién a los 30 minutos generó la primera jugada colectiva en la calurosa tarde santafesina y se dio justamente cuando se asociaron Rolle y Diego Villar, para que Mauro Pittón se fuera recto al arco contrario hasta que el central Alegre lo cortó. Falta y tiro libre que no aprovechó el chaqueño Nelson Acevedo porque su remate se fue cerca pero desviado al fin.
En el tramo final de la primera etapa, el dueño de casa presionó nuevamente y con dos jugadores que cuando aparecen son claves, como los son Pipa Villar y Rolle. Este último a los 39 minutos tuvo la chance más óptima de la tarde y a pesar que su tiro fue suave, alcanzó para poner en apuros al golero Matías Vega, que debió estirarse para desviar la pelota al tiro de esquina.
De esta manera se fueron los primeros 45 minutos entre los santafesinos y los marplatense, en donde en líneas generales fueron parejos y aunque siempre fue el local quien intentó apoderarse del trámite, a ese objetivo solamente lo logró con altibajos. Empate 0-0 y a los vestuarios.

La parte final
El arranque del complemento tuvo a los mismos protagonistas, con lo cual el juego se llevó a cabo de idéntica manera. Los dos fueron una constante en el mediocampo, siendo incluso muy imprecisos a la hora de dar el último pase.
Viendo que Unión no le encontraba la vuelta, Leonardo Madelón movió el banco y colocó a Guido Vadalá por Diego Villar, buscando romper la defensa visitante, ya que la irregularidad colectiva en la generación de juego fue evidente del medio hacia adelante. Lógicamente que esto dejó marcado el rendimiento chato por parte de los locales, aunque Aldosivi tampoco hizo méritos como para complicar a los Rojiblancos.
La tarde siguió siendo desfavorable para los locales, porque Emanuel Britez vio la roja a los 23 minutos después de ir con los pies hacia adelante sobre Joel Acosta, decisión incuestionable por parte del siempre irregular árbitro Federico Beligoy.
Con un hombre menos, el técnico acomodó la defensa corriendo a Mauro Pittón al lateral derecho e ingresando Martín Rivero por Rolle. A pesar de tener un hombre más, el Tiburón no supo cómo aprovechar esa diferencia dentro del campo y Unión se cerró bien para no darle espacios. Tampoco es que regaló el trámite del cotejo, ya que intentó buscar el desequilibrio en la red contraria, pero siguió siendo una formación sin profundidad y sin generar alguna opción clara de gol. Incluso la única fue un cabezazo para la visita, y de pelota parada, a los 45' por parte de Acosta. Luego de eso, nada de nada.
De esta manera pasó la 2ª fecha para Unión en su casa y en un partido mal jugado. Quizás no pasa demasiados sobresaltos, pero está claro que no logra generar todo lo que muestra en el arco rival. Tema de trabajo constante en las próximas semanas, ya que esta historia recién comienza.



Comentarios