region
Sábado 15 de Agosto de 2015

Bajó el agua, se aplacaron los ánimos y comienza el arduo retorno a las casas

El descenso de la masa hídrica calmó ayer los ánimos en la mayoría de las viviendas de Sanford ya no tenían desbordes, gracias al sistema de bombeo.

El descenso de la masa hídrica calmó ayer los ánimos en la castigada población de Sanford después de tres largos días de angustia, desesperación e impotencia. Aunque aún quedaban calles anegadas, la mayoría de las viviendas ya no tenían agua en su interior gracias al sistema de bombeo y las tareas que se realizaron para facilitar el drenaje y aliviar la crítica situación que afectó a más del 50 por ciento del casco urbano. De todos modos, y aunque había más tranquilidad, aún generaba preocupación la cantidad de agua que podía llegar desde los campos.

   “Hoy estamos más tranquilos porque ya pasamos lo peor”, dijo a La Capital uno de los tantos vecinos que se mostró optimista aunque sin ignorar que recién se superó el primer escollo y que ahora vendrá la etapa de limpieza del pueblo y reacondicionamiento de la infraestructura urbana cuyos cuantiosos daños aún no fueron determinados. Y a ello se suman las pérdidas sufridas por damnificados que comienzan a volver a sus hogares y se encuentran con un desolador panorama que entristece hasta las lágrimas.

   El jefe comunal de Sanford, Julián Gironelli, indicó que “la situación mejoró notablemente y, de no mediar inconvenientes, estará normalizada en las próximas horas”, para luego destacar “el trabajo mancomunado que se llevó adelante en la emergencia” y agradecer la solidaridad recibida.

   Los momentos de tensión que se vivieron el jueves cuando la inesperada crecida de las aguas sorprendió al poblado contrastó con el clima de tranquilidad de ayer generado por el marcado descenso de los excesos hídricos, aunque aún continuaba siendo preocupante la situación en un sector de la barrera de defensa perimetral cuyo nivel estaba al límite.

Bombeo. El sistema de bombeo, sumado a otras acciones, permitieron desagotar gran parte del casco urbano sanforense sin perjudicar a la vecina localidad de Casilda donde se temía por la posibilidad de que tal acción provocase el desborde del Canal Candelaria cuyo cauce cruza la ciudad, lo cual no sucedió.

   “Las condiciones mejoraron y entre hoy (por ayer) y este sábado seguramente la situación estará solucionada”, dijo el director de Defensa Civil de la provincia, Marcos Escajadillo, tras recorrer la zona afectada. Y sobre las controversias que desató en la región la crítica coyuntura hídrica sostuvo que "lo positivo fue que terminó primando el trabajo conjunto sin que nadie se viera perjudicado".

En tanto el Ministro de Aguas, Antonio Ciancio, garantizó a los pobladores de Sanford la puesta en marcha de tareas para reforzar el terraplén de contención que días atrás desbordó e inundó medio pueblo además de la limpieza del canal perimetral. Asimismo anunció trabajos similares en los canales Candelaria, de Casilda, y la Buena Moza, en Chabás.

Se trata de un plan para prevenir en lo inmediato situaciones críticas como las registradas, aunque ya se está trabajando en un proyecto para la ejecución de obras de infraestructura que resuelvan íntegramente la problemática hídrica en la región.

El trabajo está siendo realizado por especialistas de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) y una vez culminado —el plazo es de seis meses— será puesto a consideración de las localidades.

Así lo confirmó ayer en Sanford a este medio el director de Drenaje y Retenciones, Alberto Mitri, quien resaltó la importancia de las obras que se prevén encarar tanto en el corto como el mediano plazo.

En tal sentido, Gironelli dijo que "exigiremos que se haga todo lo que hace falta para evitar que se produzcan más situaciones de emergencia como la que tuvimos que soportar en Sanford".

Acciones sanitarias. El operativo desarrollado en Sanford también comprendió acciones sanitarias para prevenir el contagio de enfermedades vinculadas con las inundaciones, cuya profilaxis fue destinada al personal afectado a las tareas de emergencia como a los vecinos en riesgo. Las tareas fueron monitoreadas ayer por el ministro de Salud, Mario Drisun, y su equipo de trabajo. "Hasta el momento sólo detectamos unos pocos casos de patologías respiratorias y gastroenteritis que es lo esperado en esta etapa", indicaron desde el puesto de campaña ubicado en la zona ferroviaria.

La solidaridad que despertó la situación de Sanford se tradujo en donaciones de alimentos no perecederos, ropas y artículos de limpieza, entre otros víveres que fueron llegando de distintos puntos del territorio santafesino y otras provincias del país. "Esto fue la gran prueba de fuego", dijo el presidente de la Asociación de Bomberos Voluntarios de Sanford, Marcelo Cogliatti, al referirse a la destacada actuación que cumplió el cuartel local que tiene menos de dos años de existencia y nunca antes había experimentado una situación de este tipo, que derivó en el acompañamiento de distintas dotaciones de la región.

Comentarios