Santa Fe
Sábado 12 de Noviembre de 2016

Barrios Seguros da sus primeros pasos en Alto Verde con la Prefectura

"La intervención de la fuerza forma parte de un plan integral", aseguran desde Nación. Es la segunda experiencia en desarrollo. El objetivo: poder sostener en el tiempo los cambios que se intentan introducir

"Ver casi militarizado el barrio es fuerte, es una situación que uno no estaba acostumbrado", afirmó a Diario UNO Hugo Cabrera, vecinalista y referente social de Alto Verde. En el marco del programa Barrios Seguros, impulsado por el gobierno nacional, Prefectura recorre las calles del distrito costero, estigmatizado durante muchos años por los altos índices de violencia y homicidios.
El programa se aplica en el marco del acuerdo al que llegaron Nación y Provincia para acciones en conjunto de seguridad en el territorio santafesino.
A diferencia de iniciativas anteriores, el objetivo del programa impulsado por el Ministerio de Seguridad de la Nación que conduce Patricia Bullrich es el de promover una mayor participación ciudadana y generar espacios de contención social, además de abordar temáticas vinculadas a la prevención de distintos tipos de delitos. En ese lugar, la provincia lleva adelante el Plan Abre, que tiene entre sus metas brindar Luz y Agua Segura, además de la pavimentación del acceso principal al barrio, como así también el de su calle principal. Ahora, Nación se compromete también, luego de realizar un diagnóstico en el lugar, a realizar las gestiones para continuar mejorando la calidad de vida de los vecinos.
La Policía Comunitaria de Santa Fe se desempeña en la zona desde abril de 2015. Ahora, la presencia de Prefectura profundiza el trabajo de proximidad y acercamiento con los vecinos de Alto Verde, quienes reconocen que los índices de violencia han disminuido.
"Es una medida para la prevención", dice Cabrera, pero al mismo tiempo advierte que el principal reto está en la posibilidad de crear "nuevas oportunidades" en quienes viven en el lugar para que efectivamente exista un cambio radical.
Justamente, ese es el principal desafío que presenta el programa Barrios Seguros. Está relacionado a poder sostener en el tiempo los cambios que pueden introducir momentáneamente la presencia de una fuerza de seguridad, ya sea provincial o nacional.
En diálogo con Diario UNO, la subsecretaria de Participación Ciudadana del Ministerio de Seguridad Nacional, Elizabeth Camaño, expresó: "El programa plantea un abordaje integral. Se toman en cuenta factores que están relacionados con cuestiones de prevención ambiental, prevención situacional y prevención social. La idea del programa es ser punta de lanza en aquellos lugares donde la violencia y el crimen organizado imposibilita el desarrollo de diferentes áreas del Estado para que la gente pueda llevar adelante sus actividades con normalidad y ejercer sus derechos". Consultada sobre los primeros pasos de la iniciativa en Alto Verde, la funcionaria señaló: "Desde que Prefectura se desplegó en el territorio, de manera inmediata vimos un recibimiento muy bueno de parte de los vecinos y de las organizaciones intermedias". En este sentido, Camaño insistió en que el trabajo "articulado"entre los gobiernos municipal, provincial y nacional es fundamental para obtener buenos resultados. "La Dirección Nacional de Prevención y Participación Comunitaria trabaja con psicólogos y asistentes sociales en el territorio. Participan de los programas de integración con los que ya cuenta el barrio y se suman nuevas actividades. El objetivo es generar una relación con el resto de los ministerios nacionales, y los gobiernos provinciales y municipales", indicó.
Para Eugenio Burzaco, secretario de Seguridad Nacional, Barrios Seguros tiene como meta "desarticular bandas del crimen organizado". Además, hizo referencia al trabajo preventivo y social del programa y comentó: "Tiene otra arista fundamental, que es la de la prevención, la del trabajo social para atender las necesidades primarias; que van desde asistir partos a atender a una abuela con problemas. Es estar cerca del ciudadano, de la enorme mayoría de personas que quieren trabajar y vivir dignamente. Se trata entonces de cumplir la función primaria de seguridad en una zona de conflicto, pero simultáneamente una función de contención, acercamiento y proximidad".
Oficiales de Prefectura Naval ya custodian las calles de Alto Verde. "Se realiza una intervención en el territorio con personal que está capacitado para trabajar en formato de proximidad con los ciudadanos. Trabajan recorriendo el barrio", explicó Camaño. En el distrito costero se colocaron tres destacamentos en diferentes zonas para que los oficiales planifiquen y organicen el patrullaje. Hugo Cabrera, vicepresidente de la vecinal, describió cómo se encuentra actualmente el barrio y manifestó: "Ya veníamos contando con la Policía Comunitaria e Infantería. Eso provocó que los niveles de violencia bajaran considerablemente. El barrio está más tranquilo y se está transformando".
Ahora, la preocupación de los vecinos pasa por saber de qué forma se van a articular los trabajos entre las diferentes fuerzas que se encuentran trabajando en el lugar para no concentrar esfuerzos en algunas zonas y que otras queden desprotegidas. En el mismo sentido que la funcionaria nacional, Cabrera reconoce que el desafío más importante será aquel que se presente más adelante y dijo: "Esta es una medida para la prevención pero ahora viene el otro trabajo, que no solamente incluye a las fuerzas policiales. Se trata de crear oportunidades de trabajo, de que los chicos y los jóvenes puedan encontrar una salida".
Por último, el referente social destacó la predisposición de los funcionarios para trabajar en un barrio que carga con el estereotipo de ser violento y peligroso, pero pidió a la sociedad que comience a mirar la otra cara del barrio. "En Alto Verde siempre trasciende lo malo, pero hay mucha gente que quiere transformar el barrio. Hay jóvenes con ganas de crecer; hay profesionales que son muy buenos. Queremos que la gente también conozca la otra cara de Alto Verde", finalizó.

Comentarios