Santa Fe
Sábado 30 de Julio de 2016

Belén Di Martino, la santafesina que decidió dejar todo por el circo

Tiene 21 años, es bailarina de danza jazz y audicionó para sumarse al staff de bailarines del Servián. Sus expectativas de cara a la futura gira que el show proyecta comenzar en unos días.

En la concepción moderna de lo que se da por llamar "nuevo circo", el público encuentra distintos artistas sobre escena: trapecistas, malabaristas, payasos, equilibristas y también bailarines. Estos últimos, en general, acompañan los diferentes cuadros del espectáculo logrando enaltecerlo con su perfeccionismo y delicadeza en las formas de ejecución.
En ese contexto resulta obvio imaginar que para cualquier artista que se dedique a este rubro es muy importante lograr una participación en un show de estas características, tal como lo manifiesta la santafesina Belén Di Martino (21), quien hace poco más de un mes dejó todo para incorporarse al staff de Enciende tus Sueños, el show de magia, acrobacia, música y misterio del Circo Servián, que desde mayo se está presentando en el predio del Puerto de Santa Fe.
En diálogo con Diario UNO, la oriunda de barrio El Pozo relató cómo logró ganarse ese lugar y cuáles son sus expectativas de cara a la futura gira que el renombrado espectáculo proyecta encarar en unos días cuando se despida de su paso por la ciudad.
"Estoy viviendo algo mágico que nunca pensé que me podía suceder", afirmó la joven, quien detalló que desde hace años se dedica a la docencia de la danza jazz y en consecuencia siempre vio "muy lejana la posibilidad de incorporarse a una academia".
—¿Cómo llegaste a audicionar en el Servián?
—En la actualidad yo estaba dando clases de danza jazz en cinco espacios distintos y en diversas versiones vinculadas a lo que es la nueva escuela –street jazz (fusión de urbano y jazz), femme style y mucho lo que es lírico jazz, que es una fusión de neoclásico, contemporáneo y jazz– y es justamente en ese marco que me vinculé por internet con uno de los integrantes del circo que me consultó para venir con un grupo de compañeros de trabajo a tomar unas clases conmigo. Luego, ellos mismos me invitan a dar una clase en la carpa y ahí es cuando conozco a los directivos, que me invitaron a hacer una prueba, la cual por suerte pasé con éxito, lo que implicó que me sume al equipo a los pocos días.
—¿Y qué significa para vos esta participación?
—La primera vez que fui a ver el circo sentí que era un lugar mágico, y ahora que soy parte no lo puedo creer. Siento que es una oportunidad increíble y la pienso aprovechar al máximo.
En ese contexto, la bailarina comentó que vive cada jornada con mucha adrenalina y nervios, respaldada en todo sentido por todo el equipo de trabajo del Servián, su familia, novio, amigos y todo el público que cada noche disfruta el show.
"En mi rol de docente de danza jazz siempre hice participaciones delante de ese público específico, por tanto lo que palpito cada día en el circo lo vivo con mucha ansiedad y alegría", aseguró la santafesina, quien comentó que actualmente está entrenando unas cuatro horas por día, más los ensayos y las funciones.
—¿Y en qué se basa el entrenamiento de una bailarina de circo?
—Más allá de lo que implica el baile en sí, es ideal trabajar la fuerza, el entrenamiento en barra y también en acrobacia aérea. Asimismo, es importantísimo ocuparse de tener una alimentación balanceada, respetando todas las comidas del día, y las horas de descanso adecuadas. Además ya estoy pensando en incorporar nuevas clases, porque los directivos del circo nos dicen siempre que no nos quedemos y que sigamos para adelante en lo que hace a la perfección.
En esa línea, consultada respecto de lo que implicó para ella compartir escenario con un grande de la danza como es Flavio Mendoza (estuvo participando del circo durante las vacaciones de julio), la joven remarcó que "aprendió mucho" del artista, del cual rescató su trato. "Fue muy cálido siempre con todos nosotros, cada vez que se acercó a los camarines era uno más y también fue muy gentil con sus enseñanzas abajo y arriba del escenario", destacó.

Su perfil
A pesar de su corta edad, Belén Di Martino tiene una vasta formación en la danza. Comenzó a practicarla a los ocho en la vecinal de su barrio –de la mano de la profesora Miriam Cabrera–; a los trece ya comenzó a competir en distintos certámenes. A los 15, por su parte, inició el profesorado de danza jazz en el Centro Cultural Provincial, y a los 18, luego de egresar, ya estaba dando clases.
En forma paralela a ello, la joven realizó distintos cursos de perfeccionamiento en diferentes ramas del arte de la danza, en general en la ciudad de Buenos Aires y también otras provincias. Siempre apuntalada por quien ella considera su referente, Betina Amicone.
"Para mí la danza es mi vida y mi pasión, siempre le dediqué todo de mí para crecer y de hecho una de mis metas era viajar y abrir mis horizontes en este mundo. Por lo tanto estoy viviendo esta opción del circo con muchas expectativas, consciente de que me espera mucho sacrificio por delante, pero también convencida de que es lo que quiero y amo hacer", concluyó la santafesina.

Comentarios