informacion_general
Jueves 30 de Julio de 2015

Besame mucho: las razones científicas

Si necesitabas excusas, te presentamos 6 buenas razones científicas para que beses más.
Besar disminuye la presión arterial
Si bien no todos los besos van a ser siempre buenos y realmente apasionados, la mayoría consiguen que tu corazón bombee más fuerte. Pero también, hace que tu presión arterial disminuya. La combinación de ambos puntos hace que te sientas mucho más relajada. Pero, ¿cómo puede ser que la presión arterial baje pero el corazón lata más rápido? Besarse da un subidón de adrenalina que permite que las venas se expandan, por lo que más sangre fluye por ellas, y poco a poco la presión se ha estabilizando.  
Disminuye el dolor físico
Lo que te comentamos en el punto anterior tiene relación con este: cuando sentimos dolor, los besos lo alivian. Por ejemplo, durante las menstruaciones, el dolor surge de unos vasos sanguíneos constreñidos; por eso, aunque el humor no sea el mejor, besa más a tu chico durante esos días. El mismo principio funciona para los dolores de cabeza, que suelen darse por la misma causa.  
Libera hormonas de la felicidad
Besarse mejora tu humor, y eso es algo que tú –y todos– notan. Esto se debe a que este acto de amor permite que tu cerebro libere varias hormonas de la felicidad: serotonina, dopamina y oxitocina. La serotonina te pone de buen humor, mientras que la dopamina ayuda al cerebro a procesar el placer, el dolor y las emociones; por último, la oxitocina brinda sentimientos de afecto y acercamiento.  
Mejora la salud bucal
Sin duda alguna, besarse no es la única medida que hay que tomar para una correcta higiene dental, pero ayuda. La saliva, que es necesaria para eliminar la placa, se genera en mayores cantidades cuando nos besamos. De esta forma, evitamos caries, gingivitis y otros problemas dentales.  
Mejora tu piel
Por un lado, besarse mejora el funcionamiento de la glándula pituitaria, de forma que tu piel se verá más radiante y con menos imperfecciones. Además, si te besas habitualmente, las venas de tu rostro tendrán un mayor flujo sanguíneo, lo que mejorará también la calidad de tu piel. Por último, la ansiedad suele generar un montón de imperfecciones en la piel, y besarse, como ya dijimos mejora nuestro estado de ánimo y libera nuestras tensiones. Por si fuera poco, besarse mejora la tonicidad muscular del rostro; especialmente la zona de la mandíbula. De esta forma, impedirás la flacidez.  
Quema calorías
No pienses que es como una sesión en el gimnasio, pero lo cierto es que besarse quema calorías: unas 11 por cada media hora de besos apasionados.  
Fuente: Hoy Verde

Comentarios