Policiales
Jueves 01 de Diciembre de 2016

"Beto" Basimiani fue procesado por comercializar droga desde la cárcel

Nueva causa. El Juzgado Federal Nº 2 de Santa Fe lo inculpó tras detectar que el productor de cumbia manejaba desde el penal de Coronda la venta de estupefacientes a través de su pareja

A un año de haber sido condenado por el Tribunal Oral Federal Santa Fe por una causa de narcotráfico, Raúl Narciso "Beto" Basimiani, el productor de cumbia santafesina, fue nuevamente procesado por el juez federal Francisco Miño, tras haber sido vinculado como quien manejaba la venta de drogas desde el penal de la ciudad de Coronda. A su vez, también fue procesada su pareja, Angélica G.
La orden judicial impuesta por Miño se dio el martes de la semana pasada y fue a pedido del fiscal federal, Claudio Kishimoto, quien investigó, a través de escuchas telefónicas cómo Basimiani se comunicaba desde la cárcel con su par y desde allí daba órdenes para ejecutar la venta de drogas en varios puntos de la capital provincial.

Delito agravado por menores
Lo que detectó la Fiscalía es que Basimiani se comunicaba con dos hijas de la pareja –de nueve y 13 años– y les indicaba cómo encargarse de la venta de estupefacientes. "Ellas eran quienes comercializaban", indicó a Diario UNO, el fiscal Kishimoto. "Al modo él se lo iba transfiriendo telefónicamente. Qué tenían que hacer y cómo tenían que observar si había algún agente de prevención de drogas", detalló.

Embed

La trama fue desbaratada el pasado 20 de octubre cuando un grupo de efectivos de la Delegación Rosario de la División Antidrogas de la Policía Federal allanó la celda de Basimiani –y también dos propiedades de Santa Fe– en el marco de la "Operación Gringo", en relación a Mario Sebastián "El Gringo" Visconti, un viejo barrabrava de Central que lideraba una banda narco y que terminó asesinado el pasado 31 de mayo en Ibarlucea, una comuna a 12 kilómetros de Rosario.

Embed

Cuando los federales inspeccionaron la celda donde se alojaba el "Beto", encontraron solo el chip del teléfono celular. "Estaba dentro de un saco que él tenía", explicó Kishimoto.
Según la pesquisa, Basimiani no solo se comunicaba con sus familiares y distribuía estupefacientes en la capital provincial, sino también en Rosario ya que proveía de marihuana a la banda del "El Gringo" Visconti en Rosario, quien distribuía en la zona noreste de aquella localidad.

Embed

Una parte a la Justicia ordinaria
A raíz de las escuchas la Justicia Federal remitió un expediente a la Justicia provincial para que investigue ciertas conductas de Basimiani con las hijas de su pareja ya que en las escuchas quedó evidenciada una presunta actitud "depravada" del imputado con las menores involucradas. "Las transcripciones eran espeluznantes", afirmó el fiscal en relación a los diálogos que mantenía el imputado.

Embed

Tres años atrás
El productor de espectáculos de cumbia cayó preso el 7 de noviembre del 2013 tras ser sindicado como quien continuó "el negocio" que dejó Daniel "Tuerto" Mendoza –condenado en el juicio al exjefe de la Policía Hugo Tognoli–, quien fue detenido el 12 de julio del 2012 en su quinta de Los Jazmines y Las Encinas de la localidad de Colastiné Norte tras haber sido encontrado con 15 kilos de cocaína y seis botellas con precursores químicos.
A raíz de ello, Basimiani fue procesado y quedó detenido con prisión preventiva. El pasado 20 de noviembre, la defensa acordó con la Fiscalía General del TOF una pena de seis años de prisión efectiva para él –y tres personas más– tras declararse como autor del delito de comercio de estupefacientes en relación a las actividades ilícitas desarrolladas en los kioscos "El Puente" y "El Tatengue" ubicados en Aristóbulo del Valle 5500 y 5100 y también en dos bocas de expendio situadas en Mitre al 7900 y Belgrano 4600 de la capital provincial.
Un año después, el productor de cumbia volvió a caer por el mismo delito, pero esta vez, agravado por haber menores involucrados.

abigado narcocumbia pereyra Archivo UNO.jpg
Irá a la Cámara. Pereyra presentó el recurso de apelación.
Irá a la Cámara. Pereyra presentó el recurso de apelación.

A cargo de los dos imputados, la defensa apeló

Tras ser notificado del procesamiento de Basimiani y su pareja, el abogado, Néstor Pereyra, sostuvo a UNO que apeló la medida judicial ordenada por el juez Francisco Miño. Según el letrado, su defendido negó todo lo que le imputó el fiscal Kishimoto en la indagatoria tomada luego del allanamiento efectuado en el penal de Coronda.
“Dijo que él está totalmente ajeno a cualquier tipo de comercio o actividad ilícita que podría haber realizado eventualmente su pareja”, explicó Pereyra ante la consulta de lo que dijo ante el juez Miño.
“En el allanamiento a su celda no se le secuestra ningún teléfono, sino un chip. Los elementos son muy escuetos y escasos”, agregó el defensor.
Sobre la investigación llevada a cabo por la Justicia Federal, Pereyra, señaló, a juicio propio, que “es muy poco probable” que su defendido puede haber tenido la disponibilidad y la dirección de algunas actividades ilícitas que pudieron haber realizado otras personas. “No surge con claridad que esto haya ocurrido”, opinó.
Por esta serie de planteos, Pereyra confirmó que apeló el fallo judicial del Juzgado Federal Nº 2 y será la misma Cámara de Apelaciones de la ciudad Rosario la que decida si deja firme el procesamiento o si hace lugar al pedido de la defensa.
En tanto, se refirió a la pareja de Basimiani, la cual fue detenida tras los allanamientos pero luego obtuvo el beneficio de arresto domiciliario ya que la misma tiene cinco hijos y varios son menores de edad. “Está con arresto domiciliario. Esa detención la realiza en su domicilio con el correspondiente monitoreo por parte de las autoridades judiciales y las respectivas fuerzas de seguridad”, aclaró.

Lo acompaña
Pereyra fue quien selló el acuerdo abreviado el pasado 20 de noviembre de 2015 en el Tribunal Oral Federal de Santa Fe, que condenó a Basimiani a la pena de seis años de prisión efectiva.

Comentarios