Ovación
Jueves 07 de Septiembre de 2017

Borghi: "Sampaoli es mala gente"

El exDT de la Selección de Chile atacó con dureza al actual entrenador del combinado nacional. "Vino a Argentina a vender humo"; enfatizó

Pasó el tiempo y la herida sigue abierta. Claudio Bichi Borghi se fue dolido de la Selección de Chile y por el accionar de Jorge Sampaoli, quien ocupó el cargo a los pocos días. El ex Argentinos Juniors considera que el actual entrenador de la Selección "operó" a sus espaldas con los dirigentes de la ANFP (Asociación Nacional de Fútbol Profesional) para reemplazarlo.

En diálogo con Radio Mitre, el Bichi dejó en claro su pensamiento hacia Sampaoli; aunque aclaró que lo valora como colega. "Tengo dos opiniones de sampaoli. No es buena gente, no llega a los lugares de forma adecuada. Usa mañanas para trepar. Pero es muy buen entrenador, en Chile tuvo buenos resultados".

El actual estratega del combinado nacional, en su paso por el país vecino, dejó una huella en la Universidad de Chile, al conseguir tres torneos locales y una Copa Sudamericana. Además, al frente de la Roja ganó la Copa América de 2015.

"En un país donde se venden muchas cosas, él vino a vender humo. Eso me llama la atención, cautivó a mucha gente con tres drones y cuatro cámaras", disparó con dureza. Y luego, agregó: "Es un buen entrenador, no me gusta como persona. El problema es que quiere justificar su llegada con cosas que no hace el resto. La tecnología es un progreso, pero llenar de cámaras o drones no es necesario. El jugador entiende rápido cuando se le marcan los errores".

Al momento de analizar lo acontecido ante Uruguay y Venezuela, Borghi sostuvo que "el equipo no tiene pausa, juega más a lo que pueden hacer sus individualidades y no en equipo. Es complicado jugar así".

"Jugar con tres en el fondo no es revolucionario, ya lo hizo Bilardo en el '86. Para tener una línea de tres tenés que tener un buen mediocampo. La línea de tres requiere muchísimo trabajo", explicó. Y luego, agregó: "Lo que me preocupa es que los jugadores pierdan la confianza en el entrenador y que cada uno empiece a jugar a lo que quiere y no a lo que pide el entrenador".