Economía
Lunes 08 de Febrero de 2016

Buryaile aseguró que "bajó sustancialmente" el precio de la carne, pero que el asado debería costar 90 pesos

El ministro de Agroindustria dijo que “no se consume costilla y los comerciantes van a tener que empezar a congelar la costilla” porque “si la gente analiza los precios va a dejar de consumir si está cara".

El ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, aseguró hoy que el precio de la carne “ha bajado  sustancialmente”, pero no lo suficiente, ya que calculó que el asado  tendría que costar 90 pesos el kilo en los comercios.

Buryaile apuntó que el asado “llegó a estar a 140, 150 y 160 pesos” en algunos comercios, aunque indicó que “hoy uno ve y constata que el precio ”ha bajado respecto a eso en alrededor de un 20  por ciento“ y se vende a ”110, 105 pesos“. No obstante, el ministro señaló por radio La Red que “a nuestro entender todavía sigue siendo alto porque el precio de salida de industria de la costilla es de 65 pesos”.

Buryaile atribuyó el actual descenso del precio a que “no se consume costilla y entonces (los comerciantes) van a tener que  empezar a congelar la costilla” porque sostuvo que “la lógica es que si la gente se comporta, analiza los precios” y va a dejar de consumir si está cara. El ministro calculó que el kilo de asado tendría que costar “90 pesos”, precio que dijo que da “un margen lógico a los 65 que  tiene la salida de fábrica”.

Para controlar la especulación, Buryaile estimó que va a ser eficaz la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia que el presidente Mauricio Macri anunció que va a volver a funcionar “para  tomar medidas”. “Yo creo que lo que hay que hacer es transparentar la comercialización, transparentar los precios, pero no a lo patotero”,  porque “cuando una sociedad está informada es una sociedad que puede  tomar decisiones”, destacó para diferenciarse de la anterior gestión  en la área del kirchnerismo. Buryaile admitió que la Comisión “quizás debió haberse constituido antes”, pero confió que cuando funcione “va a empezar a  ponerle coto a un margen de especulación muy alto”.

El ministro descartó que la suba que tuvo la carne en los últimos meses haya sido por una mayor exportación del producto como  señalan algunos analistas. Por el contrario, Buryaile afirmó que “la política ganadera durante los últimos 10 años” produjo “un exterminio del rodeo  argentino” y explicó que de 60 millones de cabezas que tenía el país  “bajamos a 48 y ahora estamos alrededor de 50. Materialmente no  tenemos animales para exportar”.

Si bien dijo que la posibilidad de que la Argentina vuelva a exportar “es real”, advirtió que eso “va llevar un tiempo”, pero calculó que en 2017 se exportará “alrededor de 300 mil toneladas  cuando en realidad se exportaba normalmente alrededor de 500, 600 y  se llegó a exportar 750 mil toneladas”. "Va a ser un proceso lento, pero de recuperación de los mercados internacionales", aseguró el ministro.

 

Comentarios