A un click
Sábado 23 de Julio de 2016

Buscan imprimir en 3D las huellas de un cadáver para desbloquear su teléfono

Se trata de un método experimental que estudia la policía del estado norteamericano de Michigan en colaboración con un laboratorio, en el marco de la investigación de un asesinato.

La Policía del estado norteamericano de Michigan estudia la posibilidad de imprimir en 3D las huellas digitales de personas muertas para desbloquear sus teléfonos, utilizando los sensores biométricos de los equipos, en casos en los que el acceso al móvil pueda contribuir a la investigación de crímenes, informó la prensa especializada.

El mes pasado, oficiales de la policía estatal se presentaron en el laboratorio de Anil Jain, un profesor de ciencias de la computación en la Universidad Estatal de Michigan (Michigan State University), para pedirle ayuda para desbloquear el teléfono de un hombre muerto, según informó el sitio estadounidense Fusion.

Jain trabaja en procesos de identificación biométrica, como programas de reconocimiento facial y escáners de huellas digitales.

En el marco de una investigación por un asesinato, los policías creían que el teléfono de la víctima podría contener pistas sobre el autor del crimen, según indicó una asistente del laboratorio que ahora colabora con el caso.

Los oficiales, que ya tenían escaneadas las huellas del hombre asesinado, le solicitaron al laboratorio que les imprimiera las huellas de los 10 dedos de la víctima.

Para que pudieran ser usadas, el laboratorio recubrió la impresión en una fina capa de partículas metálicas, ya que la mayoría de los lectores de huellas dactilares que tienen los teléfonos usan pequeñas cantidades de electricidad para leer las huellas. Es que la piel conduce la suficiente cantidad de electricidad que requieren los lectores biométricos, pero el plástico no.

Una fuente del laboratorio indicó a Fusión que el método es experimental -por lo que no saben si funcionará- y que aún no le devolvieron a la policía las huellas digitales impresas en 3D.

La privacidad de los teléfonos inteligentes en investigaciones criminales cobró resonancia a finales de 2015 con la contienda judicial entre Apple y el FBI, después de que la empresa californiana le negara el acceso al iPhone de uno de los protagonistas del tiroteo de San Bernardino, que estaba bloqueado con un código.

Comentarios