pais
Martes 07 de Abril de 2015

Cada 5 minutos una chica menor de 20 años es mamá en Argentina

Son más de 117 mil al año en la Argentina y representan el 15% del total de los nacimientos. La cifra aumentó 15% desde 2001. Afirman que el problema es consecuencia de la pobreza.

Cada día en Argentina nacen 321 bebés cuyas madres no llegan a los 20 años. Son 117.386 nacimientos al año, y representan el 15 por ciento del total de los que se producen en el país (754.603). Las cifras son oficiales, del Ministerio de Salud de la Nación. Para decirlo de otra manera: cada cinco minutos nace un bebé de una mamá menor de 20 años.
Al desagregar los números, surge un dato que debería provocar estupor: 3.261 de esos bebés que nacen son paridos por nenas de entre 10 y 14 años. Es decir, cada día hay nueve nenas que se convierten en mamás. Nenas que claramente no están preparadas ni física ni emocionalmente para la maternidad, y que además, como agravante, fueron abusadas.
La cifra del embarazo de niñas y adolescentes no sólo no mejora, como debería esperarse, sino que empeora. La estadística del año anterior hablaba de 313 bebés. Ahora son 321. De cada seis bebés que nacen en Argentina uno es de una mamá precoz ¿Por qué ocurre esto en el país? Hay varias cuestiones que se suman.
“Los embarazos adolescentes son una compleja problemática que tiene profundas raíces en la pobreza, la desigualdad entre géneros, la violencia y la falta de educación, temas en los que se está trabajando fuertemente en nuestro país. Estos factores, combinados, hacen que hoy casi el 70% de las provincias (16 de las 23) superen la tasa media de fecundidad adolescente tardía (15-19 años) del país (65,6 cada 1.000 nacimientos), y que la tasa de fecundidad adolescente temprana (10-14 años) sea de 1,8 cada 1000 nacidos vivos”, explica Sandra Vázquez, directora Ejecutiva de Casa FUSA, un centro médico de atención integral para la salud de adolescentes y jóvenes.
“Faltan programas de prevención y mejorar el acceso a los métodos anticonceptivos”, dice Enrique Berner, jefe del Servicio de Adolescencia del Hospital Argerich, y uno de los referentes de CASA FUSA.
 

Comentarios