santafe
Viernes 08 de Enero de 2016

Calles destruidas y obras a un ritmo lento, ponen de mal humor a los vecinos

Bº Santa Rosa de Lima. Otra vez se quejan por los grandes baches y la acumulación de agua. La Línea 18 volvió a amenazar con interrumpir el servicio “si no tapan los pozos”

Las mismas postales se repiten en Santa Rosa de Lima. Varios vecinos del barrio se comunicaron con Diario UNO para denunciar el mal estado de las calles, un tema que no es novedad porque en distintas circunstancias se reflejó en la páginas del matutino el mismo reclamo. Aseguran que ahora a los viejos pedidos de reparación de baches se le suman obras que se pusieron en marcha hace meses y muchas de ellas están detenidas o se ejecutan con cierta lentitud y eso pone de mal humor a los habitantes de este sector del oeste de la ciudad.
Ingresando por Mendoza, los panoramas hacia el norte y el sur no son muy diferentes. A la derecha de esta calle el bache más conocido y que ocupó páginas de este diario está en la esquina de Tucumán y Aguado. Para reparar la carpeta asfáltica en este punto, los vecinos llegaron a hacer una colecta para tapar el pozo. Los meses pasaron y tanto el uso como el agua acumulada fueron letales para que otra vez esté en pésimas condiciones. 
Por este lugar pasa la Línea 18 y los choferes volvieron a advertir a los vecinos que si no se arreglan las calles modificarán otra vez el recorrido o dejarán de prestar el servicio como ya lo hicieron en otra ocasión. Ante este temor, los usuarios plantearon sus quejas y piden celeridad en los trabajos que están en marcha y una respuesta para los eternos reclamos en sitios específicos, sobre todo en las calles por donde pasa el colectivo.

Lugares puntuales
De Mendoza hacia sur, ingresando por Padre Quiroga se puede llegar hasta Pasaje San Vicente de Paul, solo una cuadra porque luego y hasta Luis y Nilda Silva hoy hay una gran laguna por la última lluvia. Se trata del sector frente a la Subcomisaría 2ª y también al costado de la plaza del barrio. Los vecinos de la cuadra se sientan en los bancos del espacio verde para contemplar el paisaje y los policías deben dejar los móviles a una cuadra y llegar caminando a la dependencia. Aseguran que esto está así desde hace varias semanas y se trata de una obra que “marcha lento”.
En el marco del Plan Abre que llevan adelante tanto la provincia como el municipio se realiza la pavimentación de calle Padre Quiroga. La misma se hace en dos etapas: la primera desde Jorge Luis Borges hasta Mendoza; y la segunda desde Mendoza hasta Corrientes. La obra consiste básicamente en la ejecución de pavimento de hormigón y desagües pluviales necesarios en calle Padre Quiroga comprendida dentro de las Vecinales Santa Rosa de Lima y 12 de Octubre.
“La mencionada arteria integra el circuito del transporte público de pasajeros, generando un recorrido seguro para este y el tránsito vehicular de los mencionados barrios en una cantidad de 14 cuadras, donde actualmente se encuentra una calzada pavimentada, en condiciones muy precarias”, así se refería el pliego para el llamado a licitación que realizó el municipio. 
Hoy están en marcha los dos frentes de trabajo. En la esquina de Tucumán y Padre Quiroga ayer las máquinas descansaban en la siesta santafesina luego de haber trabajado durante la mañana. Mientras que en la zona al sur de Mendoza, todo estaba estacando. Solo un gran cartel comunica lo que se pretende hacer en ese sector. Los vecinos consultados por Diario UNO en este último lugar, daban cuenta de la preocupación que existe por la lentitud con que se trabaja ya que el único ingreso hoy hacia el sur es calle Estrada y luego no se puede regresar para el norte ni por Aguado ni tampoco por Padre Quiroga, en estas dos calles hay obras en ejecución.
UNO de Santa Fe/Juan M. Baialardo​
Vivir en el lejano oeste 
Mirta vive sobre calle Tucumán, entre Padre Quiroga y Azopardo y manifestó a Diario UNO: “Hace más de diez años que las calles no tienen arreglos. Nosotros entendemos la idea de que primero se tienen que hacer los desagües, llegar con los servicios y después hacer el pavimento, pero no podemos vivir más así. Además estamos siempre con el miedo de que el 18 deje de pasar”. 
A pocas cuadras Cecilia y Ariel también se refirieron al tema e invitaron al fotógrafo del matutino a capturar la imagen exacta de cuando el colectivo de la Línea 18 hace malabares para poder cruzar Tucumán desde Aguado. “Ya estamos acostumbrados y conocemos el pozo como nadie”, dijo entre risas uno de los choferes y aseguró que “es una pena que el usuario tenga que pagar el costo de lo que los funcionarios se tienen que hacer cargo”. Luego Ariel agregó: “Fue una vergüenza que los vecinos tengamos que haber juntado plata para arreglar la calle. Lo hicimos y nunca vinieron. Ahora otra vez está hecho un desastre. Parece que vivimos en el lejano oeste”.

Comentarios