Ovación
Miércoles 15 de Julio de 2015

Cambió el vestido de 15 por un rifle

Fernanda Russo es la argentina más joven en colgarse una medalla panamericana. Conocé su historia.

A Fernanda Russo sus padres le dieron a elegir: o renovaban su equipo de tiro o celebraba su fiesta de 15 como el resto de sus amigas. Ella no dudó y prefirió el rifle al vestido. Meses después se va de Toronto convertida en la argentina más joven en colgarse una medalla panamericana.
Esta adolescente de 15 años se subió al segundo escalón de un podio inesperado en la prueba de 10m de rifle de aire y se quedó cerca del oro de la mexicana Goretti Zumaya.
El bronce fue para la cubana Eglys De la Cruz, que a sus 35 años ya ganó esta misma prueba en Santo Domingo-2003, mientras Fernanda aún no sabía leer.
Cuando tenía 10 años, el padre de esta joven que quiere ser ingeniera le llevó por primera vez a un club de tiro en La Rioja y, desde entonces, no ha bajado el arma. "Me encantó desde el principio, aunque me pareció medio raro porque había pocas mujeres tirando.
No sentí ningún miedo porque está todo muy controlado, hace más de 150 años que no hay accidentes en polígonos de tiro en Argentina", recuerda orgullosa. En un país donde no se puede tener un arma sin autorización, Fernanda está acostumbrada a las bromas de sus compañeros sobre su insólita habilidad para apretar el gatillo.
"Mis amigos al principio se asustaban porque no entendían este deporte, pero después se empezaron a enganchar, a buscar finales por internet y les gustó bastante", cuenta divertida a la AFP.
Al bajarse de su primer podio continental el lunes, en el celular le esperaban más de 120 mensajes de felicitación, y decenas de menciones en las redes sociales.
La benjamina de la delegación argentina en Toronto, la misma que sintió escalofríos al desfilar en la ceremonia inaugural entre atletas que ya ganaban medallas antes de que ella naciera, había conseguido una plata fuera de los planes y un lugar en la historia: ningún deportista argentino a su edad se había subido a un podio panamericano.
Con los Juegos de Rio a tiro
Fernanda, que tuvo que pedir permiso en la escuela para competir en Toronto, se dio cuenta de que su vida iba a ser diferente a la de sus compañeros de liceo en enero del año pasado. Fue entonces cuando le surgió la primera oportunidad de atravesar el mundo con su rifle bajo el brazo para competir en Europa y, más tarde, en los Juegos de la Juventud en China.
Pero en casa no salían las cuentas. "Tenía que cambiar mi equipo, eran gastos grandes y mi mamá me dio a elegir entre las competiciones o mi fiesta de 15 porque todo no se podía. Yo le dije que quería tirar", relata con esa voz viva de quien aún no suma dos décadas.
La joven riojana dio de nuevo en la diana y regresó de China con una plata, aunque ni soñaba con repetir un podio menos de un año después, y menos como la segunda mejor tiradora de América con rifle de aire en 10m.
"Llegué a Toronto con el objetivo de pasarlo bien, tenía ganas de disfrutar porque era mi primer Panamericano y con tan poca edad no tenía pensado ganar una medalla, ¡pero se dio!", exclama divertida. Dos días después, Fernanda aún sigue sin creerse lo que ha conseguido, pero no es la única.
En la delegación argentina tampoco esperaban que el rifle de su benjamina disparara tan rápido. Los pronósticos estaban de lado de Amelia Fournel, que llegaba a Toronto impulsada por el oro que se trajo de los pasados Juegos Sudamericanos.
Esta veterana tiradora de 38 años -que ya fue plata en Mar del Plata-1995 y bronce en Winnipeg- 1999 y Santo Domingo-2003- acabó quinta en la final del lunes. Pese a que Fournel compitió en sus primeros Juegos en Atlanta-1996, tres años antes de que naciera Fernanda, la última bala del tiro argentino creció admirando a esta pionera que compagina las competiciones con su trabajo como secretaria.
"Amelia siempre fue mi ejemplo a seguir. Es una ídola y nos llevamos muy bien. Hace tiempo que viajamos juntas y entablamos una relación muy linda", explica admirada la joven.
Acostumbrada a vivir haciendo equilibrios para compaginar los estudios y la vida social de una adolescente con las competiciones, Fernanda no siente que haga ningún sacrificio. De Toronto se va con una medalla histórica y con el boleto directo para los Juegos de Rio-2016. Valió la pena.
Además, cuando llegó de China el agosto pasado sus padres tenían algo que decirle: habían ahorrado un dinero y podría tener su fiesta de 15. La chica del rifle no se quedó sin vestido. AFP-NA

Comentarios