santafe
Jueves 30 de Julio de 2015

Caña con ruda para atraer la salud y la suerte, y alejar los maleficios

Este es el propósito que cumple este brebaje que se debe tomar en ayunas cada 1 de agosto. La intención es además homenajear a la Pachamama y agradecer sus frutos. Qué significa esta costumbre milenaria. 

Según la creencia popular tomar caña con ruda sirve para “espantar los males del invierno” y preparar el cuerpo “a los ardores del verano”, en definitiva sirve para alejar los maleficios y atraer la salud y la buena suerte. Se trata de una costumbre milenaria que se pone en práctica cada 1 de agosto, día en que se honra a la Pachamama (este vocablo significa: Pacha: universo, mundo, tiempo o lugar; y Mama: madre; es decir la madre Tierra), y marca el momento en que esta estación de año comienza a retroceder en busca de la primavera. 
Este ritual está marcado por algunos ítems que se deben cumplir. Se destaca que es ideal ingerir esta bebida por la mañana y en ayunas; los números de tragos deben ser impares; y es mejor beberla con amigos o en familia. La clave es que quien no siga estos pasos mañana no tendrá que lamentarse porque otro punto establece que una persona que ya se ha “curao” –es decir que tomó su medida a la mañana y en ayunas– puede convidar a quienes no lo hayan realizado, sin necesidad incluso de haber ayunado; y tiene tiempo para cumplir la meta hasta el 15 de agosto. 
Para conocer más detalles sobre esta tradición, Diario UNO dialogó con Georgina García Kieffer, consultora e investigadora de fiestas y celebraciones populares y hoy es experta y referente en Santa Fe en este brebaje. Además de explicar de qué se trata, invita a los santafesinos a acercarse a un espacio turístico y cultural creado para difundir esta costumbre y conseguir  la caña macerada con ruda. El mismo está ubicado en República de Siria 3.530.“La tierra en agosto guarda sus mejores energías para volver a brotar, pero como es un mes de frío, de pestes, de hambre, de lluvia lo que se debe hacer es acompañarla dándole de comer y de beber. Según la tradición, la manera de rendirle homenaje es tomar la caña con ruda y salir a convidar”, explicó.
De esta manera recordó que esta práctica es de los pueblos originarios de América, quienes habían reconocido en la ruda macho capacidades medicinales contra los parásitos y malestares gastrointestinales, como así también propiedades para calmar el ardor e irritación de picaduras de insectos. Por eso está el hecho de salir a convidar para enfrentar lo que se viene. “La creencia se fundamenta en que en agosto se producían muchas muertes en la población y el ganado y de ahí surgen esas frases que rezan que «julio los prepara y agosto se los lleva» o «toma de esto y se irán los males». Es por eso que no es solo tomar la caña con ruda y ya está sino rendirle culto a nuestra madre tierra  y agradecerle todo los que nos da”, agregó García Kieffer.
Vale recordar que se trata de una tradición que se extendió a todo el país, aunque originalmente haya crecido en el noreste argentino, especialmente enraizada en las provincias de Corrientes y Misiones, donde, en cada casa o comercio que se visite nunca falta un frasco o una botella de este brebaje bien saborizado con la ruda macho que, desde hace semanas y hasta meses, viene macerándose.
Diferencias y presentaciones
Este brebaje no es una botella con ruda flotando en caña sino que tiene un proceso y se hace según una serie de indicaciones. En este sentido, Georgina García Kieffer aclaró: “Existe una gran diferencia entre tomar lo que podríamos denominar ruda mojada y la verdadera bebida denominada caña con ruda. La que elaboramos tiene una maceración de nueve lunas llenas y si se observan las botellas se ve el mosto. Es por eso que hay que sacudir bien el envase para que se expidan todas las energías. Una verdadera caña con ruda no estremece al probarla, sino que se disfruta por su sabor tradicional”. 
Aprovechó para contar que prepara dos tipos de caña; la denominada guaraní y la diaguita o andina. “Esta distinción es el resultado de mis diversos viajes por Latinoamérica y de la experiencia adquirida”, dijo. La primera tiene un sabor más seco y los productos son litoraleños; la otra es más dulce, parecida a un licor y los elementos son productos de la zona andina. Vale aclarar que todas las personas que se acerquen hoy y mañana a República de Siria 3.530 conocerán detalles de esta costumbre milenaria, tendrán la posibilidad de degustar este brebaje y luego adquirirlo. 
“El espacio está ambientado como un establecimiento rural o comercio de ramos generales. Las botellas son de 375 ml y salen 75 pesos. Se puede elegir la con etiqueta roja contra la envidia que es la guaraní; y la otra es más dulce y más buscada por las mujeres que es la andina. Todos los elementos que utilizo para hacerla provienen de América y no de otro país”, finalizó García Kieffer.
Luciana Dallagata / D. UNO
 

Comentarios