santafe
Jueves 04 de Febrero de 2016

Carnes: sectores de la cadena apoyan el boicot a la compra

Afirman que los problemas se registran en la “distribución a carnicerías”. Productores e industriales denuncian “abusos”. Buscan la solución en la demanda.

La propuesta fue impulsada por “Consumidores Libres” y plantea no consumir carne. La entidad sostiene que los aumentos cercanos al 40% que se registraron en diciembre pasado ya bajaron pero “no se logró trasladar la rebaja a los consumidores”.
 
De igual modo se manifestaron distintos sectores de la cadena vinculada a la producción de carne. De ese modo lo realizaron la Sociedad Rural de Santa Fe y la Cámara de la Industria y el Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina. 
 
“Esto es un abuso. Hay que agarrar y no comprar”, señaló el titular de la Sociedad Rural de Santa Fe, Hugo Iturraspe. El precio de la hacienda en pie retrocedió un 17 por ciento pero no se reflejó en los precios finales. 
 

En diálogo con Diario UNO, el productor opinó: “El problema son los intermediarios de la cadena. Los abastecedores están elevando el precio de la carne cuando sale del frigorífico”. Iturraspe contó que el productor recibe alrededor de 23 pesos por kilo y expresó: “Nosotros no somos formadores de precios. La hacienda se maneja por oferta y demanda, por los precios del mercado”.
 
“Nosotros como productores tenemos un especial interés en que los consumidores tengan el asado y la carne para comer en la mesa. Porque para eso producimos. Ahora, estamos viendo que nosotros producimos a precios accesibles y no sucede lo mismo en los mostradores. Creo que necesitamos un poco mas de solidaridad”, planteó Hugo Iturraspe.
 
El consultado realizó una comparación de precios con Uruguay. “El asado de costilla allá cuesta 140 pesos uruguayos, significa que cuesta casi la mitad que en Argentina”, dijo Iturraspe, y advirtió: “Uruguay es un país con menor población y menor cantidad de hacienda”.
 
El presidente de la Sociedad Rural de Santa Fe cuestionó tenazmente el aumento. “Lo único que hacen es desestabilizar. Aumentan los valores para tener más ganancias. Creo que no colaboran estos egoísmos y estas avivadas”, resaltó y continuó: “Alguna medida tendrá que tomar el gobierno. Acá hay que hacer algo, porque no puede seguir esta distorsión, más en un proceso de recomposición”.
 
 
Desde el sector industrial señalaron que una parte de la cadena se está quedando con un margen de ganancia que no le corresponde. La industria sostiene que la solución se encuentra en los clientes. 
 
“Me parece que el consumidor es el que le puede dar el golpe de gracia a estos pícaros”, dijo en diálogo con Diario UNO Miguel Schiaritti, presidente de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina. El referente aseguró: “Si lo llamamos boicot parece una cosa extrema pero creo que el consumidor tiene la solución. No es necesario ponerse de acuerdo, solo modificando el consumo de carne por algunos días, se puede generar la baja en los precios”.
 
La propuesta de Schiaritti consiste en modificar algunos hábitos alimenticios de los argentinos. El consumo per cápita anual es de 117 kilos de proteína animal por año. De ese total, 60 kg corresponden a carne vacuna, 45 kg a pollos y 14 kg a cerdo. El resto se los reparten el pescado y las ovejas. “Todas son proteínas de primera calidad. Cambiar el consumo por 15 días no le va a hacer mal a nadie y van a conseguir el objetivo: que nadie se quede con la parte que no le corresponde”, opinó. 
 
El titular de Ciccra destacó: “La industria frigorífica es la que puso este problema en evidencia. Los precios se retrotraen de fábrica pero no se reflejan en el mostrador”. Schiaritti aseguró que la cadena se encuentra alterada en la “distribución a carnicerías” o directamente en el “minorista”.

Además, consideró que el precio del asado tendría que costar entre 75 y 95 pesos. “El que lo vende más caro se está quedando con una ganancia extra”. Por último, apuntó contra las grandes cadenas de supermercados. “Se quedan con un porcentaje alto, tienen precios abusivos” aseguró, y agregó: “El promedio de precios en supermercados es un 20 por ciento superior al promedio del precio de carnicerías”.

Comentarios