santafe
Miércoles 03 de Febrero de 2016

Carros: entre la subsistencia y el maltrato animal

El municipio continúa con programas de inclusión. Desde “SOS Caballos” afirman que hay cada vez más

No es la primera vez. En esta ocasión fue un accidente, otro más. La víctima fue Luis, un nene de cuatro años que fue embestido por un carro tirado por caballo. El accidente puso otra vez la lupa sobre la tracción a sangre que existe desde hace muchos años en la ciudad. Por un lado, cuestión no menor y quizás la más importante, la discusión sobre la situación social de personas que utilizan este mecanismo como medio de subsistencia y por el otro, el  reclamo de distintas asociaciones que luchan contra el maltrato animal. El municipio avanza con un programa de reconversión para que los “carreros” continúen vinculados a la recolección de residuos pero con otras normas y condiciones.   
 
“Tenemos un desfiladero de carros con caballos nuevos”, consideró  la titular de SOS Caballos, Cristina Pagani. La entidad viene luchando hace más de ocho años contra el maltrato hacia los equinos. “En el centro de la ciudad lo podemos ver a la tardecita, pero en el norte de la ciudad es un infierno. El maltrato es infernal”, consideró Pagani
 
“No es una tarea fácil”, sostuvo el secretario de Ambiente municipal de la Municipalidad de Santa Fe, Roberto Celano. El funcionario agregó: “Es un trabajo a mediano plazo. Hay un trabajo social pero interdisciplinario. Hemos conformado un equipo integrado por las áreas de desarrollo social, acción social y medio ambiente para abordar la situación de cada una de las personas”. 
 
La titular de SOS Caballos no se desentiende de las necesidades sociales pero señala: “Es inentendible el desprecio hacia el animal que les da de comer. No se tiene compasión ni siquiera por el animal”, dijo Pagani, aunque reconoció: “Existe un porcentaje de personas que tienen los caballos en condiciones. Igualmente, son muy pocos”. 
 
La militante por los derechos del animal viene exigiendo, desde hace tiempo, la eliminación de carros tirados por caballos. “Creo que no se le ha puesto un freno a todo esto, no hay control desde el Estado. Nosotros seguimos pidiendo la prohibición de la tracción a sangre”, indicó.
 
 
En este sentido, Pagani entiende que será necesario un tiempo para adoptar las medidas. “Tiene que haber  un plazo prudencial para que la gente que vive del cirujeo pueda ir adaptándose a otras circunstancias y otros trabajos”, opinó.
 
La médica veterinaria se refirió al estado de salud en que  suelen encontrarse los equinos. “La mayoría de los caballos se encuentran enfermos, con infección crónica y a veces aguda, que el animal nunca logra superar. Una enfermedad crónica tarda  12 o 13 años en sanar pero de igual manera continúa trabajando con esfuerzo. Es común encontrarlos con diarrea, tienen sed, están descompuestos, con fiebre y moco”, sostuvo. 
 
Además, criticó la forma en que los mayores utilizan a los más pequeños para desarrollar el trabajo. “Podemos ver a las criaturas arriba de los carros, los manejan menores en muchos casos y los accidentes son comunes”, expresó Cristina Pagani y continuó:  “También todos podemos observar cómo los adultos se quedan arriba del carro y mandan a los chicos a recolectar”.
 
La organización SOS Caballos se encargó, a través de pedidos a la Justicia, de retirar algunos caballos de la actividad por el maltrato que venían sufriendo. “Hemos recuperado muchos caballos, otros no lograron recomponerse. Hemos gastado mucho dinero, fondos que vienen a través de donaciones. Pero a nosotros nos han robado hasta los caballos que habíamos curado”, manifestó. 
 

Por último, aseguró que cada vez hay más caballos circulando por la ciudad. “Hace ocho años que venimos luchando. Hay caballos nuevos, no sabemos de dónde los obtienen o cómo los compran. El Estado tiene que sacar la ley para prohibir esta modalidad”, finalizó.
 
Programa de recolectores
El municipio de la ciudad de Santa Fe viene trabajando en tres programas de inclusión destinado a las personas que subsisten del cirujeo diario. 
“Las tareas para erradicar la tracción a sangre no son a corto plazo”, dijo Roberto Celano, titular de Medio Ambiente municipal. La Municipalidad logró incorporar a más de 60 personas que vivían de esta actividad y convertirlos en recolectores de “residuos especiales”. Este tipo de desechos son generados por diversas actividades económicas, como por ejemplo la gastronómica. En total suman 1.600 los generadores de “residuos especiales” que están obligados a la contratación de transportistas para el retiro de los materiales. De ese número, alrededor de 600 cuentan con el servicio de personas que se dedicaban a la recolección informal de residuos. 
 
“El trabajo es realizado por aquellos recolectores que lo hacían a través de un carro y los que que nosotros les fuimos creando las condiciones para que realicen el servicio”, explicó el funcionario municipal. A cambio, los beneficiados por el programa deben entregar los caballos. 
 
“Antes le prestaban el servicio a estos generadores de residuos de forma gratuita, sin cobrarle un peso. Hoy le están cobrando para retirarles los materiales”, explicó Celano. 
 
Igualmente, el representante de Medio Ambiente del municipio local aclaró que existe un control y vigilancia en el servicio. “Existe una diferencia. Antes a ese residuo lo llevaban al barrio para hacer la separación y el resto era diseminado por la vía pública, como son los basurales que se suelen encontrar en el oeste de la ciudad. Hoy tienen la obligatoriedad de llevarlo al complejo ambiental”, contó Celano. A través de la Dirección de Control Ambiental se realiza un seguimiento sobre la trazabilidad de los residuos recolectados, desde el generador hasta el complejo ambiental.
 
“Algunos de ellos ya son pequeños empresarios de la recolección, algunos han comprado un camioncito”, expresó el funcionario. El municipio ofreció ayuda financiera para la adquisición de vehículos   y la colaboración para la gestión del monotributo social y el acompañamiento contable y logístico. 
Por otro lado, el responsable de la Secretaría de Medio Ambiente Municipal informó que existen otros programas. “Hay personas que fueron contratadas por el municipio; dejaron los carros y los caballos y se encuentran realizando trabajos barriales”, señaló. 
 
Además, un grupo de personas se encarga de la recolección  de residuos sobre la peatonal de la ciudad. “Todos los días realizan puerta a puerta la recolección de los materiales del interior de cada uno de los comercios, son materiales secos. Tienen un local propio en el norte de la ciudad donde acumulan los materiales y luego los transportan”,  subrayó el funcionario. 

Por último, informó que los programas continúan vigentes y que las personas que subsisten de la recolección de residuos a través de los medios de tracción a sangre pueden acercarse al municipio para informarse al respecto. 

Comentarios