mundo
Viernes 22 de Abril de 2016

Casi 17 mil comensales esperan por la apertura de un restaurante donde se puede comer desnudo

El local abrirá en junio próximo y sólo lo hará por tres meses. Se trata de un proyecto donde se plantea darle al público "la oportunidad de disfrutar y vivir una noche sin impurezas".

Falta poco más de mes y medio para que una experiencia única comience a funcionar en pleno centro de Londres. Se trata de "Bunyadi", el restaurante que abrirá en junio en el centro de Londres con una particularidad que no deja de llamar la atención: dispondrá de un espacio en el que los clientes podrán comer desnudos.

El proyecto tiene un tiempo de duración limitado -se lo denomina tipo pop- y en este caso durará apenas tres meses. Sin embargo, a 45 días de su inauguración, ya ha cosechado el interés de unas 17 mil personas, que se encuentran en lista de espera.

Según el portal emol.com, detrás de "Bunyadi" está Lollipop, un colectivo británico que trabaja creando "experiencias únicas" para las personas.

Según explica Seb Lyall, el fundador del grupo, a través de un comunicado, el objetivo "es darle al público la oportunidad de disfrutar y vivir una noche sin impurezas".

"Sin químicos, colores artificiales, sin electricidad, sin gas, sin teléfonos e incluso sin ropa, si es que lo desean", señala. En otras palabras, "experimentar la verdadera liberación".

De acuerdo al sitio web del restaurante, el objetivo es "crear un mundo tipo Pangea, libre de teléfonos, luces eléctricas e incluso ropa", usando "ingredientes caseros y naturales", para envolver a los clientes en esa atmósfera.

El local ofrecerá menús veganos y no veganos, que incluyen platos cocinados a la parrilla y servidos en vajilla de barro fabricada a mano, además de cubiertos comestibles.

Las mesas de la zona nudista estarán iluminadas por velas y todo el mobiliario será de madera tallada. Además, biombos de bambú separarán a unos comensales de otros, quienes tendrán estrictamente prohibido tomar fotografías.

Según Lyall, la iniciativa está inspirada en la creciente tendencia hacia lo natural y la nostalgia de aquellos tiempos en que, por ejemplo, los teléfonos no se encontraban sobre la mesa en la que se cenaba.

Asimismo, se pretende potenciar los sentimientos positivos hacia el cuerpo, el sentirse cómodos con la propia piel. "Creo que para lograrlo, necesitas vivir la atmósfera desnudo y creo que las personas quieren la oportunidad de hacer eso", sostuvo Lyall.

Comentarios