Facebook
Viernes 14 de Octubre de 2016

Caso mochileras: la insólita situación que terminó dejando firme la condena

En Ecuador, el abogado defensor del Rojo Rodríguez no se presentó al recurso de apelación que él mismo había interpuesto, pese a que fue notificado correctamente. Los detalles.

Hace exactamente dos semanas, un momento clave se vivió en el caso de María José Coni (22) y Marina Menegazzo (21), las turistas mendocinas asesinadas en Montañita a mediados de febrero pasado: la Justicia ecuatoriana confirmó la sentencia contra los acusados Segundo Ponce Mina (35) y Aurelio Rojo Rodríguez (39). El abogado de este último apuntó a una jugada sucia a nivel judicial, pero todo quedó en claro con la última explicación del tribunal.

Si bien la sentencia a 40 años de prisión se ventiló el 17 de agosto pasado, el abogado del Rojo, Joselito Argüello, anticipó que interpondría un recurso de apelación. Los jueces convocaron a una audiencia oral para sustentar la medida el 30 de septiembre pasado.

Allí se presentó uno de los abogados de las familias Coni y Menegazzo, Osiris Sánchez, y los miembros del tribunal. Sin embargo, Argüello no asistió y envió en representación a uno de sus secretarios, que pese a ser abogado no estaba autorizado para llevar adelante el proceso.

Es por esto que el Primer Tribunal de Garantías Penales de Santa Elena declaró desierto el recurso de apelación y la sentencia quedó firme.

A través de las redes sociales, Joselito Argüello manifestó su repudio a la situación asegurando que no fue noticiado sobre la audiencia. "Me enteré el día de hoy por el mismo representante de la Fiscalía. De qué triunfos pueden vanagloriarse ciertos cerebros confundidos que en su afán de venganza y protagonismo han arrastrado a una persona inocente", escribió en su perfil de Facebook.

El 3 de octubre, Argüello formalizó su versión mediante un escrito que envió al Tribunal asegurando que "no se encuentra sentada razón alguna que se haya procedido a notificarme tal disposición". "Solamente se me ha notificado en el correo electrónico y demás direcciones que los profesionales del derecho que acompañan a mi abogado en mi defensa", agregó.

La sala de la Corte Provincial procedió a definir el asunto y determinó que el 23 de septiembre se enviaron las notificaciones por correo electrónico a tres direcciones aportadas por el representante del Rojo Rodríguez. Estas casillas son las que el propio abogado había dispuesto ante el Tribunal al comienzo del juicio para las advertencias.

También había dispuesto unas casillas judiciales pero como estaban ubicadas en la Corte Provincial de Guayaquil y se trata de otro distrito, era improcedente avisar sobre la audiencia mediante esta vía.

Los magistrados también explicaron que no dejaron actuar al secretario que envió Argüello ya que el recurso debía resolverse en ese momento en forma oral y el letrado no tenía poder especial ni estaba autorizado por el Rojo Rodríguez para actuar.

"En consecuencia esta Sala Única de la Corte Provincial de Justicia de Santa Elena, de conformidad con la norma legal antes mencionada y por cuanto del proceso no aparece causa de justificación de su inasistencia a la audiencia de apelación, declara el abandono del Recurso de Apelación interpuesto por Eduardo Aurelio De La A Rodríguez", concluyeron los jueces.

Comentarios