Santa Fe
Jueves 23 de Junio de 2016

Causa Góngora: las apropiadoras quieren declarar ante el tribunal

Este jueves comenzó en el Tribunal Oral Federal de Santa Fe el juicio contra dos mujeres, una de ellas obstetra, acusadas de haberle robado un bebé recién nacido a una mujer que estaba secuestrada en la Brigada Aérea de Reconquista, durante la última dictadura militar

Este jueves comenzó en el Tribunal Oral Federal de Santa Fe un juicio por la apropiación ilegal de un bebé durante la última dictadura militar. La víctima fue José, un muchacho que nació el 26 de marzo de 1977 en Reconquista y que fue inscripto con el nombre falso de José Segretín. Su acta de nacimiento fue fraguada y ahora llegaron a juicio oral y público su apropiadora, Cecilia Góngora y la obstetra que asistió el parto de la madre de la víctima y que ayudó a la apropiadora en la maniobra, Elsa Nasatsky. La investigación también tuvo como imputado al exjefe de Inteligencia de la Brigada Aérea de Reconquista, Danilo Sambuelli, hasta que murió en diciembre de 2014.
Hoy, las dos escucharon los cargos que le imputaron y la lectura de la elevación de la causa a juicio, que concentró la descripción de las pruebas que obran en la causa. Y cuando les preguntaron si querían declarar, las dos dijeron que sí. El tribunal, presidido por José María Escobar Cello e integrado por Luciano Lauría y María Ivón Vella determinó que en la audiencia de este viernes, ambas puedan tener la palabra.
Causa Góngora
José. El hijo de Luisa Pratto y Rubén Maulín, llegó desde Reconquista para presenciar el juicio contra sus apropiadoras.
José. El hijo de Luisa Pratto y Rubén Maulín, llegó desde Reconquista para presenciar el juicio contra sus apropiadoras.
Este jueves, cuando el secretario del tribunal le pidió los datos a Góngora, la mujer dejó traslucir cuál es su postura respecto de las acusaciones. Fue cuando le preguntaron cuántos hijos tenía y ella contestó: "Además de este (en referencia a José) tengo otros cuatro, de los cuales dos fueron adoptados legalmente".
Esta investigación se desprende la "Causa Sambuelli", iniciada el 19 de noviembre de 2012 en el Tribunal Oral Federal de la ciudad de Santa Fe, que investigó crímenes de lesa humanidad perpetrados en el norte santafesino durante el terrorismo de Estado. El fallo de esta causa se dio a conocer el 6 de agosto de 2013, con condenas para los siete imputados. La investigación que comenzó en 2005 determinó que el 26 de marzo de 1977, Luisa Pratto llegó a un sanatorio privado de Reconquista, a punto de dar a luz. Había sido trasladada en forma clandestina, desde la III Brigada Aérea de la ciudad del norte santafesino, donde estaba secuestrada. Luisa fue internada con nombre falso y la obligaron a entregar a su bebé, la amenazaron con que iban a matar a su marido, Rubén Maulín, y a su hermana, ambos secuestrados, si se resistía. El 6 de abril de aquel año, ese bebé fue inscripto en el Registro Civil con el nombre de José Luis Segretín, pero esa no era su verdadera identidad.
También fraguaron su partida de nacimiento. Tuvieron que pasar más de 30 años, tres procesamientos y un análisis de ADN, para que pudiera comenzar a reconstruir su historia. Sus captores nunca le revelaron la verdad, pero él comenzó a tener sospechas sobre sus orígenes y en 2005, cuando se reabrió una investigación por crímenes de la dictadura en Reconquista él comenzó a buscar a su madre biológica. "Yo sabía que no era hijo de Cecilia Góngora, pero ella siempre se había negado a darme información sobre mi pasado", contó el muchacho. Y agregó: "Una tarde escuché que el Juzgado Federal de Reconquista investigaba un caso de apropiación de menores". La denuncia había sido formulada por las hermanas Griselda y Luisa Pratto.
Causa Góngora
Debate. Continuará este viernes, en el Tribunal Oral Federal, a las 8.30.
Debate. Continuará este viernes, en el Tribunal Oral Federal, a las 8.30.
Las mujeres creen que los apropiadores pudieron quedarse con el niño por su vínculo con los militares. "La mujer que se hizo pasar por la madre de José es hija de un militar (ya fallecido) que trabajaba en El Palomar y tenía dos hermanos que también eran militares", contó Luisa.
En el juicio, actúa como querellante Rubén Maulín, padre biológico de José, quien es asistido legalmente por José Adrián Zaragoza, Lucila Puyol y Guillermo Munné. Mientras que la acusación está a cargo del fiscal general Martín Suárez Faisal.

Comentarios