Policiales
Jueves 10 de Noviembre de 2016

Cayó el resto de la banda que copó y asaltó Bernardo de Irigoyen

Se trata de cinco hombres que tenían planificado volver a la provincia a cometer un nuevo raid delictivo. Los fiscales De Pedro y Nuzzo pedirán la prisión.

El golpe comando que sacudió al pueblo de Bernardo de Irigoyen, en el departamento San Jerónimo, en marzo de este año, no culminó con sus secuelas. A nueve meses del violento atraco que se llevó puesto la comisaría, el Juzgado Comunal, la Comuna, el Correo y una sucursal de pagos, con un botín de $285.000, nuevamente dejó novedades. Todo se debe a que los investigadores lograron atrapar ayer al cabecilla de aquel robo en la localidad de Merlo, en la provincia de Buenos Aires.
Así lo confirmaron los fiscales del caso, Omar De Pedro y Lucila Nuzzo, junto con los directivos de la PDI de Santa Fe, Mario Monzón y Daniel Filchel, en una conferencia donde explicaron que la detención de dicho cabecilla se dio en base a distintas escuchas realizadas tras el robo en el pequeño poblado ubicado a 80 kilómetros de la capital provincial. En tanto, también indicaron que fueron detenidos cinco hombres vinculados a la banda y que tenían como destino en las últimas horas cometer una serie de asaltos en Coronda y la ciudad de Santa Fe.

Escuchas que revelaron datos
La detención de los cinco delincuentes se dio a raíz de escuchas telefónicas que venían siendo monitoreadas desde la Policía de Investigaciones y la Fiscalía del MPA luego del robo. Cuando los impactos de las antenas, que reciben las conexiones telefónicas de la zona, develaron que una de las llamadas era de un teléfono celular que no era de la zona de Bernardo de Irigoyen, se inició la pesquisa. A partir de allí quedó al descubierto que aquella línea –de celular– era de un familiar del cabecilla que comandó el robo en el pueblo.
Una vez peritada la llamada, los investigadores continuaron con las escuchas, las cuales meses después detectaron que aquel "cabecilla" formaba parte de una organización que tenía planeado próximamente efectuar varios atracos –más de diez– en Santa Fe y localidades cercanas.
"Venían a cometer una gran cantidad de hechos ilícitos con armas de fuego, donde los objetivos eran, en la mayoría de los casos, gente mayor de edad que tenía dinero", explicó el fiscal De Pedro. "Sin lugar a dudas es la misma banda. Sale por las escuchas que se dieron por esa investigación. En algunos casos podemos probar que tuvieron incidencia en Bernardo de Irigoyen. Podemos probar que integraban esta banda desde hace mucho tiempo", destacó el funcionario judicial.
"Logramos cortar un raid delictivo que podría haberse ido de acá a la provincia de Córdoba", advirtió.
Por último, aclaró: "Hemos podido determinar a lo largo de los meses que han buscado cometer o tentar o al menos realizar actos de investigación respecto de una serie de objetivos, muchos de los cuales son en la ciudad de Santa Fe o en localidades aledañas, Coronda, por ejemplo", sentenció.

Irrupción y detención
La aprehensión de los cuatro sujetos en suelo santafesino se dio luego de una tarea de inteligencia llevada a cabo por agentes de la PDI y de la Tropa de Operaciones Especiales (TOE). Dicha tarea comenzó en la ciudad de Venado Tuerto, cuando uno de los sospechosos descendió de un colectivo proveniente de Buenos Aires. Allí lo esperaron otros dos sujetos en un auto y luego emprendieron el viaje a la ciudad de Santa Fe. En el camino, agentes encubiertos de la TOE los siguieron para determinar cuál iba a ser su destino en la capital provincial.
Horas más tarde, arribaron a la ciudad y se ubicaron en una vivienda de Pasaje Servidumbre al 7700, de barrio Del Tránsito, en el norte de la ciudad. Allí, pasadas las 20, la TOE irrumpió en el domicilio y logró detener al "propietario" de la vivienda y luego, en adyacencias al domicilio, al resto de la banda.
Los cuatro fueron identificados como: Miguel Ángel M. (52) y Richard Alexander R. (45), ambos domiciliados en Venado Tuerto; Omar Eduardo F. (46) de Los Polvorines, provincia de Buenos Aires, y Héctor Osvaldo Budiño (50), oriundo de la ciudad de Santa Fe. Este último –ver nota aparte– conlleva un frondoso prontuario vinculado a robos y evasiones de comisarías donde estuvo alojado.
Todos serán imputados en los próximos días en los tribunales santafesinos por el delito de "organizador de asociación ilícita". En este sentido, los fiscales De Pedro y Nuzzo anticiparon que pedirán la prisión preventiva.

Coparon y robaron
El 4 de marzo, a las 9.03, una cámara de videovigilancia ubicada en el ingreso a Bernardo de Irigoyen logró captar cuando un grupo comando ingresó en un automóvil al pequeño pueblo. Allí, en cuestión de minutos –se cree que fueron 15– coparon el pueblo y robaron distintos estamentos públicos. En primer lugar fueron hasta la comisaría, donde redujeron a los guardias, los colocaron en el calabozo, robaron dos armas y un chaleco antibala y luego escaparon. El raid delictivo siguió hasta la Comuna, donde golpearon al presidente comunal y se llevaron la recaudación de la tesorería. Luego fueron hasta el Correo Argentino y una oficina del Banco de Santa Fe, donde también sustrajeron una suma de dinero. Por último se dirigieron hasta el despacho de juez comunal.
El botín, según fuentes judiciales, llegó a 258.000 pesos.

Detenidos y un muerto
Previo a las detenciones de ayer, la causa tuvo tres personas individualizadas, dos que fueron detenidas después del copamiento del pueblo, Carlos Alberto M. y Nelson Gabriel M. En el enfrentamiento con la policía, a la altura de Coronda, falleció otro de los partícipes del asalto, Carlos Ernesto Entivero, en momentos en que huía de Bernardo de Irigoyen.


Un santafesino entre fugas y asaltos

A lo largo de la investigación llevada a cabo por efectivos de la PDI y de la Fiscalía, se develó que uno de los detenidos es Héctor Osvaldo Budiño, el cual estuvo involucrado en una serie de asaltos y a su vez haber protagonizado varias evasiones de comisarías donde estuvo alojado, según fuentes policiales.

El hombre está sospechado de haber sido quien asaltó –junto a tres personas más– una vivienda de una pareja de ancianos el 1 de agosto de 2014 en la ciudad de Carlos Pellegrini, en la zona oeste de la provincia, en momentos en que se encontraba cumpliendo una salida transitoria tras purgar una condena en la cárcel de Coronda.

Además, también fue sindicado como quien supo atender una subcomisaría de la zona norte –barrio Las Flores– en momentos en que se encontraba detenido en la misma.

Hábil para los engaños, logró evadirse de varias dependencias. Por estas horas se encuentra en calidad de detenido y en manos de la Justicia provincial, ya que se lo vincula como el posible nexo con la banda desbaratada y su desembarco en la capital provincial.

De todas maneras, deberá afrontar las demás causas penales que tiene pendiente.



Comentarios