santafe
Sábado 26 de Marzo de 2016

Central Guadalupe: “Decidimos darle vida a la parte edilicia”

La presidenta, Patricia Lallana, se esfuerza junto a sus pares de comisión para que las personas encuentren un lugar de contención. 

La Asociación Vecinal Cultural y Deportiva Central Guadalupe lentamente va apareciendo en el mapa de los santafesinos, pese a su bajo perfil. Trabajando en silencio y a destajo, pugna por realzar un lugar que cuenta con un potencia promisorio, pero por cuestiones económicas hoy no puede lograr todos sus proyectos.
Así y todo, se las arregla para brindarle un servicio indispensable a la comunidad, a través de acciones sociales para generar un lazo de camaradería y contención. Así es como su presidenta, Patricia Lallana, describe con sus palabras cómo es el presente.
“En este momento, decidimos darle vida a la parte edilicia en estado habitable mediante actividades deportivas. El profesor Guillermo Bianchi, que es 7º dan de taekwondo ITF, es quien está a cargo de todas las disciplinas. Desde que asumimos apostamos de lleno al deporte, porque actualmente no contamos con las comodidades para apuntar a otro tipo de iniciativas. Lo que queremos es que nuestra vecinal, por el lugar donde está ubicada, que es en la parte central de Guadalupe, promueva un montón de otras cosas más, que sea un lugar donde los adolescentes encuentren el motivo para salir de las calles. Es por ello que pensamos en impulsar oficios de todo tipo, con cursos seguidos de una práctica que les dé sustento al momento de recibirse y buscar trabajo”, expresó.
Además, agregó: “Durante un año y medio y hasta finales de 2015, tuvimos a través de un plan de la Nación un grupo de chicos del Chaquito –como se lo conoce por acá– haciendo un proyecto para hacer ladrillos. Como nuestra vecinal está bastante deteriorada, no nos molestaba lo que generaba esto y como ellos necesitaban de un espacio contenido, se lo facilitamos. Los chicos, la verdad que trabajaron muy bien, aprendieron y vendieron su producto, a punto tal que ya pudieron abrirse camino solos y pusieron su lugar en su propio barrio. Un motivo de satisfacción para todos nosotros. Entonces, después de esto, pensamos un poner talleres de electricidad, carpintería, plomería y albañilería. Tenemos quienes enseñen, pero no estamos en condiciones por nuestra actualidad edilicia”.
En cuanto al tema económico, no le esquivó la realidad y admitió: “No nos sobra, todo lo contrario, falta un montón. Estamos haciendo listado de materiales para techar un salón que estamos por terminar, de 10 por 10 metros, que nos permitirá hace varias cosas más. Tratamos de no tener deudas, porque salir de ellas cuesta mucho. Entonces vamos despacio, como podemos. Igualmente, el tema baños es fundamental, pero nosotros no los tenemos. Así que apuntamos todo a eso”.
“En esto no tiene injerencia la Municipalidad, ya que este lugar se consiguió producto de una donación, por lo tanto cada comisión debe hacerse cargo de todo. De la misma manera, prácticamente no contamos con apoyo económico de ningún tipo. Desde ya, muchas veces se acercaron con el fin de darnos una mano, pero se nos hace realmente muy complicado”, acotó.
En el final, argumentó el motivo por el que decidió tomar las riendas: “Este es un lugar que te quita tiempo y no te da nada. Entonces cada uno tiene que poner lo mejor para salir adelante. Estoy acá porque tengo una personalidad de solidaridad y compromiso por el lugar en el que me toca vivir. Así fue como quise hacer cosas por el barrio y por eso estoy acá”.
Comisión Directiva
Colaboradores: José Martínez, Sonia Pérez, Eusebio Basualdo, Norma Ajerez, Silvina Fernández, Gladys Gallardo, Cristian Brunetto, Carlos Perezlindo, Teresa Fux y Mariel Ternavasio.




Esta Asociación Vecinal Cultural y Deportiva va por la recuperación y con pequeños pasos, poco a poco, se van notando los cambios. Tiene un espacio ideal para el taekwondo, con un piso confeccionado para eso. Y, además, presenta un patio que puede utilizarse para un montón de otras actividades, pero al aire libre.
     Los más pequeños son los cimientos de las futuras camadas de grandes atletas santafesinos.

         Un entrenamiento de moda en estos tiempos, que ayuda a mejorar la calidad de vida de las personas.

        Muchos adeptos apuestan por comenzar en una edad intermedia para aprender taekwondo.

                       No importa la edad, siempre hay tiempo para aprender las artes marciales.



Comentarios