Ovación
Lunes 28 de Diciembre de 2015

Cha Roga Club, nunca para atrás

Fundada el 6 de febrero de 1952, esta entidad fomentó desde siempre los principios básicos del deporte con el fin de aunar lazos e impulsar la camaradería. Actualmente es la casa de chicos y chicas de todas las edades, quienes practican rugby y hockey.

Esta historia nació el 6 de febrero de 1952 después de que el club Gimnasia y Esgrima deja formalmente el desarrollo del rugby en la capital de la provincia, dándole lugar a dos nuevas entidades: La Salle y Cha Roga. El Cangrejo, que fue el seudónimo con el que se lo conocería más años después, optó que el azul, rojo y blanco sean los colores que lo representen.
Era una época en la que Santa Fe poco a poco iba mostrando lo más importante de su expansión edilicia, con lo cual la aparición de las instituciones, sociales y deportivas, no fueron la excepción. Cha Roga Club –que en idioma guaraní significa Nuestra Casa– arrancó con las actividades en el Campo Universitario de Santa Fe a través del rugby masculino.

Su aparición no pasó desapercibida, ya que se convirtió en miembro fundador de la Unión Santafesina de Rugby en 1955. En una vitrina que rebasa de lauros, se destacan los títulos de Primera de 1955, 1956, 1957, 1958, 1966 y 1972. En 1979 y, después de mucho trabajo y esfuerzo, socios y jugadores adquirieron los terrenos de lo que actualmente es su predio en Santo Tomé. A partir de ese momento todas las actividades se llevan a cabo ahí, con dos canchas de rugby y una de hockey.
Esta adquisición, de más de cinco hectáreas, fue posible gracias al esfuerzo personal de quienes por entonces militaban en la Primera del club, abocándose inmediatamente a la construcción de las instalaciones edilicias para una mayor comodidad de todos sus miembros y de los visitantes que arribaban a la institución.
El paso del tiempo deparó nuevas satisfacciones para la gran familia Cangreja, entre las que se destacan, durante los años 80, el inicio de la práctica del rugby infanto-juvenil que, sin dudas, se convirtió en un estandarte del crecimiento constante, transformándose en la base de los futuros planteles superiores.
El desarrollo del hockey sobre césped femenino en todas sus divisiones y sus logros de hasta nivel nacional, le permitieron a Cha Roga Club aumentar el prestigio forjado durante décadas, haciendo merecido su reconocimiento en el ambiente.

A estos grandes logros hay que agregarle la incorporación de rugby femenino que, desde fines de los 90 y en forma continua, entrena y participa en diferentes acontecimientos a nivel nacional. Cha Roga es un emblema a nivel nacional en esta disciplina, incluso uno de los mejores y con numerosas convocatorias. 
Su hogar
Hoy en día, las instalaciones –que dicho sea de paso y vale la pena destacar están en constante acondicionamiento y construcción– se componen de tres canchas de rugby de 15, otra para los noveles talentos de esta actividad, y una más para el hockey femenino.
Los salones Rodríguez Gurruchaga y Socios Fundadores poseen las muestras de logros deportivos del club, trofeos y demás reconocimientos, además de estar equipados para realizar diversos eventos y los habituales terceros tiempos, que no hacen otra cosa más que fomentar la camaradería.
La secretaría, el grupo sanitario y vestuarios, el mástil, la piscina y el famoso castillito con sus juegos y la cantina, conforman las demás edificaciones, que están inmersas en un predio arbolado que hacen del club, un lugar ideal.
Así es como Cha Roga Club cierra una temporada inolvidable, de grandes acontecimientos y con un sinnúmero de ideas para el 2016 que ya se asoma en el horizonte. Una demostración cabal que siempre se pueden hacer bien las cosas.

Comentarios