sociales
Lunes 24 de Agosto de 2015

Club el Bochazo: “Ahora sí tenemos algo para ofrecer”

El presidente, José Leiva, mostró su orgullo por estar al frente de esta institución. “Hoy somos solo bochas, aunque podemos ir por más”, expresó.

En barrio Roma existe un lugar donde la pasión por las bochas se mantiene inalterable. Todas las tardes-noches, una decena de adeptos se acerca para disfrutar de una disciplina muy arraigada en los santafesinos para entretenerse y, en algunos casos, para entrenar para torneos regionales. El Bochazo es el claro ejemplo de club social, donde los vecinos –que desde los inicios aportaron su granito de arena– encontraron un espacio para disfrutar a lo grande.
Indudablemente el tiempo y la vorágine actual lo golpeó muy duro. Más que nada por la tecnología que, sin que se den cuenta, se lleva mucho de la atención. Esto atenta directamente con la continuidad de estas instituciones, que poco a poco van desapareciendo, aunque en este caso se trabajó intensamente para mantener vigente un lugar con mucha historia en Santa Fe.
Así es como el presidente, José Leiva, que lleva ya 25 años ligado a este sitio, habló sobre el presente y las cosas que se tienen pensadas a un futuro a largo plazo. A través del Plan Abre, están en pleno trabajo de expansión, pero saben que todavía quedan muchas cosas por delante y, con el fin de ser un modelo a seguir, trabajan todos los días a destajo. “Estamos actualmente refaccionando la estructura edilicia gracias al subsidio que recibimos de parte de la provincia. Eso nos está posibilitando hacer más socios, brindándole un espacio mejor y más cómodo. Quizás es una sorpresa para nosotros, porque fue mucha la gente que se acercó en el último tiempo y eso es algo importante para un club como este, humilde y que necesita de la ayuda de todos para seguir. En pocas palabras, ahora sí tenemos algo para ofrecer, porque antes estaba todo deteriorado y lógicamente en esas condiciones no podíamos pretender que el vecino se sume. Así que ahora estamos tratando de que todo quede bien. Desde ya que sin ese subsidio esto no hubiera sido posible”, apuntó.
En cuanto al presente económico, reconoció que, pese a lo difícil que es mantener la vida social de una institución, paulatinamente el cauce va en el sentido correcto: “Estamos repuntando, haciendo socios e incentivando al ciudadano. Gracias a Dios vamos creciendo. Por eso estamos muy esperanzados en terminar todas estas refacciones para que la gente vea que tenemos muchas cosas para ofrecer. Es verdad que no nos sobra nada, pero estamos equilibrados. A su vez, estamos incentivando a los chicos a que disfruten de este deporte, porque en su gran mayoría somos personas de más de 40 años, entonces buscamos que existan nuevas generaciones”.
Envalentonados por este apoyo, ya se ponen metas a futuro, pero con recursos propios: “Por lo pronto, una vez terminadas estas obras queremos pintar, porque se ve sin vida. Y después estar a la altura de lo que los socios necesitan. Es una necesidad para nosotros tener algo que ofrecerle al público, porque sino esto no marcharía, por consiguiente vamos por ese rumbo. La idea mayoritaria es que los más chicos tengan un lugar para divertirse. Además, pensamos en implementar más actividades para que la gente tenga más opciones. Deseamos un club que durante todo el día tenga movimiento. Hoy somos solo bochas, aunque podemos ir por más. Desde ya son todos pensamientos que tenemos, pero nos llevará un buen tiempo concretarlos. Somos optimistas que lo podemos lograr”.
Ante la consulta retórica sobre lo que significa Bochazo para José, no titubeó: “Significa mucho para mí. Es una alegría permanente saber que vengo a un lugar muy querido. Me gusta ver que la gente viene con el fin de pasar un buen momento. Por eso me incentiva ver que los vecinos siguen viniendo en busca de un lugar para divertirse. Deben ser ya cerca de 25 años que vengo y no puedo dejar de venir. Esta es como una casa para mí. Son muchas horas de dedicación y la verdad soy feliz. No soy un dirigente de peso ni nada parecido. Todos los días aprendo lo que es cumplir el rol de presidente, pero no me arrepiento. Ojalá logramos ser el club que todos queremos”.

Comentarios