Colastiné
Jueves 11 de Agosto de 2016

Colastiné Norte: una fiesta privada provocó malestar y aviva la polémica

Un evento que reunió a jóvenes entre las 5 y las 15 de este sábado provocó molestias en los vecinos de esa zona, cercanos al Parque de los Dinosaurios. El Concejo elevó un pedido de informes a la Secretaría de Control Municipal. Recomiendan denunciar estos encuentros

Una evento organizado en el Parque de los Dinosaurios, ubicado en el distrito costero de Colastiné Norte vuelve a generar polémica. La particularidad del encuentro fue que comenzó a las 5 de la madrugada de este sábado y terminó después del mediodía de ese mismo día, cercano a las 15. Esto provocó enojo y malestar en los vecinos de ese sector de la ciudad.
Desde la Municipalidad confirmaron a Diario UNO que no hubo denuncias formales en el municipio. Quien tomó el reclamo fue la concejala Blangini. Este jueves, el Concejo aprobó una iniciativa de la edila a través de la cual solicita información a la Secretaría de Control Municipal sobre las acciones y procedimientos llevados a cabo, en virtud del evento realizado el pasado sábado 6 de agosto, en el mencionado parque
Para funcionarios del municipio de la ciudad, los límites entre una fiesta "privada" y una "pública" son claros. Para Blangini, el auge de este tipo de encuentros se debe a que hay un escenario favorable para "clandestinizar la noche santafesina".
En diálogo con Diario UNO, la legisladora por el Partido Justicialista, relató la inquietud expresada por los vecinos de Colastiné. "La fiesta se hizo entre las 5 y las 15 del sábado. Fue lo que conocemos como after", dijo Blangini quien se mostró sorprendida, al igual que todo el barrio, por el horario de la reunión. "Lo más llamativo de todo esto fue el horario. Dicen que había alrededor de 150 autos. Los vecinos nos comentaron que el ruido y el escándalo de los chicos era bastante importante y sin ningún tipo de control".
Por su parte, el secretario de Control de la Municipalidad, Ramiro Dall'Aglio, confirmó al matutino que no hubo ninguna denuncia durante el fin de semana proveniente de Colastiné, aunque reconoce que reciben reclamos por situaciones similares. "No hubo ninguna denuncia. Tenemos entendido que ocurrió solamente este fin de semana y que no se viene reiterando en el tiempo. Seguramente es alguien que ha organizado una fiesta privada. Nos llama mucha la atención que no hayamos tenido denuncias al 0800 777 5000", afirmó Dall'Aglio a UNO.
Además, el funcionario señaló que los "controles nocturnos" se encuentran "aceitados" y funcionan con normalidad. "Tenemos una brigada de contaminación sonora y después todo el equipo de la Dirección de Control que están en posiciones en las confiterías bailables que abren".
Con respecto a los controles sobre este tipo de eventos, el secretario advirtió que es fundamental denunciar aquellas fiestas que se presentan como "privadas" pero que en verdad no lo son. "Si nos entra alguna denuncia por ruidos molestos, por tumulto de personas o problemas en el tránsito, las cuadrillas municipales concurren. Lo importante es que la gente ante una situación extraña, por cualquier fiesta que está generando incordio en el barrio, realicen la denuncia", sugirió.
Para la concejala, hay un contexto propicio para que se organicen fiestas de este tipo. "Las condiciones no están dadas para que la noche en Santa Fe pueda transcurrir como corresponde. Por eso creo que pasan estas cosas. Si estarían dadas las condiciones para que los boliches puedan funcionar no pasarían estas cosas. A mí me parece que falta regular la noche en Santa Fe. Hoy, la noche en Santa Fe está clandestinizada", consideró Blangini.
Sobre el episodio ocurrido el fin de semana, la legisladora pretende saber a través de la solicitud aprobada por el Concejo, si en el caso de estar autorizada se realizó por única vez o si en las mismas se establecen otras fechas para llevar adelante eventos bailables. Además, si existieron controles con anterioridad y durante el desarrollo del evento, y en el caso de existir, que se remitan las copias de las denuncias realizadas".

Cuándo una fiesta deja de ser "privada"
La Secretaría de Control de la ciudad tiene en claro cuáles son los elementos que determinan si una fiesta es "privada" o es "pública". Para el responsable municipal de esa área, un encuentro privado puede tener muchos invitados pero cada uno de ellos debe estar identificado por el anfitrión o el organizador, además de no poder cobrar entradas. En este sentido, Ramiro Dall'Aglio dijo: "Una persona puede invitar a todos sus amigos a una fiesta, pueden ser 300 personas, y en cualquier lugar, una quinta privada o el alquiler de algún local, como habitualmente se realiza. En esta situación, la Municipalidad no tiene ningún tipo de participación".
En cambio, una fiesta comienza a ser pública y por lo tanto bajo control municipal, cuando los asistentes son indeterminados. El funcionario municipal explicó: "Los elementos que determinan para nosotros que una fiesta pasa a ser pública son dos, pueden ir juntos o separados. Uno es la venta de entradas y la otra es la indeterminación de los presentes". En este punto, Dall'Aglio aclaró que en una fiesta privada siempre se "reconoce a quienes van a concurrir".

Fiestas electrónicas
Las tragedia en el Costa Salguero provocó por un lado la decisión de algunos gobiernos de directamente prohibir las fiestas electrónicas y/o al menos agudizar los controles. En la ciudad de Santa Fe, por ejemplo, el municipio obliga a los organizadores a garantizar la provisión de agua y a contar con un servicio de emergencia en los accesos. "Cada mil personas les pedimos una ambulancia, una carpa sanitaria a la vista al ingreso y al egreso del lugar, y la provisión de por lo menos cinco puntos de agua gratuita para los asistentes. Nosotros decidimos no prohibir las fiestas, sino un Estado más presente", finalizó Dall'Aglio

Comentarios