Ovación
Sábado 13 de Febrero de 2016

Colón: una lluvia de goles que ratifica el buen momento

Colón estiró anoche su buen inicio en el Torneo Transición 2016, al golear como visitante a Quilmes por 4 a 2, en el estadio Centenario José Luis Meiszner. Franco Mazurek, Pablo Ledesma en dos ocasiones y Nicolás Silva marcaron los tantos para el equipo rojinegro

Colón sumó anoche su segunda victoria en el Torneo Transición, al golear 4 a 2 a Quilmes en el estadio Centenario José Luis Meiszner.

Franco Mazurek (PT 12’) y Pablo Ledesma (ST 10’ y 16’, el primero de penal)y Nicolás Silva (ST 27’) marcaron los goles; había igualado transitoriamente Ezequiel Rescaldani (PT 29’) lo había igualado transitoriamente y también selló el marcador con un penal anotado a los 34’ del segundo tiempo.

Colón intentó tomar la iniciativa, teniendo la pelota, jugando en campo rival, Quilmes obstruía y apelaba a las faltas para no dejar progresar a su rival pero la primera clara la tuvo el equipo de Grelak.

Sobre el sector izquierdo Romero tiró un centro tras una falla de Conti y cuando Pérez Godoy sometía a Broun el golero de manera magistral la echó al córner. A la salida, Rescaldani tuvo la apertura del marcador. Esas acciones automáticamente agrandaron al dueño de casa, que empezó a ganar la batalla en la mitad de la cancha.

Esa precisión que tuvo en Santa Fe en el inicio frente a Arsenal no la tuvo el equipo de Franco, por eso tuvo problemas para generar peligro en el arco de Benítez. La mejor acción rojinegra llegaría a los 10’. Ledesma la abrió bien para Sperduti que llegó al fondo pero Lagos no la pudo dominar para sacar el remate.

Era el inicio de lo que llegaría dos minutos después. Broun sacó rápido el contragolpe para Clemente, este abrió para Lagos, la defensa falló, Sperduti rápido de reflejos la tomó, levantó la cabeza, tiró el centro y solo llegando por el medio apareció Franco Mazurek para establecer el 1 a 0 en 12’.


Ese golpe anímico repercutió en Quilmes, que empezó a tener problemas en la contención; en contrapartida, los rojinegros con Figueroa como referente, hicieron circular el balón lejos de la valla de Broun. A los 19’ Rescaldani se fue solo luego de una pelota que perdió Ledesma y dejó mal parado al resto del equipo, desnudando nuevamente las dos caras en un mismo elenco: aquel Colón atacando es temible pero defendiendo no lo hace de manera correcta. 

Y esas dudas le costaron caro a los de Franco. Elizari le ganó las espaldas a los volantes de Colón, abrió para Morales que se lo sacó de encima a Clemente, tiró el centro y Ezequiel Rescaldani de cabeza lo empató a los 29’. El 1 a 1 se ajustaba a lo realizado uno y otro desde el pitazo de Espinoza. Los flojos rendimientos de ambas defensas hacían presagiar más emociones.
 

Fue Colón el que tuvo el segundo a los 37’ cuando apretó el acelerador: Mazurek probó de afuera, contuvo bien Benítez, pero el rebote le quedó a Sperduti que se equivocó en la definición. Con coraje, ganas y empujado por su gente, Quilmes empujó a Colón en los instantes finales de la etapa inicial pero el marcador no se modificó y se fueron igualados a los camarines.
 
De la mano de Ledesma
El DT Grelak se quedó  sin Chirola Romero lesionado (lo suplantó Arce) para encarar la parte complementaria.  Colón tenía problemas para defender como en gran parte del primer tiempo. Pero cuando decidió atacar hirió. La figura del equipo, Pablo Ledesma, sacó un remate que en el camino pegó en la mano de Calello. El árbitro no dudó: penal y el propio cordobés con un temporal de fondo sentenció al golero local para establecer el 2 a 1 a los 10’.
 

La lluvia jugaba un espectáculo aparte. Quilmes tuvo la igualdad pero Broun lo impidió. De todos modos, la cancha se empezó a inclinar para los bonaerenses.  Colón fue pura efectividad y luego de una falta que le hicieron a Mazurek, el centro cayó en la cabeza de Conti que se la bajó a Ledesma y el cordobés no dudó en marcar el 3 a 1 para los santafesinos.

En un puñado de minutos el Sabalero logró una importante diferencia, pese a la cual debió trabajar porque cada vez que lo atacaron se devió exigir Fatura Broun.
 
Silva sustituyó a Lagos y en la primera que tuvo quedó solo con Benítez pero su remate se fue muy lejos. A esa altura Quilmes sentía sobremanera el impacto de estar en desventaja y mostraba su anarquía a la hora de atacar.

Franco lo planteó definitivamente de contra en los últimos 25’. Recuperó solidez en el medio con Poblete y Bastía, mientras que Ledesma siempre puso la pausa a tiempo. Habría más porque Sperduti le metió una exquisita asistencia a Silva y esta vez el entrerriano metió un cabezazo que dejó sin reacción a Benítez. El 4-1 era lapidario para un Quilmes que venía de recibir 5 en el Monumental.

Colón demostraba que no solamente la diferencia debía sostenerla desde el juego, sino que había que plasmarla en el área rival. Aunque es válido aclarar que en el lote de figuras el arquero Broun no estaba al margen, ya que sus tapadas claras impidieron que la historia fuera otra en el sur del gran Buenos Aires. En 33’, un pelotazo al área desembocó en un penal inexistente que Espinoza cobró por falta de Conti. Pateó Rescaldani para descontar y dejar 4-2 el encuentro.
 

Los instantes finales vieron a Colón más cerca de marcar el quinto que su rival de poder obtener otra conquista. Es temprano para ponerle el rótulo de candidato, pero al menos en 180’ los rojinegros demostraron un gran poderío y muchas variantes en ataque.
Mariano Cassanello /  mariano.cassanello@uno.com.ar / Ovación

Comentarios