Colón
Lunes 09 de Octubre de 2017

Colón arranca la semana con dos buenas noticias

El Sabalero ya se prepara para el duelo del sábado en Santa Fe ante Termperley y Eduardo Domínguez tendría dos altas

Después del fin de semana libre, Colón arranca la semana pensando en el duelo de la 6ª fecha de la Superliga del próximo sábado, a las 14.05 y en el estadio Brigadier López, ante Temperley. La anterior fue una tanda tranquila de trabajos por el parate de fecha FIFA, pero ahora la intensidad se incrementará y donde el entrenador, Eduardo Domínguez, ya comenzará a darle forma al equipo que piensa puede ser titular.

Lo más importante pasaba por la recuperación de Clemente Rodríguez, que se perdió el partido ante San Lorenzo por una molestia física y que venía haciendo tareas diferenciadas. En principio, ya habría evolucionado y estaría disponible para el duelo ante el Gasolero. Vale recordar que su reemplazante venía siendo Marcelo Estigarribia, quien cumplió con creces, pero está más que claro que el ex-Boca es el dueño del lateral izquierdo.


Es una buena noticia para el DT, que ya tendría un problema menos y solo le estaría faltando acomodar la estantería de mitad de cancha en adelante. Esto tiene que ver con que en la última conferencia de prensa deslizó la posibilidad que estén desde el arranque Nicolás Leguizamón, Diego Vera y Tomás Chancalay. Precisamente éste último se une al grupo después de estar con la Selección Argentina Sub 20, sparring de la mayor.

Ahora bien, esto tampoco quiere decir que terminará siendo así, pero si se da, habría que ver si es con tres puntas o hay otro tipo de movimientos. Esto va de la mano que enfrente tendrá un rival necesitado y que seguramente vendrá a buscar un punto y, por lo tanto, Domínguez podría estar analizando poner un sistema ofensivo.

Pero para tener más precisiones habrá que esperar hasta la práctica del miércoles, cuando pare el primer bosquejo de cara al duelo del sábado en Santa Fe. Por lo pronto, saber que podrá contar con Clemente Rodríguez y Tomás Chancalay es un alivio y una tranquilidad para el técnico sabalero.