Colón
Domingo 08 de Enero de 2017

"El balance es positivo, fui de menor a mayor"

Nicolás Silva charló con Ovación respecto a su primer año con la camiseta de Colón, en el inicio de la pretemporada

La llegada de Paolo Montero le brindó la continuidad deseada, ya que de los 14 partidos del torneo jugó 11. No estuvo presente en los dos primeros por lesión y, frente a Atlético de Rafaela, estuvo en el banco, pero finalmente no ingresó. Sin dudas que el segundo semestre de 2016 fue el mejor para Nicolás Silva que, en este 2017, intentará mantener el nivel y seguir dentro de los titulares.

Ahora deberá convencer a Eduardo Domínguez que está en condiciones de ser elemento titular. A favor del Mosquito está su polifuncionalidad, dado que puede desempeñarse como carrilero por el sacrificio que tiene como así también de extremo por ambos lados.

En ambos sectores de la cancha lo utilizaron tanto Darío Franco, Ricardo Johansen como Montero. Justamente su predisposición a adaptarse en donde lo ubiquen hizo que tenga la posibilidad de jugar con regularidad.

En la vuelta al trabajo con el plantel, el entrerriano charló con Ovación respecto a lo que viene y, como no podía ser de otra manera, se refirió a la salida del entrenador uruguayo e hizo un balance de su año con la camiseta rojinegra. También contó las expectativas que tiene en relación a lo que vendrá.

Va a hacer un año que Silva llegó a Santa Fe para jugar por primera vez en la máxima categoría del fútbol argentino . Llegó proveniente de Boca Unidos y fue uno de los últimos refuerzos en sumarse casi en silencio, dado que su nombre no había trascendido como posible incorporación. Pero más allá de esa circunstancia, la peleó y hoy disfruta de un buen momento en Colón.

A la hora de hacer un balance de lo que fue el 2016 para el delantero sabalero, expresó: "El balance de 2016 es positivo. Llegué a Colón en febrero y el plantel ya había hecho la pretemporada cuando Darío (Franco) era el técnico y sabía que podía ser complicado jugar, porque no tenía la base principal de la preparación física y tenía pocos días de adaptación. Por suerte Darío me fue dando minutos de juego y de a poco fui agarrando confianza y adaptándome al ritmo de Primera División. Después vino Ricardo (Johansen) y ahí tuve más participación".

Para luego agregar: "Ya en el segundo semestre con Paolo (Montero) no arranqué jugando por lesión, pero luego me brincó la confianza y la chance de sumar minutos. Por todo eso considero que se trató de un año positivo para mí, ya que fue mi debut en la Primera División".

Consultado respecto al nivel que tuvo durante el año y a la manera en que fue variando su rendimiento, explicó: "El rendimiento fue de menor a mayor y era lógico, porque a medida que fui teniendo continuidad me sentía mejor. De todos modos me tocó jugar en distintos puestos y por ahí no estaba tan acostumbrado, pero uno debe adaptarse a lo que le pide el técnico. Con Paolo me tocó esperar de entrada, pero una vez que tuve la posibilidad de jugar traté de hacer lo mejor posible".

Respecto a lo que fue la renuncia del entrenador uruguayo luego de finalizado el año, el futbolista prefirió no explayarse demasiado: "Obviamente que fue una sorpresa la salida de Montero; nadie esperaba eso, ya que es muy raro que un técnico se vaya luego de una etapa positiva como lo fue en la primera mitad del campeonato, pero son decisiones personales en las que uno no puede meterse".

Como no podía ser de otra manera, también se le preguntó por el arribo de Eduardo Domínguez y los antecedentes con los que cuenta el entrenador: "Es un técnico que tiene muchas ganas de trabajar y se nota que viene con una idea definida, teniendo como antecedente lo que hizo en Huracán. Allí realizó un muy buen trabajo y se observó un equipo que siempre intentaba jugar y que era ordenado. Ojalá que esa idea futbolística la pueda plasmar en Colón y tratar de llevar al equipo lo más alto posible en la segunda mitad".

En cuanto a lo que fueron los primeros entrenamientos y lo que Domínguez pudo hablar con sus dirigidos, contó: "Se presentó al plantel, pero todavía no dialogamos mucho. Igualmente nos dijo que había que prepararse bien para lo que venía. Hicimos un trabajo muy duro en la parte física con el profe y ahora la semana que viene quedamos concentrados y allí vamos a realizar la parte más dura de la pretemporada, aunque estos tres días fueron muy intensos en cuanto al trabajo".

Cuando Paolo Montero se reunió con José Vignatti y el resto de los dirigentes para presentar la renuncia, allí le comunicó que su intención era llevarse a Silva al equipo en donde fuera, cuando aún no estaba definido que Rosario Central sería su destino, pero manifestó esa intención. Luego, el propio presidente sabalero lo admitió públicamente.

De todos modos, Silva se quedará en Colón dado que tiene contrato y además los dirigentes están conformes con su rendimiento. El pase le pertenece al futbolista y en junio la institución tiene la opción de adquirir los derechos económicos cuando finalice el préstamo.

Respecto a esta coyuntura, el entrerriano, tiró: "Me quedan seis meses de contrato y tengo la cabeza puesta en prepararme de la mejor manera. Trascendieron algunos rumores, pero tanto a mí como a mi representante no nos llegó nada concreto, por lo cual estoy tranquilo y me mantengo al margen de esas cuestiones. El objetivo es tratar de seguir sumando".