Colón
Sábado 16 de Septiembre de 2017

El equipo tarda en reaccionar

Por lo que se observó en las primeras tres fechas de la Superliga, Colón juega mejor en los segundos tiempos, como si le costara ensamblar las piezas en el arranque y lo lograra con el correr de los minutos.

El partido ante Estudiantes fue similar al de Arsenal aunque el resultado no fuera el mismo. Pero si uno compara el rendimiento de Colón en ambos partidos, podrá llegar sin equivocarse, a la conclusión de que el equipo levanta su nivel en la etapa final, desaprovechando los primeros tiempos.

Ante el elenco del Viaducto, realizó una primera etapa discreta en donde no pudo sacar ventajas, pero además sufrió en defensa incluso con un remate que pegó en el caño del arco custodiado por Alexander Domínguez.

Sin embargo, cambió a tiempo y en el segundo tiempo justificó el resultado, dado que neutralizó a Arsenal pero además fue generando situaciones como para convertir y finalmente lo hizo a través de Tomás Chancalay.

Y ante el Pincha, pese a no convertir, la postura se modificó en los últimos 45' como para acumular méritos y estar cerca de ganar el encuentro. No lo hizo por la falta de contundencia, pero monopolizó el balón, dominó a su rival y el partido se desarrolló en campo del equipo visitante.


Es cierto que le faltó la puntada final, pero en ese segundo tiempo Estudiantes no llegó más. Recordando que en la primera etapa Lucas Melano estrelló un remate en el travesaño y que además el elenco platense se había mostrado más peligroso que Colón en la primera mitad del cotejo.

En esta comparación, también se incluye el juego ante Rosario Central, en donde los goles llegaron en la segunda etapa. Pero es cierto que lo mejor del sabalero se evidenció en el segundo tiempo y tuvo su premio con el gol de Tomás Sandoval a pocos minutos del final cuando el equipo perdía.

No es casualidad que los únicos dos goles de Colón en el torneo se hayan convertido en la etapa final y que las situaciones más peligrosas se hayan gestado en ese período. Como si al equipo le costara reaccionar y tuviera que ensamblar las piezas con el correr de los minutos.


La idea de juego por momentos se percibe, pero para ello el equipo debe mostrar mayor cambio de ritmo, sino termina jugando de manera intrascendente y sin profundidad. Tiene la pelota más que su rival, pero por momentos no sabe qué hacer con ella.

Así las cosas se transforma en un equipo previsible y sin sorpresa en ataque como ocurrió en los primeros minutos de los tres partidos. Y en esta reseña se podría incluir el partido por Copa Argentina ante Huracán, en donde si bien el gol de Globo llegó en el segundo tiempo, se produjo en el mejor momento de Colón cuando tenía absolutamente controlado el partido.

Por todo lo mencionado, está claro que Colón no puede darse el lujo de regalar un tiempo o en todo caso no ser intenso desde el arranque. Por ahora no lo terminó pagando caro porque los rivales no lo terminaron de explotar, pero no debe confiarse y desde el minuto inicial mostrar una actitud diferente como sucedió cada vez que salió a disputar los segundos tiempos.